Viajar a Suiza con perro: documentación, consejos y experiencias

¿Os estáis planteando viajar a Suiza con perro? En ese caso, estáis en el lugar indicado. En esta pequeña guía os contamos todo lo que tenéis que saber antes de visitar tierras helvéticas con vuestro compañero de cuatro patas. Hablaremos de la documentación que hay que llevar, de cómo es la cultura dog friendly en Suiza y de cómo fue nuestra experiencia.

Requisitos de entrada

Vamos a empezar con la burocracia, pues al fin y al cabo es lo primero que tenéis que tener claro. ¿Qué hace falta para viajar a Suiza con perro? Esta es la documentación y los requisitios que tenéis que cumplir:

  • Pasaporte para Animales de Compañía: os lo pedirán tanto si vais en avión como por carretera. Cuesta unos 25-50€, os lo hacen en el veterinario y en él queda registro de las vacunas y las desaparasitaciones.
  • Microchip identificativo: vuestro perrete deberá tenerlo, si no no podréis entrar en Suiza.
  • Vacuna contra la rabia: tiene que haber sido suministrada al menos 30 días antes y no tener más de un año de antigüedad. Esta vacuna hay que ponerla normalmente, así que no deberíais tener problema.

En algunos blogs habíamos leído que hacía falta también acreditar una desparasitación interna 15 días antes de llegar a Suiza, pero en la web oficial del país no decían nada de eso. De hecho, aprovechamos para dejaros un buscador de requisitos. Aunque está en inglés, es súper fácil de usar. Tenéis que poner vuestra situación (por ejemplo, que viajáis por turismo), qué animal tenéis, su edad y os dirá los requisitos a cumplir.

También podéis ver el apartado sobre viajes con mascotas en la web oficial de turismo de Suiza, donde tenéis más información en castellano.

Suiza, el país dog friendly por antonomasia

Suiza es uno de los países del mundo con legislación más avanzada en materia de animales. Esto incluye no solo una Ley Federal de Protección de los Animales en la que se establece el trato digno, sino que también se reconoce en la propia constitución aprobada en 1999. Incluso están prohibidas salvajadas que en España pasan por habituales, como cortarle el rabo y las orejas a los perros. Esto es importante, pues si adoptasteis así a vuestro perrete, tendréis que demostrarlo previamente o no os dejarán entrar en el país.

La ley solo un anticipo del auténtico paraíso perruno que os vais a encontrar. Y es que Suiza es uno de los países más dog friendly del mundo. Podréis entrar con vuestro perro en cualquier lugar: tiendas, museos, restaurantes… Solo vimos dos excepciones: la tienda Lindt de Top of Europe y museos en general.

La gente no podría ser más amable. No fuimos a ningún sitio sin que alguien nos pidiese acariciar a Tronco o sin que jugase con otros perretes. En absolutamente todos los restaurantes en los que comimos nos pusieron un cuenco con agua, e incluso en uno en el que simplemente estábamos viendo la carta nos sacaron también agua.

Moverse en transporte público tampoco será un problema. De hecho, tenemos un post en el que hablamos de viajar en los trenes suizos con perro, en el cual veréis que es todo fácil y sencillo. La única pega que le ponemos es que los perros pagan en algunas excursiones de montaña, en una tarifa que puede ir desde el 25% del coste de una persona hasta el 100%.

Nuestra experiencia viajando a Suiza con perro

Si habéis leído hasta aquí, habréis visto que ir a Suiza con perro siempre es una buena idea. Nos sentimos súper acogidos, en ningún momento hubo incomodidades (más allá de algún museo que tuvimos que visitar por turnos) y la experiencia fue comodísima.

Por todas partes, incluso en los pueblos más pequeñitos, veréis dispensadores de bolsas para recoger las cacas. De hecho, cada una tenía un diseñito y un color, así que acabamos por coleccionarlas hasta que Tronco fue haciendo uso de ellas.

Nos preocupaba un poco el tema rural, por si veíamos boyeros de Berna o san bernardos en libertad. Sin embargo, no tuvimos ningún problema.

Más allá de cuestiones técnicas o legales, Suiza es un buen destino para viajar con perro desde el punto de vista del propio perro. Las temperaturas son agradables, las ciudades no son agobiantes y los espacios naturales son paradisíacos. Tenemos fácilmente 100 fotos de Tronco revolcándose por praderas verdes, otras 100 bañándose en laguitos y otras 100 jugando con los amigos que iba haciendo en el camino.

Además, la variedad de paisajes también le flipó. Se lo pasó en grande correteando por la nieve, persiguiendo los palos que le tirábamos en medio de los bosques o caminando junto a nosotros en las rutas que hicimos. Incluso se le veía bastante curioso cotilleando a través de los cristales de trenes y teleféricos.

Resumiendo: ir a Suiza con perro es increíblemente guay. Si estáis buscando destinos que le puedan gustar a vuestro perro, sin duda este es uno de ellos.

¿Qué te ha parecido?
+1
25
+1
6
+1
3
+1
3
+1
0
+1
0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

6 ideas sobre “Viajar a Suiza con perro: documentación, consejos y experiencias”