Montar en los trenes de Suiza con perro: nuestra experiencia en la red ferroviaria más dog friendly del mundo

Hablar de cómo es viajar con perro en los trenes de Suiza pone de manifiesto la realidad absolutamente dog friendly del país. En pocos sitios nos hemos sentido tan acogidos viajando con nuestro perro como en Suiza, donde incluso la dignidad de los animales está recogida en su constitución. Ya hicimos un post de cómo es la experiencia de Suiza con perro, pero ahora queremos centrarnos específicamente en su excelente red ferroviaria.

Se puede viajar con perro en los trenes de Suiza

No es una pregunta, ni siquiera una simple afirmación. Es una de esas cosas que se dicen con todas las de la ley: en Suiza se puede viajar con perro en los trenes sin ningún tipo de problema. Es algo absolutamente habitual, la red está plenamente preparada para ello y en ningún lugar os pondrán pegas.

Hablamos con absoluto conocimiento de causa, ya que hicimos el viaje con una Swiss Travel Pass y utilizamos su transporte público decenas de veces. Y en ningún sitio experimentamos problemas por el hecho de estar viajando junto a nuestro perro.

Da gusto poder llegar a cualquier lugar del país, utilizando transporte público, sin que ir con perro supongo algún tipo de limitación. Por cosas como esta hemos quedado tan absolutamente enamorados de la sociedad suiza.

7 recomendaciones para montar con perro en el transporte público suizo

Vamos a sintetizar nuestra experiencia a través de 7 consejos para viajar con perro por Suiza. Todos ellos son fruto de nuestra propia experiencia, no es algo que nos hayan contado.

Lo primero que queremos hacer es insistir una vez más en que los perros son totalmente aceptados en los trenes. Sin excepciones, restricciones ni malas caras. Igual que nadie duda de que una persona pueda utilizar el transporte público, los perros son siempre bienvenidos.

De hecho, el sistema está tan maduro que hay tarifas reguladas para perros. Si vuestro compañero de viaje mide menos de 30 centímetros y va en un transportín, podrá viajar sin coste alguno (como si estuvieseis llevando una mochila). Por el contrario, si mide más de 30 centímetros y/o va suelto, tendrá que pagar el 50% de la tarifa de segunda clase. La buena noticia es que podrá subir a primera clase con un billete de segunda.

Hablando de normativa, no hace falta decir que los perros tienen que ir con correa todo el tiempo. Es un poco de sentido común, pero por si acaso lo avisamos. Ya que hablamos de este tema, no es necesario el bozal, algo que sí ocurre en trenes de otros países.

Los trenes públicos, al igual que ocurre en el resto de la red de transporte público del país, están organizados a las mil maravillas. Son vagones en perfecto estado de revista, la puntualidad es absoluta y la frecuencia está calculada para esperar lo mínimo. ¿En qué se traduce esto? En que los trenes suizos son muy cómodos para perros, ya que son vehículos espaciosos y en el día a día no hay masificación. Puede que en algunos días o en algunas franjas haya más gente, pero en general vuestro perro no tendrá el riesgo de ser pisoteado ni nada parecido.

Quizá, lo más complicado es el tema de los ruidos y las luces. Si vuestra mascota se agobia cuando hay cambios inesperados en la iluminación o le ponen nerviosos los ruidos, tendréis que estar muy pendientes, porque ese tipo de cosas pasan viajando en tren.

Mucho cuidado con las escaleras mecánicas, que son complicadas para los perros. No las entienden del todo, así que pueden pillarse las uñitas al subir o al bajar. En absolutamente todas las estaciones veréis alternativas, ya sea en forma de ascensor o de escaleras convencionales.

Por último, en Suiza es muy frecuente que os encontréis con otros perros en los trenes. Y los perretes nativos están súper bien educados: saludarán sin excitarse demasiado y jamás ladrarán. Dicho de otro modo: si vuestro perro la lía cuando ve a otros perretes, tendréis que andar con mil ojos.

¿Qué te ha parecido?
+1
13
+1
3
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *