Hacer la excursión a Gornergrat con perro

La excursión a Gornergrat es absolutamente imprescindible. Se trata de uno de esos elementos turísticos que hacen que Suiza sea unos de los países más atractivos de Europa, pues haciendo esta visita accederéis a un mirador desde el cual es posible contemplar casi 30 montañas con más de 4000 metros de altura. ¿Se puede hacer esta excursión con perro? Eso es lo que os vamos a enseñar a lo largo de esta publicación.

¿Se puede subir a Gornergrat con perro?

Sí, se puede hacer esta excursión con perro. No tengáis ninguna duda, ya que Suiza es uno de los países del mundo más dog friendly en lo que a turismo se refiere. En realidad, siendo precisos, es un país súper avanzado en la materia para absolutamente cualquier asunto.

Tenéis que tener en cuenta varias cosas a la hora de realizar esta excursión con vuestro perro. La primera es que tendrá que pagar por el tren que comunica Täsch con Zermatt (unos 8€ ida y vuelta), pero a partir de ahí podrá moverse por el tren cremallera y por los funiculares sin cargos añadidos.

Por otro lado, pese a que el tren que lleva a la cima del Gornegrat fue puesto en marcha a finales del siglo XIX, los vagones no podrían ser más cómodos. Vuestro adorado cuadrúpedo viajará cómodamente y disfrutará del trayecto igual que vosotros.

Además, es una excursión en la que no suele haber aglomeraciones ni ruidos estridentes, por lo que se lo pasará en grande y sin sobresaltos. En lo que vais desde la estación final hasta el mirador que hay en lo alto podrá estirar las patas, y una vez arriba seguro que se encuentra con otros perretes.

Gornergrat, una estación de montaña dog friendly

Solo hay una cosa en la cima de Gornergrat a la que no se puede acceder con perro: Zoom, una experiencia con audiovisuales. Sin embargo, en todos los demás sitios podrá entrar sin problemas: miradores, plataformas de nieve, tiendas, restaurantes…

En este tipo de sitios suele haber suelos incómodos para las almohadillas de los perros, pero no es el caso en Gornergrat. De hecho, si no le gusta demasiado caminar por la nieve, en este sitio no encontrará demasiada. Al fin y al cabo, el mirador recibe luz solar durante prácticamente todo el día, por lo que solo lo encontraréis 100% cubierto tras grandes nevadas.

Como decíamos antes, en la cima es habitual que haya más perros. Recordad que tiene que estar atado en todo momento, pero sin duda es un momento estupendo para que socialice y juegue un poquito con el Matterhorn de fondo.

Además, Gornergrat es el punto de partida de un montón de rutas de senderismo en las que vuestro peludo podrá correr a sus anchas y revolcarse. Sin duda fue una de las excursiones favoritas de Tronco en nuestro viaje por Suiza.

¿Qué te ha parecido?
+1
1
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *