El Parque Natural del Valle del Binn: descubre la cara más romántica de Valais

Paisajes inexplorados, minerales tan diversos como podáis imaginar o un puente colgante solo apto para valientes: esas son algunas de las cartas de presentación del Parque Natural del Valle del Binn, el romántico espacio protegido que podéis encontrar en el extremo este del Cantón del Valais. Si sois de los que disfrutáis saliendo de lo típico y buscáis siempre el próximo lugar de moda, estáis en el lugar indicado. ¡Bienvenidos al sorprendente Valle del Binn!

Binntal, el mejor ejemplo de que Suiza todavía tiene sorpresas por descubrir

El Binntal es un valle alpino, en concreto localizado en la cara norte de los Alpes Lepontinos. Fue formado por el lento transitar del río Binn, que desemboca en el río Ródano nada más salir del valle. Pese a que es un sitio sencillo y por el que es fácil moverse, hay una particularidad que le ha hecho inaccesible durante miles de años: la práctica totalidad del valle está rodeado por escarpadas montañas de más de 3000 metros de alto.

De hecho, hasta que no se construyó un túnel en 1965, el valle solo era accesible en verano. Eso sí, desde entonces es un lugar que se ha desarrollado mucho, y la mejor muestra es que ahora mismo la mayor parte de la zona está protegida.

El Parque Natural del Valle del Binn tiene dos zonas claramente diferenciadas: la del interior del propio valle y la de los pueblos que se arremolinan junto a la carretera que transcurre por la ladera norte. En cualquier caso, es una diferencia espacial, pero en la práctica todos los pueblos de la zona tienen mucho en común.

Suiza es uno de los países más turísticos del mundo. Parece que todo está ya descubierto: las ciudades sofisticadas del Lago Lemán, excursiones de montaña como Top of Europe, las postales del Matterhorn desde Gornergrat… Sin embargo, este parque natural es la mejor muestra de que todavía hay lugares inexplorados. Eso es, precisamente, lo que más nos gustó del Valle del Binn: la sensación de que el turismo de masas todavía no ha llegado aquí.

Cómo llegar y cómo moverse

Pese a que el lugar era de difícil acceso hasta la segunda mitad del siglo XX, hoy en día es muy fácil llegar y moverse por el Valle del Binn. El sitio está a unas tres horas de Berna o Zúrich, pero a tan solo una hora de Täsch (el pueblo que da acceso a Zermatt). Por tanto, puede ser un buen complemento para unos días visitando el Matterhorn.

Básicamente tenéis que tener en cuenta dos carreteras:

  • La 19, conocida también como Furkastrasse: atraviesa la zona en diagonal (de suroeste a noreste), pasando justo por la ladera sobre la que se asientan algunos de los pueblos más emblemáticos del Parque Natural.
  • La Binntalstrasse: la carretera que atraviesa las montañas a través de un largo y recto túnel, para posteriormente recorrer los pueblecitos del interior.

Turismo en el Parque Natural del Valle de Binn

Como ya hemos dicho, el valle tiene dos zonas muy diferentes: el interior y la ladera norte. Esto es lo que no os deberíais perder de cada una de ellas.

Interior del valle

Binn

Aquí empezó todo. Binn (pueblo) no solo le da nombre a todo el Parque Natural, sino que además fue donde se instaló el primer hotel de la zona. Es un pueblo muy interesante, perfectamente integrado en su entorno natural y con mucho que ofrecer al viajero.

Fäld

El pequeño pueblo de Fäld se adentra un poquito más en el valle. Es la típica localidad repleta de casas de madera, con una uniformidad inquietante pero a la vez muy acogedora. El pueblo es famoso en el mundo de la geología por su enorme diversidad en la materia, albergando incluso un Museo de los Minerales.

De hecho, si os interesa el tema no podéis perderos el Camino de Descubrimiento Geológico de Fäld – Lengenbach, una ruta que os llevará hasta una mina.

Ze Binne

Por último, no os podéis perder el pequeño pueblo de Ze Binne. Pese a no ser el más receptivo del mundo para con los turistas, su pequeña iglesia y su lago ofrecen una de las imágenes más adorables del interior del valle.

Ladera norte

Grengiols

En cuanto a los pueblos de la ladera norte, vamos a enseñaros un recorrido de abajo a arriba. El primero de ellos es Grengiols, en donde el río Binn va a desembocar al Ródano. Hace valer su pasado agrícola, pero también su arquitectura (con la Iglesia de San Pedro como principal emblema) o su poderosa industria quesera.

Ernen

Ernen es quizá el pueblo con más patrimonio de todo el Parque Natural del Valle de Binn. Se le considera el centro histórico, cultural y económico de la zona. Os recomendamos recorrerlo de arriba a abajo, ya que tiene excelentes ejemplos de la arquitectura popular del Binntal.

Mühlebach

En Mühlebach, por el contrario, os espera una versión mucho más tranquila. Casas de madera diseminadas por un amplio territorio, el cual está dominado por la bonita Capilla de la Sagrada Familia.

Por cierto, que sea un sitio tranquilo no significa que esté carente de emociones. Y es que allí encontraréis el Puente Goms, una pasarela colgante sobre el Ródano que pondrá a prueba vuestro vértigo.

Niederwald

Tampoco os podéis ver Niederwald, un pueblo conocido en el mundo entero por ser el lugar de nacimiento del magnate César Ritz. Allí encontraréis su casa natal, su tumba y un monumento en su honor, pero también antiguas casas de madera y calles sin asfaltar llenas de encanto.

Blitzingen

Por último, Blitzingen, ya en el extremo norte, es el pueblo en el que la naturaleza y la arquitectura mejor se han integrado. Hubo que reconstruirlo casi por completo tras un incendio en 1932, pero os aseguramos que pasear por sus calles es una actividad absolutamente deliciosa.

Hablando de pasear, también os recomendamos que hagáis la Lebensweg César Ritz, una ruta que comunica con Niederwald y que tiene como eje temático la vida y obra del revolucionario Ritz.

Excursión a Eggishorn

Y, ya que estáis por allí, sería una pena que no hiciéseis la subida al Eggishorn. Este mirador, que forma parte de la estación de montaña Alestch Arena, os dará acceso a la panorámica más impresionante del glaciar más grande de los Alpes. ¡Absolutamente imprescindible!

Hoteles, gastronomía y compras

Queremos volver a dos ideas: que el Parque Natural del Valle del Binn es un lugar poco conocido y que está dividido en dos áreas. ¿Por qué repetimos esto? Pues porque, a diferencia de en el resto de Suiza, aquí no encontraréis hoteles, restaurantes y tiendas por todas partes. De hecho, un primer consejo sería que echéis unos bocadillos a la mochila, ya que no está claro si encontraréis un lugar en el que reponer fuerzas.

Si estáis en el interior del valle, la referencia es obligada: el Hotel Ofenhorn, en Binn. Fue el primero que hubo en la zona, ha alojado a personalidades como Winston Churchill y sigue siendo la opción principal tanto para dormir como para comer.

En cuanto a la ladera norte, la oferta es algo más variada. Encontraréis alguna que otra tienda, sitios modestos en los que comer algo y algún que otro hotelito, pero poca cosa. De hecho, quizá os sea más fácil tirar de coche y volver a la zona de Zermatt, donde las infraestructuras son infinitas.

Mapa turístico del Valle del Binn

Aquí os dejamos con mapa turístico del Parque Natural del Valle del Binn, con todos sus pueblecitos ubicados:

¿Qué te ha parecido?
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *