Qué ver en Vevey, el paraíso en el que se exilió Charles Chaplin

Vevey es una preciosa ciudad en el extremo este del Lago Lemán. Un pequeño paraíso lleno de curiosidades, pues tan pronto descubriréis que fue el lugar en el que se exilió Charles Chaplin tras huir de EEUU como que es la sede de Nestlé, la multinacional alimentaria por antonomasia. En este post os enseñamos qué ver y qué hacer en un destino que os sorprenderá, especialmente si tenéis la suerte de visitarlo en un día soleado.

La buena vida a orillas del Lago Lemán

Vibiscum. Así es como se llamaba el pequeño asentamiento que el Imperio Romano estableció en la zona y que fue el embrión de la actual Vevey. Durante muchísimos siglos fue un lugar tranquilo y sencillo, pero desde el siglo XIX experimentó un enorme crecimiento que lo situó como una de las localidades más importantes del Lago Lemán.

Así, desde hace ya mucho tiempo Vevey es un lugar lleno de encanto, en el cual hay por igual lujosas residencias, museos o cafés en los que disfrutar de los pequeños placeres de la vida. Es uno de los destinos de vacaciones tradicionales de esta parte de Europa.

Ese modo de vida tranquilo y esa belleza sencilla ha hecho que se haya convertido en el lugar de retiro de muchísima gente, entre la que destaca sin duda Charles Chaplin. El cómico tuvo que abandonar EEUU a mitad del siglo XX, cuando fue acusado de comunista. Sin duda, no eligió un mal sitio para pasar sus casi 30 últimos años de vida.

Tampoco eligieron mal en Nestlé, pues Vevey es la sede internacional de la empresa de alimentación. La responsable de productos como Nescafé, Nespresso o Nesquik tiene aquí su toma de decisiones, incluyendo algunas instituciones (como un enorme museo) que se han convertido en destacados elementos de la propuesta turística de la ciudad.

Visitar Vevey es tirando a sencillo, ya que es un sitio pequeñito, en el que es fácil aparcar y en el que es sencillo moverse entre sus puntos de interés. Seguid leyendo y os enseñaremos un recorrido por todo aquello que no deberíais perderos.

Turismo en Vevey

Casco histórico de Vevey

Aunque la imagen que se suele asociar a Vevey es la de un enorme paseo a orillas del Lago Lemán, con gente paseando al solecito y niños comiendo helado, la ciudad es mucho más que eso. De hecho, nosotros empezamos recorriendo su casco histórico, que poco tiene que ver con esa estampa.

La mejor muestra de ello es la Place Scanavin, un enorme espacio abierto que evoca los tiempos de desarrollo medieval en Vevey. En realidad, prácticamente cualquier calle que visitéis por la zona centro (la que aparece en amarillito en Google Maps) es del mismo estilo.

No muy lejos de ella encontraréis la Fuente del Guerrero, que representa a Marte (el dios de la guerra). La fuente es de 1576, mientras que la escultura es una réplica de 2014. La original, de 1678, fue retirada por motivos de conservación.

No os podéis perder tampoco el Ayuntamiento, al ladito de la Tour Saint-Jean. Además, a pocos pasos os espera el Museo de Historia, una de las instituciones culturales más importantes de la ciudad.

Quai Perdonnet, el paseo junto al lago

Una vez le hayáis sacado todo el jugo al centro, conviene que vayáis hacia las tranquilas aguas del Lago Lemán. Allí os espera el Quai Perdonnet, un bucólico paseo en el que es muy difícil no ser feliz.

La estampa no podría ser más evocadora: una amplia avenida, el precioso lago en primer plano, las impresionantes montañas nevadas al fondo… No solo es una de las zonas más bonitas de la ciudad, sino posiblemente de todo el Lago Lemán.

Estatua de Charles Chaplin

En el Quai Perdonnet hay unas poquitas cosas que merecen una mención aparte. Una de ellas es la Estatua de Charles Chaplin, que la ciudad de Vevey erigió en honor a uno de los cómicos más importantes de todos los tiempos. Como ya hemos dicho, vivió el último tercio de su vida disfrutando de esta estampa ribereña.

La verdad, fue muy guay ver a una madre explicándole a su hijo pequeño quién era el artista y por qué fue tan importante en la cultura del siglo XX. Ojalá esta estatua sirva para hacer que su recuerdo nunca se borre.

Tenedor gigante

Y, hablando de estatuas, justo al lado está el Tenedor de Vevey, una enorme escultura que en muy poco tiempo se ha convertido en uno de los símbolos de la ciudad. En principio era una obra temporal, elaborada en 1995 para celebrar el décimo aniversario del Alimentarium. Sin embargo, más de veinte años después su recuerdo seguía presente, y tras una campaña popular se volvió a instalar en 2009. Desde entonces su visita es obligada.

Alimentarium

Igual de imprescindible es el cercano Alimentarium, el primer museo a nivel mundial dedicado a la alimentación. Está ubicado en la que fue la primera sede de Nestlé, empresa que tiene mucho que ver con este museo.

Grande Place

No os podéis perder la Grande Place, otro de los grandes puntos de interés junto al lago. Como su propio nombre indica, se trata de una enorme plaza en la que actualmente se ha instalado un aparcamiento. Pese a lo mucho que desluce con tanto coche, los edificios de los alrededores de la misma siguen siendo una pasada.

De hecho, en uno de los costados está el Museo Suizo de la Cámara Fotográfica, el cual deberíais visitar si estáis interesados en las cámaras de fotos antiguas.

En el extremo más alejado de la plaza está el Mercado, el cual merece la pena ser visitado tanto en momentos de venta (una vez a la semana) como el resto del tiempo. Es un edificio realmente bonito.

Castillo

En otro lateral de la plaza, aunque por su envergadura hay que mencionarlo aparte, está el Castillo de Vevey. No esperéis una fortaleza inexpugnable, sino más bien la típica súper mansión europea que más bien servía para grandes festines que para temas militares. En cualquier caso, hace que esta zona de la ciudad tenga un toque señorial que queda muy bien en las fotos.

Museo Jenisch

Ya dejando atrás el Lago Lemán, a los pies de la carretera que os llevó al centro encontraréis el Museo Jenisch. Ubicado en un enorme edificio neoclásico, alberga una excelente colección de cuadros y todo tipo de piezas de bellas artes donada por Fanny Henriette Jenisch.

Iglesia Ortodoxa Rusa

Cerquita del museo está la Iglesia Ortodoxa Rusa de Vevey. Aunque a simple vista no se ve, ya que está justo detrás de ese edificio, merece la pena que os acerquéis hasta ella. Construida en 1878, su principal seña de identidad es su cúpula dorada en forma de bulbo.

Iglesia de San Martín

Tampoco os pasará desapercibida, en este caso por estar en las alturas, la enorme Iglesia de San Martín. Está consagrada a uno de los patrones de Vevey, protagonizando una gran celebración cada segundo martes de noviembre.

Frescos de Chaplin

Por último, si estáis muy interesados en la figura de Charles Chaplin todavía os quedan dos sitios que visitar en Vevey. Eso si, tendréis que coger el coche, ya que están muy en las afueras. Nos referimos a los Frescos de Chaplin y al Chaplin’s World, unas enormes pinturas y un museo respectivamente.

¿Qué te ha parecido?
+1
4
+1
3
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *