La Fira de l’Aixada: descubre el mercado medieval de Manresa

Si algo se puede decir de Manresa es que es una ciudad llena de citas obligadas. Eventos que animan su vida cultural casi todos los días del año y que hacen que sea un destino turístico tan interesante como variado. En ese contexto, hay una festividad que nos gustó especialmente poder conocer: la Fira de l’Aixada (Feria de la Azada), un enorme mercado medieval que transforma la ciudad a finales del mes de febrero.

La Misteriosa Luz que lo cambió todo

Todo comenzó con la construcción de la Sèquia, el canal medieval que hizo que Manresa y sus alrededores experimentaran un tremendo desarrollo en los siglos XIV y posteriores. Las obras se habían atascado un poquito, entre problemas de ingeniería y disputas políticas. Se dice que el Obispo de Vic en persona estaba paralizando las obras, pero entonces se obró el milagro.

Al parecer, una luz procedente de Montserrat atravesó la Iglesia del Carmen, indicando cómo tenía que terminar la construcción de esa ambiciosa acequia. Fue un 21 de febrero y lo cierto es que (milagro o no) la puesta en marcha de la Sèquia cambió para siempre la zona.

Por este motivo, el fin de semana más cercano a la Misteriosa Luz se celebra la Fira de l’Aixada, un enorme mercado medieval que hace que Manresa muestre su mejor cara.

Juglares y artesanos toman Manresa

La Fira de l’Aixada es un evento a medio camino entre lo familiar y lo folclórico, en el cual se pone en valor como en ninguna época del año el patrimonio medieval manresano. De hecho, el acceso a muchos de sus puntos de interés es gratuito en esos días, como por ejemplo a la popular Calle del Balç.

En ese fin de semana podréis encontrar en Manresa todo aquello que cabría esperar de un mercado medieval: espectáculos al aire libre, una infinita sucesión de puestos de artesanos, gastronomía de inspiración medieval en la que es posible disfrutar de carne y cerveza en abundancia… Vamos, que es difícil pasarlo mal.

Hemos ido a muchos mercados medievales sin alma, de esos en los que todo es una excusa para sacarle el dinero a la gente. El caso de la Fira de l’Aixada es todo lo contrario: la ciudad se vuelve absolutamente medieval, todo el mundo está involucrado y la agenda está tan cargada de propuestas culturales que es imposible que algo no le llame la atención al viajero.

No dudéis en ir a Manresa si tenéis la ocasión de que vuestra visita coincida con la Fira de l’Aixada. Os aseguramos que lo pasaréis en grande y que volveréis a casa con la memoria de la cámara llena de instantáneas inolvidables.

¿Qué te ha parecido?
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.