Cómo llegar a Zermatt

Teniendo en cuenta que Zermatt es un pueblo al que no es posible acceder en carretera, seguro que os estaréis planteando cómo acceder hasta allí. Eso es precisamente de lo que os vamos a hablar en este post, dedicado íntegramente a cómo llegar a Zermatt. En él repasamos la opción más habitual, pero también las alternativas de lujo que el sistema de transporte público suizo ha desarrollado a lo largo del tiempo.

Subir a Zermatt en tren desde Täsch

La forma más habitual de subir hasta el pueblo de Zermatt es hacerlo en el tren cremallera que sale desde Täsch. Es una localidad que está relativamente bien comunicada con las principales ciudades de Suiza, pues sitios tan dispares como Ginebra, Zúrich o Lucerna están a un par de horas en tren (previo trasbordo en Visp). Si venís en coche, es muy probable que tengáis que utilizar el impresionante Túnel de base de Lötschberg.

Una vez en Täsch, simplemente tenéis que dejar vuestro vehículo en el parking (unos 15€ por jornada completa) o hacer trasbordo. El tren os llevará hasta Zermatt en apenas 15 minutos, con un coste de unos 7€ por trayecto. La buena noticia es que está incluido en el Swiss Travel Pass, por lo que si tenéis este abono no pagaréis.

Los trenes funcionan desde las cinco de la mañana hasta la una de la noche, por lo que muy mal se tiene que dar para que los horarios sean un problema. Eso sí, tened en cuenta que salen cada media hora más o menos, por lo que si tenéis mala suerte os tocará esperar un rato en la estación.

Os recomendamos ir con los ojos bien abiertos, pues la propia subida a Zermatt ya ofrece unas estupendas vistas del Matterhorn. Si vais con la intención de hacer alguna excusión, como la de Gornergratt, la del Matterhorn Glacier Paradise o ambas (utilizando la tarifa Peak 2 Peak), podéis comprar los tickets directamente en la taquilla de Täsch.

Glacier Express, la opción de lujo

Existe una opción alternativa para subir a Zermatt, mucho más lujosa pero a la vez absolutamente inolvidable. Hay un tren llamado Glacier Express que comunica la localidad de St. Moritz, en el este de Suiza, con Zermatt en alrededor de 8 horas.

El recorrido no podría ser más impresionante, ya que atraviesa los Alpes de punta a punta. Pasa por puentes, túneles, bosques, montañas y ríos en un trayecto que es uno de los más míticos que se pueden hacer en ferrocarril en el mundo entero. Además, está incluido en la Swiss Travel Pass, aunque tendréis que hacer una reserva previa.

Por si esto fuera poco, tienen también opciones premium, como servicio de comida a bordo con un menú de alta cocina compuesto por 7 platos. La experiencia sale por unos 300 euros por persona, pero es una de esas cosas que dejan sin palabras a quien las experimenta.

¿Qué te ha parecido?
+1
1
+1
5
+1
0
+1
0
+1
0
+1
1

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *