Excursión a Schilthorn: qué ver y hacer en la montaña de James Bond

La excursión a Schilthorn la hicimos de pura casualidad, sin que estuviera previamente planeada. Y, sin embargo, fue una de las que más nos gustó de todo el viaje a Suiza. Con Mürren como punto de partida, se trata de una subida en teleférico a lo alto de una montaña famosa en el mundo entero gracias a James Bond. Sigue leyendo y te contaremos todo lo que ver y hacer en una de las mejores excursiones por los Alpes suizos.

¿Qué es Schilthorn?

Técnicamente, el Schilthorn es una montaña. Un pico con un montón de nieve, solo eso. Sin embargo, en lo alto encontraréis una estupendísima estación de montaña en la que os esperan algunas de las mejores experiencias que se pueden vivir en tierras suizas.

Y es que, aunque “solo” tenga 2970 metros de altura, el Schilthorn es la cumbre más alta de los Prealpes de Suiza. Desde la cumbre se pueden contemplar algunas de las montañas más míticas del país, como el Jungfrau, el Mönch o el Eiger.

En la estación de montaña hay un restaurante panorámico que gira sobre si mismo cada 55 minutos, el Piz Gloria. Se da la circunstancia de que es un icono del cine de mediados del siglo XX, ya que protagoniza algunas de las escenas centrales de Al Servicio de su Majestad, una película de James Bond.

Si os gusta el Agente 007 es una visita absolutamente obligada, ya que en lo alto encontraréis un montón de referencias al personaje creado por Ian Fleming. Pero no adelantemos acontecimientos: seguid leyendo y os enseñaremos cómo fue nuestra experiencia visitando el Schilthorn.

¿Cómo es la visita a Schilthorn? Nuestra experiencia

Vamos a narraros paso a paso cómo fue nuestra visita, desde que llegamos hasta que nos fuimos. No os preocupéis si es mucha información, ya que justo después os hemos preparado un apartado en el que condensamos todos los datos prácticos para preparar la visita.

Para llegar a lo alto del Schilthorn hay que hacer varios trasbordos. El punto de partida necesariamente será Mürren, a donde podéis llegar desde Lauterbrunnen por tren o teleférico. Una vez estéis allí, tenéis que ir hasta la Schilthornbahn, que como su propio nombre indica os llevará hasta allí. Cada media hora sale un teleférico hasta Birg, donde tendréis que bajaros y tomar el siguiente teleférico. Ese, por fin, os llevará hasta la parada de Schilthorn.

La estación de montaña de Schilthorn está dividida en tres plantas. En la -1, que es a donde se va primero, os espera un auténtico paraíso para los amantes de James Bond. En primer lugar, el Bond World, un museo interactivo sobre el Agente 007. Recordemos que aquí se rodó la película Al Servicio de su Majestad, por lo que tiene un papel protagonista.

La estación de montaña de Schilthorn está dividida en tres plantas. En la -1, que es a donde se va primero, os espera un auténtico paraíso para los amantes de James Bond. En primer lugar, el Bond World, un museo interactivo sobre el Agente 007. Recordemos que aquí se rodó la película Al Servicio de su Majestad, por lo que tiene un papel protagonista.

La estación de montaña de Schilthorn está dividida en tres plantas. En la -1, que es a donde se va primero, os espera un auténtico paraíso para los amantes de James Bond. En primer lugar, el Bond World, un museo interactivo sobre el Agente 007. Recordemos que aquí se rodó la película Al Servicio de su Majestad, por lo que tiene un papel protagonista.

Si queréis conocer de primera mano más sobre la peli, lo mejor que podéis hacer es ir al 007 Cinema, donde se proyectan las escenas en las que sale el Schilthorn. No merece la pena detenerse allí, ya que en el hall en el que se espera para bajar de nuevo también se proyectan esos mismos fragmentos.

Por cierto, la caracterización como un lugar 007 llega hasta el extremo. De hecho, tanto el baño de hombres como de mujeres está decorado con siluetas propias de las películas… de la primera época. Es decir, figuras sexys y tirando a rancias que seguramente acabarán retirando.

En la planta 0 os espera la Skyline View Platform, una plataforma de observación que es alucinante. Allí podréis disfrutar de una panorámica de 360º sobre el Eiger, el Mönch y el Jungfrau, tres de las montañas más emblemáticas de los Alpes. Asomaos a todos los puntos posibles, porque las vistas son increíbles.

Un poquito más adelante tenéis el 007 Walk of Fame, un paseo que os permitirá disfrutar de una vista excelente de la propia estación de montaña y que os seguirá aportando información sobre James Bond. Nosotros solo pudimos verlo desde arriba, porque estaba hasta los topes de nieve.

Por último, en la planta 0 os esperan una tienda de regalos y un pequeño puesto de comida take away. Como no podía ser de otro modo, allí os podréis hacer con un montón de artículos relacionados con James Bond.

La planta 1 está dedicada en exclusiva a Piz Gloria, el restaurante panorámico que sale en la película del Agente 007. Se da la circunstancia de que el edificio gira sobre sí mismo, dando una vuelta completa cada 55 minutos. Comer allí no es barato (a modo de referencia, la 007 Burger tiene un coste de 25€), pero será una experiencia inolvidable si sois muy fans del tema.

Una vez lo veáis todo, hay que volver a bajar… ¡pero la diversión no ha terminado! ¿Recordáis que antes os decíamos que había que hacer una parada intermedia en Birg? Bueno, pues ya sea a la ida o a la vuelta, merece la pena que le dediquéis un ratito, porque también tiene su miga.

Birg es una estación a unos 1000 metros sobre Mürren. Allí, los más prudentes pueden asomarse hasta el inicio de las pistas de esquí, desde donde disfrutarán de un precioso paisaje nevado durante todo el año.

Sin embargo, la valentía aquí tiene premio. Y es que en Birg podéis hacer dos actividades que pondrán a prueba vuestro vértigo. La primera es la Skyline Walk, una plataforma que os permitirá disfrutar de un paisaje impresionante con el abismo de las montañas a vuestros pies.

Si eso os genera poca adrenalina, dadle una oportunidad al Thrill Walk: un sendero de 200 metros que desciende sobre las paredes de las rocas y os permitirá suspenderos en el aire a través de cables y túneles. Se puede hacer solo caminando, así que vosotros mismos marcaréis el miedo que queréis pasar.

Tras la parada en Birg, seguro que llegáis a Mürren con una sonrisa de oreja a oreja y la memoria de la cámara llena de recuerdos.

Información práctica y consejos

¿Dónde está y cómo llegar?

Schilthorn es una montaña en los Prealpes berneses. Se llega desde la localidad de Mürren, tras tomar un primer teleférico que os llevará hasta Birg y otro que ya os pondrá en la cumbre. Salen cada media hora y el trayecto dura poquito, ni siquiera media hora entre ambos.

¿Cuánto cuesta?

Como buena excursión de montaña suiza, la subida a Schilthorn no es barata. Teniendo en cuenta que disfrutamos de un descuento del 50% por tener la Swiss Travel Pass, nosotros pagamos 85€ por dos personas y el perro. Es considerablemente más barata que otras como Top of Europe o Matterhorn Glacier Paradise, pero aun así es un pico.

Pagaréis por el trayecto hasta arriba. Por suerte, todo lo que hagáis en Schilthorn (el museo, el cine, la pasarela de observación…) es gratuito. Solo tendríais que abrir la cartera para comprar en la tienda o comer en el restaurante.

¿Cuándo ir?

Tenéis que tener en cuenta que la estación de Schilthorn no está abierta todo el año. Es visitable únicamente de abril a noviembre, ya que el resto del tiempo está totalmente cubierta de nieve. De hecho, nosotros fuimos al principio de la temporada y la zona del 007 Walk of Fame aun estaba impracticable.

¿Se puede subir a Schilthorn con perro?

¡Si! Suiza con perro es algo a considerar si buscáis viajes dog friendly, ya que podréis hacer todas las excursiones que queráis. En cualquier caso, tenéis que tener en cuenta si es una actividad que le gustará a vuestro adorado cuadrúpedo. Para ello, os hemos preparado un post con toda la info para visitar Schilthorn con perro.

Recomendaciones generales para la visita

Por último, vamos con algunas recomendaciones a tener en cuenta:

  • Si queréis hacer una excursión de montaña “barata” en Suiza, sin duda esta es la adecuada. Le ponemos comillas porque aun así cuesta una pasta, pero no tanto como las más míticas.
  • No es una excursión que os vaya a ocupar una jornada completa. De hecho, con tres horas es más que suficiente entre subir y bajar.
  • Uno de los puntos fuertes de subir al Schilthorn son las vistas. Si hace mal tiempo, quizá no merezca la pena.
  • A nosotros no nos gustaba James Bond hasta que fuimos, pero después nos hemos visto todas las películas. No decimos que sea un lugar para ir a convertirse, pero tanto el museo como la tienda centrados en el Agente 007 tienen su punto.
  • Como ya hemos dicho en otros posts, llevad gafas de sol y protector solar en cualquier época del año. ¡La nieve es muy traicionera!
¿Qué te ha parecido?
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.