Qué ver en Nyon, la ciudad suiza en la que el Imperio Romano y el fútbol se dan la mano

Nyon es una pequeña y adorable ciudad a orillas del Lago Lemán. En ella encontraréis un casco histórico lleno de calles encantadoras y de parques muy cuidados, siempre con unas maravillosas vistas a las aguas del lago. Vamos, el típico sitio en el que querréis jubilaros cuando os hayáis convertido en millonarios. Mientras eso ocurre, aquí os dejamos una pequeña guía con todo lo que ver y hacer en Nyon, una ciudad en la que confluyen temas tan opuestos como el Imperio Romano o el fútbol europeo.

Tranquilidad y cultura a orillas del Lago Lemán

Agua por todas partes, un clima excelente y terrenos propicios para ser cultivados: tres factores que explican que Nyon haya sido poblada desde el Neolítico. Aquí establecieron los romanos una de sus colonias más importantes en el centro de Europa, allá por el año 45 antes de Cristo. Un poblamiento que nunca se perdería y que incluso durante la Edad Media viviría cierto esplendor, gracias a la concesión de acuñar moneda que recibió la ciudad a finales del siglo XIII.

Fruto de esa posición privilegiada surgieron industrias afines, como por ejemplo un poderoso sector económico dedicado a la producción de porcelana. También se configuró como un destino vacacional, por lo que junto al lago podéis encontrar hoteles y restaurantes de lo más variado. Por último, es un organismo situado en una posición clave del planeta fútbol, ya que en Nyon se encuentra la sede de la UEFA (el máximo organismo futbolístico a nivel europeo).

Visitar Nyon no podría ser más fácil. En la Place Perdtemps encontraréis un enorme aparcamiento, desde el cual todos los atractivos turísticos están a tiro de piedra. Además, los domingos es gratuito. Por si eso fuera poco, allí mismo está la Oficina de Turismo, donde podéis conseguir un folleto con un recorrido circular por el centro (incluso cuando está cerrada, ya que en la puerta tienen un dispensador gratuito de información turística).

Ese recorrido (con algunas pequeñas variaciones) es el que os vamos a proponer nosotros. Tardaréis una hora y media en hacerlo, pero os aseguramos que obtendréis una imagen amplísima de todo lo que tiene que ofrecer Nyon.

Turismo en Nyon

Castillo de Nyon

Una vez aparcamos, nosotros empezamos la ruta por uno de los edificios más destacados de la ciudad: el Castillo de Nyon. Apenas tuvimos que caminar un par de minutos hasta llegar a la preciosa Place du Château, la cual pudimos disfrutar para nosotros solos ya que nos habíamos pegado un buen madrugón.

El Castillon de Nyon alberga en su interior el Museo de Historia de la Porcelana, que viene a recoger la importancia de esa industria en la ciudad. También se pueden visitar algunas estancias interiores típicas de un castillo. Abre de 10:00 a 17:00 de abril a octubre, mientras que el resto del año únicamente de 14:00 a 17:00. La entrada cuesta 8 francos suizos, pero os permitirá el acceso a los otros dos museos de la ciudad: el Museo Romano y el Museo de Lemán.

Si no os apetece entrar o simplemente no queréis gastar dinero, igualmente podéis visitar sin coste el bonito pato interior. Cruzadlo, pues al otro lado encontraréis un precioso mirador hacia el Lago Lemán, con los tejaditos de la ciudad en primer plano. Sin duda, uno de nuestros rincones favoritos de Nyon.

Explanada de Julio César (Esplanade Jules César)

No muy lejos del castillo, entrando ya de lleno en el casco histórico, se encuentra la Explanada de Julio César. En ella podéis encontrar la herencia del Imperio Romano en su máximo esplendor, pues allí se encontró parte de un foro con 2000 años de antigüedad.

No es casualidad que allí se encuentre una Estatua de Julio César, además del estupendo Museo Romano (Musée Romain). Tiene el mismo horario que el castillo (10:00 a 17:00 de abril a octubre y 14:00 a 17:00 el resto del año) y también cuesta 8 francos suizos la entrada. Como ya hemos dicho, el ticket sirve para los tres museos de la ciudad.

Plaza del Mercado (Place du Marché)

Si callejeáis en dirección opuesta al lago, pasaréis por algunas de las calles más bonitas de Nyon. No podéis dejar de deteneros en la Grand-Rue, pues es realmente bonita. Además, en ella se encuentran algunos de sus edificios más destacados, como el Antiguo Ayuntamiento. Tampoco os podéis perder la Rue Delafléchère.

Por supuesto, en la Plaza del Mercado (Place du Marché) merece la pena que echéis un buen rato, pues es uno de los espacios abiertos más bonitos de la ciudad.

Iglesia de Notre-Dame

Por la zona se encuentra la Iglesia de Notre-Dame, un templo construido en el siglo XII sobre antiguas construcciones de época romana. En 1536 pasó a ser un templo protestante, siguiendo la influencia de Ginebra. Su bonita Torre del Reloj data del siglo XVIII.

Os recomendamos entrar si la veis abierta, sobre todo en fin de semana, ya que con un poquito de suerte podréis ver actuar a su espectacular coro.

Puerta de Santa María

Del casco histórico de Nyon se sale por la Puerta de Santa María, que formaba parte del entramado defensivo medieval de la ciudad. Que no os parezca poca cosa si la contempláis desde dentro, ya que su lado bonito es desde fuera.

Explanada de los Castaños (Esplanade des Marronniers)

Eso sí, no os vayáis muy lejos de allí, ya que justo al ladito tenéis la Explanada de los Castaños (Esplanade des Marronniers). Este aterrazamiento fue creado a comienzos del siglo XIX y actualmente ofrece una de las mejores vistas al Lago Lemán.

Además, en 1958, para conmemorar los 2000 años de la ciudad de Nyon, se instalaron allí unas columnas romanas que fueron halladas en la cercana Rue Delafléchère.

Parc du Bourg de Rive

Os recomendamos ahora ir a la zona baja de Nyon, atravesando un parquecito que nos encantó: el Parc du Bourg de Rive. Se trata de una cuidadísima zona ajardinada llena de pequeños estanques, fuentes y preparaciones florales llenas de color. Sentarse en uno de sus bancos y dejar la mente en blanco mirando al lago es de lo mejorcito que podéis hacer allí.

Barrio Pesquero (Quartier de Rive)

Una vez lleguéis al nivel del agua, estaréis en el Quartier de Rive, algo así como el Barrio Pesquero de Nyon. Pese a estar en el centro de Europa, disfrutaréis de su bonito puerto y de un paseo “marítimo” que nada tiene que envidiar a los que se encuentran en países costeros.

Os recomendamos meteros hacia la Rue de Rive, pues por allí encontraréis edificios que también son de lo mejorcito de la urbe.

Museo de Lemán

Eso sí, no os vayáis del Quartier de Rive sin antes visitar el Museo de Lemán (Musée du Léman), dedicado al lago y a la influencia que ha tenido en la vida de Nyon a lo largo de los siglos. Está en un edificio precioso y comparte horarios y tarifas con los otros dos museos. Os recordamos que el ticket os da acceso a las tres cosas, así que merece la pena pasar por caja.

Plaza de San Martín y Plaza Bel-Air

Si volvéis a la zona alta de la ciudad, atravesaréis las antiguas huertas del castillo, donde a día de hoy hay unos excelentes viñedos. Seguro que ya lo sabéis, pero Suiza tiene una industria vitivinícola de primer nivel.

El caso es que pasamos por allí para terminar de apurar el centro de Nyon, pasando por dos de sus plazas más emblemáticas: la Plaza de San Martín (Place St-Martin) y la Plaza Bel-Air (Place Bel-Air). Forman parte del desarrollo urbanístico de época más reciente, pero aun así bien merecen la pena. Tanto las dos plazas como los alrededores ofrecen la mayor propuesta comercial de la ciudad, con un montón de tiendas y restaurantes para todos los gustos.

Maison Richard

Para terminar, justo al lado del aparcamiento hicimos la última parada de la visita a Nyon, en la bonita Maison Richard. Construida en el siglo XVII, en la actualidad es la Biblioteca Municipal. Su robusta fachada es preciosa y, sin duda, se trata de una excelente manera de despedirse de un lugar mágico y que esperamos que os guste tanto como a nosotros.

¿Qué te ha parecido?
+1
2
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.