Top of Europe: qué es, qué ver y qué visitar en la excursión a Junfraujoch

Top of Europe es miembro permanente de prácticamente todas las listas de excursiones imprescindibles de Suiza. Y no es para menos, ya que se trata de una de las mejores actividades que podéis hacer en el país: por su variedad, por los increíbles paisajes a los que tendréis acceso y por los maravillosos trenes en los que os montaréis.

Hay mucho que decir sobre esta estación de alta montaña instalada cerca de la cima del Jungfrau (Jungfraujoch). Por eso, aquí os traemos un artículo en el que os contamos qué es exactamente este sitio, qué se puede hacer en él y os damos un montón de consejos prácticos para preparar vuestra visita.

¿Qué es Top of Europe?

Pese a ser un destino súper popular, nos costó un montón preparar la visita a Top of Europe. Y es que en internet veíamos muchas publicaciones sobre la zona, pero en ninguna explicaban con claridad qué es este sitio, cómo llegar hasta él o similares. Y no es tan complicado, la verdad.

Top of Europe es una estación de alta montaña ubicada en el Jungfraujoch (es decir, en la cima de la montaña Jungfrau). Realmente no está en lo alto, pues Top of Europe se encuentra a 3454 metros sobre el nivel del mar y la cumbre está algo más arriba, a 4158 metros.

¿Y qué se hace en un sitio como este? Imaginad una especie de parque temático en miniatura, solo que la protagonista de esta historia es la montaña alpina. En Top of Europe encontraréis miradores, exposiciones, una proyección cinematográfica, restaurantes, tiendas… Vamos, prácticamente de todo.

Llegar a Top of Europe lleva aproximadamente un par de horas desde los valles de Grindelwald y Lauterbrunnen, y un poquito más si se sale desde Interlaken. Un poquito más abajo os enseñamos cómo llegar hasta allí, que también tiene su miga.

Una vez estéis arriba, la visita se plantea en una especie de recorrido circular. Es decir: se avanza desde la estación de tren, se va viendo todo poquito a poco y se acaba en la misma estación. Todo ello en un tiempo que va entre las dos y las cuatro horas en función de lo que te entretengas, de si haces algo de senderismo o de si comes allí arriba. Obviamente hay pasillos que lo conectan todo y se puede hacer la visita en un orden distinto al que está propuesto, pero lo más fácil es ir siguiendo los carteles.

Aunque el transporte hasta Top of Europe es caro (no esperéis menos de 100€ por persona), una vez allí casi todo es gratis.

¿Cómo es la visita a Top of Europe? Nuestra experiencia

Os vamos a contar cómo es la visita más clásica a Top of Europe ya que nosotros fuimos siguiendo el recorrido en el orden “oficial”.

Lo primero que hay que decir es que la experiencia empieza mucho antes de llegar a la cima, pues el propio trayecto es una maravilla. Los diferentes trenes y/o teleféricos que os permitirán subir hasta los 3454 metros son una pasada. Mención aparte merece el último tramo: un túnel de 7 kilómetros de duración por el que transcurre uno de los trenes cremallera más complejos del mundo. Para que os hagáis una idea de su épica, sirvió de inspiración para crear las Minas de Moria en un viaje que Tolkien hizo por Suiza.

Una vez llegamos allí, fuimos exprimiendo al máximo todo lo que esta estación de alta montaña tenía para nosotros. La primera parada fue en la 360º Cinema Experience, una sala en la que se hacen proyecciones sobre Jungfrau y alrededores. No es que sea lo más espectacular del mundo, pero sirve para entrar en contacto con Top of Europe y de paso aclimatarse a los 3454 metros. Id con calma al principio, o sufriréis de mal de altura.

Después, tomamos un ascensor que comunica directamente Top of Europe con el Observatorio Sphinx, a 3571 metros sobre el nivel del mar. Se trata de una estación científica que, aunque tiene cerrada al público la parte de los laboratorios, ofrece una terraza panorámica con una de las mejores vistas de los Alpes. Desde aquí se puede contemplar el Glaciar Aletsch, el más largo de esta cadena montañosa. Se da la circunstancia también de que este punto está considerado como la estación más alta de Europa.

Una vez visitamos Sphinx, volvimos a bajar. En este caso, como hacía un día estupendo, abandonamos por un rato la estación de montaña para dar un paseo por la nieve. Básicamente se pueden hacer dos cosas en este tramo: visitar el Snow Fun (un miniparque con pistas de hielo que abre en los meses cálidos del año) o caminar hasta la Cabaña Mönchsjoch, que a sus 3658 metros es una de las más altas de los Alpes. Hagáis una cosa, las dos o ninguna, merece la pena salir a dar un paseíto por la nieve.

De vuelta al interior, lo siguiente que vimos fue Alpine Sensation. Es un poco de contenido de relleno, ya que se trata de una exposición con esculturas y maquetas sobre la montaña que básicamente está puesta ahí para amenizar el recorrido por un túnel. Ojo: no la criticamos, ya que se agradece que haya variedad expositiva, pero tampoco esperéis gran cosa de esta parte.

Rápidamente llegamos al Ice Palace, un palacio de hielo en miniatura lleno de esculturas. Es muy divertido, ya que se camina directamente sobre hielo (no perdáis de vista las barandillas) y está todo pensado para el disfrute del visitante. Como es decimos, hay una gran sensación de estar en un parque de atracciones a la hora de visitar Top of Europe.

Cuando terminamos en el Ice Palace, salimos de nuevo a las afueras de la estación. En este caso, para salir a la Plateau, el punto fotográfico por antonomasia de Top of Europe. Se trata de una plataforma en la que la nieve y el hielo están garantizados los 365 días del año. Si el tiempo acompaña, las vistas podrían llegar a contemplar incluso Francia y Alemania. Dicen que es uno de los lugares de la tierra con vistas más lejanas.

Por último, llegamos al Complejo principal. Allí es donde está la parte más comercial y mainstream de Top of Europe, incluyendo restaurantes, tiendas o incluso la estación de correos más alta de Europa (con código postal propio, el 3801). Os recomendamos entrar a la tienda de Lindt, no solo porque es una especie de museo de chocolate en miniatura sino porque solo por acceder os regalarán un bombón.

Este edificio principal tiene un único objetivo: aligerar la cartera del visitante. De hecho, por todos lados veréis carteles diciendo que no podéis sacar vuestra propia comida, a la vez que os intentan vender bolsas de patatas por más de 7 francos.

¿Merece la pena subir a Top of Europe? Desde luego. Es una de las mejores experiencias que vivimos en Suiza. De hecho, posiblemente sea uno de los hitos de nuestra vida viajera: tanto por la belleza del lugar como por lo que significa. Además, se trata de una visita en el que hasta el último detalle está preparado con mimo. El mejor ejemplo es que en el tren de bajada, el revisor te regala una chocolatina conmemorativa de tu paso por el Jungfraujoch.

Por cierto, si madrugáis mucho y el tiempo acompaña, podéis combinar la subida a Top of Europe con la excursión a Grindelwald First. Será una paliza de día, pero por experiencia propia os aseguramos que se puede hacer.

Información práctica y consejos

Aunque de algunos temas ya hemos ido haciendo referencia, no queremos terminar sin antes ofreceros un resumen de toda la información práctica para preparar la visita.

¿Dónde está y cómo llegar?

Top of Europe es una estación de montaña ubicada en la cordillera de los Alpes, justo en el centro de Suiza. Se encuentra a 3454 metros sobre el nivel del mar.

Si os preguntáis cómo llegar a Top of Europe, la respuesta es que se puede hacer de muchas maneras. Podéis encarar la subida desde los valles de Grindelwald y de Lauterbrunnen, combinando diferentes trenes y/o teleféricos en un trayecto que difícilmente será inferior a las dos horas.

¿Cuánto cuesta?

Visitar Top of Europe es gratis… en teoría. Aunque no se cobra por acceder a la montaña ni por la mayor parte de las actividades que se realizan en ella, lo cierto es que es una excursión carísima. Los trenes para llegar hasta allí oscilan entre los 100 y los 200 francos por persona (ida y vuelta), en función de la época del año. Si tenéis Swiss Travel Pass os harán un 25% de descuento en la tarifa.

A modo de ejemplo, a nosotros nos costó 250 francos para dos personas y un perro. Sí, los perretes pagan, en seguida hablaremos de eso.

¿Se puede subir a Top of Europe con perro?

¡Claro que se puede! De hecho, es una excursión muy interesante y llena de estímulos para vuestro perro. Eso sí, también acarrea algunas complicaciones. Para hablar de este tema en profundidad, hemos preparado un artículo en el que os enseñamos cómo es visitar Top of Europe con perro.

Recomendaciones generales para la visita

Por último, vamos con unos pocos consejos generales. Son cosas que hubiésemos agradecido saber antes de subir:

  • Madrugad todo lo que podáis: Top of Europe es un hervidero de gente en las horas centrales del día, pero a primera hora no hay tanta gente. Si podéis subir en el primer tren, mejor que mejor.
  • Llevad gafas de sol y crema protectora, incluso cuando esté nublado. La nieve y el hielo son muy traicioneros, por lo que si no vais correctamente prevenidos es posible que acabéis quemados como cangrejitos.
  • Mirad el pronóstico del tiempo: aunque sea muy cambiante en Suiza y no resulte del todo fiable, sería conveniente que dispusieseis de esta información. Al fin y al cabo, subir es carísimo, por lo que si podéis adaptar vuestra ruta para hacerlo en un día soleado, mejor que mejor.
  • ¡Cuidado con el mal de altura! No todo el mundo se acostumbra a subir de golpe a 3454 metros sobre el nivel del mar. Evitad dar carreras, sed prudentes, bebed mucha agua y descansad a la mínima que os sintáis mareados.

Con esos cuatro consejos y toda la información anterior, estamos seguros de que tenéis todas las claves para realizar una excursión absolutamente inolvidable.

¿Qué te ha parecido?
+1
2
+1
5
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *