Qué ver y hacer en Suiza en una semana: ruta de 7 días en furgoneta por el país helvético

Esta guía para viajar por Suiza es uno de los artículos más completos que hemos escrito nunca. En ella tenéis todo lo necesario para preparar un viaje de una semana por tierras helvéticas, el cual nosotros hicimos por carretera pero bien podría realizarse por tren. A lo largo de los siguiente párrafos os mostraremos los más de 70 artículos que hemos escrito sobre este itinerario, incluyendo información de todo tipo: desde cómo llegar a qué comer, pasando por decenas de destinos que no deberíais perderos. Todo ello hecho con muchísimo cariño y cero objetividad, ya que tenemos que confesar que quedamos absolutamente enamorados de Suiza.

Introducción: el país perfecto para conocer Europa

Antes de entrar en materia, queremos presentaros este destino como lo que es: un lugar inabarcable. Hasta la región más pequeña de Suiza tiene mil lugares distintos en los que hacer una parada, por lo que no existe un viaje al país que no esté repleto de sacrificios. En nuestro caso, decidimos centrar la ruta en la zona oeste y dejar la otra parte para un futuro viaje.

Suiza es un destino famoso en el mundo entero por las montañas alpinas y por sus pueblos repletos de casas de madera, pero también por sus modernas ciudades y sus instituciones de influencia internacional. Además, se da la circunstancia de que el país fue uno de los que revolucionó el turismo moderno, por lo que vuestros pasos seguirán los de viajeros que hicieron exactamente lo mismo uno o dos siglos antes.

Hablando de eso, en Suiza nació César Ritz, el padre de la filosofía moderna de los hoteles. ¿Queréis más detalles random? El país sirvió como inspiración para que Tolkien crease algunas de las localizaciones más míticas de El Señor de los Anillos. Además, se dice que su chocolate es el mejor del mundo.

Existen muchas maneras de viajar a Suiza. Nosotros os proponemos una ruta de una semana, pero podrían hacerse varias escapadas de fin de semana, viajes para estar únicamente esquiando o rutas míticas como la Grand Tour, que recorre el país en diez etapas.

Sea como fuere, os damos la bienvenida a uno de nuestros países favoritos, del cual solo hay una cosa que no nos gusta: ¡lo caro que es todo!

Transportes por Suiza

Cómo llegar

Empecemos por lo básico: llegar a Suiza es súper fácil.

Si venís por carretera, el trayecto puede realizarse por dos caminos:

  • Norte: atravesando la A-1, cruzando la frontera por Euskadi y pasando tanto por Burdeos como por Lyon. 13 horas desde Madrid hasta Ginebra.
  • Este: atravesando la A-2, cruzando la frontera por Cataluña y pasando por Montpellier. Sorprendentemente, también son 13 horas desde Madrid hasta Ginebra.

Esta es una ruta en furgoneta, así que damos por hecho que iréis por carretera. No obstante, si vais a viajar en avión, llegar también es muy sencillo. De hecho, tiene una pequeña trampa: los vuelos son baratísimos. Es muy fácil encontrar vuelos a Ginebra, Berna o Basilea por 40€ ida y vuelta durante todo el año. ¿Dónde está la trampa? En que es lo único barato, ya que el resto del viaje será realmente caro.

Moverse en Suiza por carretera

Aunque sea bastante sencillo, en su momento os preparamos una serie de consejos para conducir por Suiza. La principal complicación es que cambian los colores de las autovías y las autopistas, pero con el resto no deberíais tener problemas.

Eso sí, tened en cuenta que para circular por sus autovías tendréis que haceros con la Vignette (una pegatina que es como una especie de tarifa plana para los peajes, teniendo que pagar únicamente en sitios excepcionales como el túnel de Lötschberg). También hay que considerar que aparcar en Suiza nunca es fácil, pero eso es algo que cada vez ocurre más en el resto de Europa.

Sea como fuere, Suiza es un país pequeño y bien comunicado. Las distancias siempre son cortas, aunque tenéis que tener en cuenta que algunos pasos de montaña permanecen cerrados en invierno.

Trenes, teleféricos y resto de transporte público

Si os vais a mover en transporte público, lo primero que tendríais que hacer es conseguir una Swiss Travel Pass, el abono turístico que os permitirá usar todos los medios de transporte y os hará descuentos en las grandes excursiones de montaña.

De hecho, teniendo en cuenta que algunos destinos solo son accesibles por tren, bien haríais en tener una Swiss Travel Pass viajando con furgoneta.

Turismo en Suiza: ruta de una semana

Como ya hemos dicho en la introducción, nuestra ruta de una semana se centró en el oeste de Suiza. Incluso dejando medio país para otro viaje tuvimos que hacer bastantes descartes, así que seguro que volvemos más pronto que tarde.

De este modo, todo lo que vais a ver está centrado en tres grandes áreas: la del Lago Lemán, los alrededores de Interlaken y el Cantón del Valais.

Lago Lemán

La versión más cosmopolita y moderna de Suiza que vimos en el viaje. Ciudades alrededor de un precioso lago en la que instituciones internacionales dan la bienvenida a habitantes procedentes de cualquier rincón del mundo.

Ginebra

Empezamos por Ginebra por una mera cuestión geográfica, ya que entrando desde España es prácticamente visita obligada. En cualquier caso, la sede de la diplomacia internacional ofrece al viajero un casco histórico medieval adorable y una primera toma de contacto con el Lago Lemán. Muy recomendable.

Por cierto, si vais a visitar Ginebra no olvidéis pasaros por el Carouge, su barrio bohemio. Es la mezcla perfecta entre una ciudad suiza y el modo de vida italiano. ¡Mejor imposible!

Nyon

Relativamente cerca de Ginebra está Nyon, una ciudad de origen romano en la que se puede visitar su castillo y el resto del casco histórico a través de un recorrido circular muy bien organizado. Puede pasar desapercibida al lado de otros destinos del Lago Lemán, pero en nuestra opinión también es imprescindible.

Lausana

Lausana es la sede del Comité Olímpico Internacional. Todo gira alrededor de eso, con el Museo Olímpico como principal seña de identidad. Es un destino muy interesante, pero si tenéis poco tiempo y ya habéis visitado Ginebra quizá os convenga saltároslo.

Vevey

Lo que no podéis dejar de visitar en ningún caso es Vevey, pues aquí el Lago Lemán se muestra en su máximo esplendor. No hay palabras para describir lo felices que fuimos paseando junto a las aguas del lago, con un montón de edificios preciosos a nuestro lado. La mejor muestra de que es un lugar lleno de sorpresas es el enorme tenedor que hay clavado en el agua.

Montreux

Para cerrar nuestro recorrido por el Lago Lemán, hicimos una parada en la bonita localidad de Montreux. En ella pasó sus últimos días Freddie Mercury, el legendario cantante de Queen. Su paseo junto al lago también es una pasada.

Además, Montreux también tiene el extra de albergar el Castillo de Chillon, una de las fortalezas más bonitas de toda Suiza. La imagen habla por sí sola.

Gruyèrès

Aunque técnicamente no está en el lago, a tan solo media hora de Vevey y Montreux os espera Gruyèrès, uno de los pueblos más bonitos de toda Suiza. Es famoso en el mundo entero por la elaboración de queso, aunque también merece la pena por su castillo y por su pequeña (aunque coqueta) calle principal.

Región de Interlaken / Jungfrau

Cambiamos de zona, en este caso para hincarle el diente al territorio que hay entre Interlaken y Jungfrau. Las tranquilas villas alrededor de los lagos se encuentran a escasos minutos de algunas de las excursiones de montaña más impresionantes del mundo.

Interlaken y Unterseen

Un buen punto para establecerse en la zona y pasar dos o tres días recorriéndola es Interlaken. De hecho, a pesar de que no visitéis el propio pueblo, puede ser un buen sitio para hacer noche. Aunque no tengáis tiempo para visitarlo, sí que nos parece imprescindible Unterseen, una localidad cercana (separada únicamente por un río) que es de lo mejorcito de Suiza. No dejéis tampoco de ir a Kifferinseli, un bonito parque en el que ver atardecer.

Vamos a empezar con las excursiones de montaña, lo cual es sinónimo de gastar mucho dinero. Si vais justos de presupuesto, os recomendamos echar un ojo a los planes que os proponemos por Interlaken sin gastar dinero.

Top of Europe

La gran protagonista de esta zona es Top of Europe, una excursión increíble que os llevará a lo alto del Jungfrau. Allí os esperan unas vistas únicas de los Alpes, junto con algunas actividades interesantes como un cine o una exposición de esculturas talladas en hielo. Puede que el coste sea enorme (calculad entre 100 y 150€ por persona), pero os aseguramos que es una experiencia de las que no se olvidan fácilmente.

Es interesante que tengáis claro cómo llegar a Top of Europe, ya que la subida es una aventura como tal. Se puede acceder a través de dos de los valles más bonitos de toda Suiza.

Grindelwald

El primero es el Valle de Grindelwald, donde os espera el pueblo que le da nombre. La zona es muy turística y está bastante volcada en lo deportes de montaña, por lo que imaginaos el típico pueblo que siempre hay junto a las estaciones de esquí.

Top of Europe no es la única excursión de montaña que podéis hacer allí, ya que también se puede subir hasta Grindelwald First y conocer otra cima distinta.

Lauterbrunnen

El otro camino para subir a Top of Europe es el Valle de Lauterbrunnen, que también tiene un pueblo homónimo. No es tan turístico como Grindelwald, pero también tiene muchas cosas para ver. El mejor ejemplo son las Cascadas de Trümmelbach, un alucinante conjunto de saltos de agua en el interior de la montaña. ¿Saltos de agua? Si, en los alrededores de Lauterbrunnen hay hasta 72 cascadas distintas.

Lauterbrunnen es el punto de partida para visitar algunos pueblos que solo son accesibles por tren, como Mürren (absolutamente imprescindible) o Wengen (un poco menos, pero también muy cuqui).

Además, podéis aprovechar que estáis allí para subir a Schilthorn, otra excursión de montaña muy interesante. Obligatoria si sois fans de James Bond, ya que fue escenario de una de sus películas. Al igual que con Top of Europe, también os recomendamos que miréis cómo llegar a Schilthorn, ya que existen diferentes combinaciones.

Brienz

Dejando a un lado la montaña, en el lago que está al este de Interlaken se encuentra el pueblo de Brienz. Su principal atractivo turístico es una calle que presume de ser la más bonita de Europa, aunque el resto de la urbe también merece la pena. Mención especial a la zona junto al lago, pues es realmente bonita.

Aareschlucht

A 40 minutos en carretera de desde Interlaken está Aareschlucht, una garganta por el interior de la montaña que no podéis dejar de visitar. Cuesta 10€ por persona, pero os aseguramos que hasta el último céntimo estará bien invertido. No conseguimos quitarnos sus aguas verdes de la cabeza. Sin duda, uno de los sitios que más nos sorprendieron del viaje.

Cantón del Valais

La tercera y última zona del viaje es el Cantón del Valais, que aparte de ofrecer un montón de cosas (como ahora os enseñaremos) enlaza con el Lago Lemán. Vamos, que os estamos proponiendo un recorrido circular en el que se entra y se sale por Ginebra.

Zermatt

Eso sí, aun nos queda mucho por ver antes de dejar Suiza. El mejor ejemplo es el bonito pueblo de Zermatt, al cual solo se puede acceder en coche desde Täsch (existen varias opciones, así que os recomendamos leer cómo llegar a Zermatt).

El pueblo en sí es una pasada. La zona que más nos gustó es la que está alrededor de Hinterdorfstrasse, con un montón de antiguos edificios de madera. Sin embargo, hay muchas más cosas por ver, como museos o infinitas tiendas.

Excursiones al Matterhorn

Además, Zermatt es el punto de partida para dos de las excursiones de montaña más míticas de Suiza. Podéis hacer ambas en un mismo día, ahorrando tiempo y dinero gracias a la tarifa Peak 2 Peak.

La primera es la subida al Gornergrat, un pico que cuenta con una de las mejores vistas que podáis imaginar al Matterhorn (la montaña de Toblerone). En la cima hay una estación de montaña con varias cosas para ver y hacer, incluyendo la que seguramente sea una de las iglesias a más altura de toda Europa.

Mirad cómo llegar a Gornergrat, ya que por el camino podéis hacer paradas interesantes. Por ejemplo, nosotros paramos a ver el Lago Riffelsee, pero como fue en invierno nos lo encontramos tapado por nieve.

La segunda excursión es el Matterhorn Glacier Paradise, el equivalente a Top of Europe del Matterhorn. Es una excursión de alta montaña increíble, en la que casi llegaréis a los 4000 metros de altura. Desde sus miradores podéis contemplar decenas de montañas con ese tamaño, además de varios glaciares.

Misma cosa que en otras excursiones: tened en cuenta cómo llegar a Matterhorn Glacier Paradise, ya que existen muchas combinaciones.

Eggishorn

Las excursiones de montaña alrededor del Matterhorn no son las únicas que haréis en el Cantón del Valais. De hecho, no deberíais perderos la subida al Eggishorn, un mirador que forma parte de la estación de montaña Aletsch Arena y que os permitirá disfrutar de unas vistas increíbles del Glaciar de Aletsch, el más grande de los Alpes.

Valle de Binn

El viaje va tocando a su fin, pero todavía hay tiempo para recomendaros el Parque Natural del Valle del Binn. En él os espera una lista de pueblos casi infinita: Binn (el que le da nombre), Fäld, Ze Binne, Grengiols, Ernen, Grengiols, Mühlebach (con su impresionante Puente Goms), Niederwald, Blitzingen

Es una zona tranquila y alejada del turismo de masas, perfecta para aquellos viajeros que simplemente quieren disfrutar de la naturaleza sin prisas. Precisamente, en la zona os esperan unas cuantas rutas de senderismo súper interesantes, como el Camino de Descubrimiento Geológico de Fäld – Lengenbach o la Lebensweg César Ritz.

Pfyn-Finges

Por último, el Parque Natural Pfyn-Finges terminará de redondear esta ruta de una semana por Suiza. Es un lugar en el que los viñedos y los glaciares están frente a frente, ya que el espacio protegido oscila entre los 500 y los 4000 metros de altura.

Su principal referencia es Leuk, un pueblo monísimo con un castillo increíble. Tampoco os podéis perder Leukerbad, uno de los principales destinos termales del centro de Europa.

Consejos generales para viajar a Suiza

Ahora que ya tenéis clara la ruta, vamos a deciros unas cuantas cosas que siempre vienen bien para visitar un país por primera vez. En resumen, os vamos a hablar de Suiza para principiantes. Para empezar, recordad que la moneda de curso legal es el franco suizo, no el euro. Eso sí, no deberíais tener problemas en pagar con tarjeta por todo el país.

Es posible que tengáis que hacer modificaciones en las visitas, ya sea por tiempo o por dinero. Por eso, os hemos preparado dos comparaciones, en las que reflexionamos sobre si es mejor visitar Grindelwald o Lauterbrunen (ya que los dos valles son parecidos) y sobre si es mejor visitar Top of Europe o el Matterhorn Glacier Paradise (carísimas y también tirando a similares).

Por cierto, cuando veáis el sello de Los Pueblos Más Bonitos de Suiza, no lo dudéis y parad a hacer la visita. Todos aquellos que forman parte de la asociación son preciosos.

Al no formar parte de la Unión Europea, hay que tener mucho cuidado con el roaming, ya que os cobrarán un montón por las llamadas y los datos. Hay soluciones para esto, las cuales os enseñamos el artículo de usar el teléfono en Suiza. En resumidas cuentas, lo más fácil es que compréis una tarjeta sim local y os hagáis con tarifa plana de datos.

Por último, una consideración específica sobre viajar a Suiza con perro: es uno de los países más dog friendly que hemos visto nunca. En pocos sitios nuestro adorado cuadrúpedo se lo ha pasado tan bien y ha disfrutado tanto como en tierras suizas. A modo de recopilatorio, os hemos preparado artículos sobre Top of Europe con perro, Schilthorn con perro, Gornergrat con perro y el Matterhorn Glacier Paradise con perro. Por supuesto, también sobre viajar en trenes suizos con perro.

Gastronomía: platos típicos de Suiza

A la pregunta de qué comer en Suiza, solo podemos responder una cosa: depende de vuestro bolsillo. Es un país con una propuesta gastronómica absolutamente espectacular, en la que destacan especialmente fondues y raclette (no es de extrañar en un país en el que el queso es el protagonista).

Sin embargo, tampoco podéis perderle la pista a embutidos, yogures y chocolates, así como a bollos específicos como los appenzeller biberli o a recetas como el älplermagronen.

Compras y souvenirs

Nuestra principal recomendación es que vayáis a un supermercado y llevéis cosas de comer, pues al fin y al cabo eso siempre gusta y si buscáis bien podréis comprar cosas muy chulas a buen precio. Tened en cuenta que Suiza es un lugar muy caro: a modo de referencia, apenas vimos imanes de nevera por debajo de los 8€, cuando normalmente los compramos por 2€ o 3€ en prácticamente cualquier parte.

Si estáis buscando compras como tal, tened en cuenta lo típico típico (como navajas suizas o relojes suizos, famosos en el mundo entero), artesanía (hacen muchas cosas con paños) o artículos que hacen referencia a su naturaleza (como peluches de ovejas hechos con lana de verdad).

Mapa turístico de Suiza

Para terminar esta larga guía, aquí os dejamos un mapa turístico de Suiza, en el que os localizamos todo lo que os hemos enseñado a lo largo de los párrafos anteriores:

¿Qué te ha parecido?
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.