Visitar el lago Riffelsee en invierno: ¿merece la pena pese a la nieve?

Ubicado a 2800 metros de altura y con el mítico Matterhorn en el horizonte, el lago Riffelsee es uno de los lugares más fotografiados del mundo… en verano. Con las buenas temperaturas, el lago ofrece una panorámica sorprendente y fotogénica a partes iguales. ¿Y qué pasa en invierno? Pues precisamente de eso os vamos a hablar en este artículo.

Matterhorn, zermatt, Switzerland

¿Cómo llegar al lago Riffelsee?

Empecemos por lo básico: llegar al lago Riffelsee. No tiene demasiada complicación, ya que pilla de camino a una de las excursiones más míticas de las montañas suizas (el ascenso al Gornergrat). Básicamente hay que ir hasta Zermatt y allí tomar un tren cremallera que lleva a lo alto de esa cumbre. Dicho ferrocarril hace diferentes paradas intermedias, una de las cuales es Rotenboden. ¡Ahí deberéis pararos!

Podéis parar tanto a la subida como a la bajada. Teniendo en cuenta que la excursión al Gornergrat suele petarse en las horas centrales del día, nosotros os recomendamos madrugar, ir primero a la cima y luego hacer la excursión del lago a la bajada.

¿Se puede ver el lago Riffelsee en invierno?

Vamos ahora a contaros cómo fue nuestra experiencia. En muchos sitios leímos que esta excursión no merecía la pena con nieve, ya que el lago está cubierto de nieve casi por completo. Sin embargo, somos gente curiosa y decidimos hacer la parada correspondiente en Rotenboden, pues al fin y al cabo el lago está a diez minutos de la estación de tren. No perderíamos mucho tiempo y así saldríamos de dudas.

Llegar con nieve desde Rotenboden al lago Riffelsee es sencillo. Podéis ir siguiendo un camino de palos de colores que os irá marcando el camino o simplemente guiaros utilizando Google Maps. Sorprendentemente, arriba hay muy buena cobertura.

Como veis (o, mejor dicho, no veréis) el lago permanece cubierto por completo. Vamos, que no se puede ver el lago. Entonces… ¿por qué os recomendamos que hagáis esta excursión? Aquí viene el girito que esperabais.

Aunque el lago no se vea demasiado, podréis acceder a uno de los mejores miradores al Matterhorn de todo el viaje. De hecho, en nuestra opinión es el mejor. Es un sitio poco concurrido, estaréis rodeados de nieve virgen y podréis disfrutar de una panorámica increíble. Eso sí… ¡no os olvidéis de llevar un Toblerone!

¿Qué te ha parecido?
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *