Qué ver en Grindelwald (pueblo)

Pocos lugares en el mundo tienen una ubicación tan privilegiada como Grindelwald. Este pequeño pueblo suizo se encuentra en un precioso valle entre montañas alpinas, con gigantes como el Eiger o el Jungfrau a tiro de piedra.

Es fácil encontrar muchas guías turísticas sobre la zona, mostrando las excursiones que se pueden hacer, sus cientos de kilómetros esquiables o sus decenas de senderos para caminar. Sin embargo, no es tan habitual hallar información sobre el propio pueblo de Grindelwald. Y eso es lo que os vamos a mostrar a lo largo de este artículo.

Un destino de montaña para todo el año

Grindelwald es uno de los destinos vacacionales más visitados de toda Suiza, tanto en invierno como en verano. El pueblecito que da nombre al valle es un excelente punto de partida para un abanico casi infinito de excursiones y actividades por la zona. Hay que tener en cuenta que el término municipal oscina entre los 720 y los 4107 metros sobre el nivel del mar, lo que da buena muestra de su diversidad de paisajes. El pueblo como tal se encuentra a 1050 metros de altura.

La zona empezó a atraer turistas allá por el siglo XVIII, cuando llegaron los primeros viajeros ingleses. Acudían aquí deseos de conocer esta cara de los Alpes, pues su maravillosa ubicación permitía tocar los glaciares con la punta de los dedos.

Sin embargo, no fue hasta cien años más tarde cuando Grindelwald se situó como una de las grandes referencias turísticas del país. Al fin y al cabo, en ese momento llegaron tanto las vías del tren como las carreteras, haciendo que fuese un lugar mucho más accesible. Todo este proceso cristalizó en 1912, cuando se construyó el tren que comunicaba Grindelwald con lo alto del Jungfrau.

Hoy en día son muchos los motivos por los que ir Grindelwald. Eso sí, nos da la sensación de que muchos viajeros utilizan este pueblecito como base para su viaje, pero que se centran en las excursiones y no terminan de sacarle partido. Esto es una pena, ya que se trata de uno de los pueblos de montaña suizos más bonitos que visitamos. Seguid leyendo y os enseñaremos qué podréis encontrar allí.

Turismo en Grindelwald

Un pueblecito alpino fascinante

Grindelwald tiene la típica estructura de un pueblo de montaña dedicado al turismo, con una calle principal en la que empieza y acaba todo lo que sucede allí. En este caso, es la Dorfstrasse, una amplia arteria en la que se puede encontrar absolutamente de todo: tiendas, restaurantes, la oficina de información turística, la estación de tren, el acceso a teleféricos de montaña…

Se trata de un sitio perfecto para pasear sin prisa, disfrutando del extraordinario hecho de estar de vacaciones. El escenario no podría ser más propicio, ya que Grindelwald está repleto de casitas de madera que parecen sacadas de un cuento. Todo es Suizo a más no poder.

Precisamente, las casitas están perfectamente integradas en un entorno absolutamente alucinante. En las inmediaciones de Grindelwald se encuentran algunas de las montañas más altas de toda Suiza, por lo que el panorama no podría ser mejor: casitas preciosas en primer planto y enormes montañas nevadas como paisaje. ¿Qué más se puede pedir?

Tiendas, hoteles y restaurantes

Todo Grindelwald es una especie de centro comercial al aire libre. En sus calles encontraréis una oferta de tiendas, hoteles y restaurantes prácticamente ilimitada. Normalmente nos quejaríamos de esto, ya que suele implicar agobio y masificación, pero en el caso de este pueblo tenemos que reconocer que es la mar de agradable. Quizá sea porque la calle principal es larguísima, pero lo cierto es que se palpaba un ambiente de montaña un poquito menos mainstream de lo habitual.

Iglesia Reformista

No son muchos los edificios que destacan en Grindelwald, ya que por encima de todo es un conjunto sólido y perfectamente equilibrado. Sin embargo, como no podía ser de otro modo, no falta la típica Iglesia Reformista que se puede encontrar en todos los pueblos suizos. Está tirando hacia el final del pueblo, pasado el teleférico que sube a First.

Heimatmuseum Grindelwald

Un poquito más adelante de la iglesia está el Heimatmuseum Grindelwald, algo así como el museo local. En él se exponen objetos y paneles informativos relacionados con la vida en el pueblo desde que el mundo es mundo. Por tanto, se trata de un sitio bastante diverso en el que podéis aprender sobre temas tan distintos como la ganadería, el montañismo o los ferrocarriles. Se encuentra en un enorme y bonito edificio de madera.

Excursiones desde Grindelwald

Para terminar, y sin querer quitarle ni un ápice de protagonismo al propio pueblo de Grindelwald, es evidente que hay que hablar de sus excursiones más típicas. Podríamos mencionar muchísimas, ya que hay cientos de alternativas en la zona, pero hay dos que brillan con luz propia:

  • Top of Europe: la subida a Jungfraujoch es una de las excursiones de montaña más populares de Suiza. Os permitirá subir a casi 3500 metros de altura y disfrutar de un paisaje alpino absolutamente inolvidable.
  • Grindelwald First: algo menos conocido. Tras media hora en teleférico llegaréis a lo alto del monte First, donde podéis hacer senderismo, disfrutar de las vistas o practicar deportes de aventura. Muy recomendable también.
¿Qué te ha parecido?
+1
0
+1
1
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.