Ruta de dos semanas por el norte de Noruega: guía para un viaje inolvidable por tierras árticas

Pocos destinos europeos tienen más aroma a aventura y expedición viajera que el norte de Noruega. La estrecha franja de tierra que hay entre las aguas árticas y el vecino país de Suecia son uno de los territorios más inspiradores del continente, gracias a sus paisajes increíbles, sus duras carreteras o sus extremas condiciones climáticas. En este artículo os contamos cómo organizar una ruta de dos semanas por el norte del país, además de contaros cuales son los destinos que no debería faltar en vuestra agenda.

Organización de la ruta

Lo primero que tenéis claro es que el norte de Noruega es un territorio que se recorre en un único sentido. No tiene lógica que sea una ruta de ida y vuelta, ya que las distancias son larguísimas y los trayectos muy cansados.

Por ejemplo, nosotros hicimos el viaje de norte a sur, ya que entramos a Noruega desde Finlandia y la idea era ir bajando hacia casa a la vez que íbamos exprimiendo el territorio noruego. Pero la ruta se podría hacer en dirección opuesta sin ningún problema, empezando en la ciudad de Trondheim y ascendiendo tranquilamente por la mítica carretera E6.

Llegar hasta el norte de Noruega es relativamente sencillo. Sus principales localidades están conectadas con Oslo por avión, por lo que desde España necesariamente tendréis que hacer escala en la capital. Como os hemos dicho, nosotros fuimos en furgoneta desde casa: mínimo tendríais que sumar 5 días en llegar hasta el inicio del recorrido.

Conducir por Noruega es fácil, aunque tiene su complicación. De hecho, os recomendamos planificar mucho esta ruta, ya que las distancias son engañosas. En ocasiones, trayectos que no llevan a los 100 kilómetros pueden requerir hasta tres horas de conducción, por lo que bien haríais en llevar previstos alojamientos o puntos de avituallamiento.

Recorrido a seguir

Día 1: norte del fiordo de Varanger

Como ya hemos dicho, empezamos el viaje por el norte del país, ya que veníamos de echar diez días en Finlandia. Así, lo primero era pasar dos días en Finnmark Oriental.

Empezamos recorriendo la orilla norte del fiordo de Varanger, recorriendo la pintoresca Varanger Scenic Road. Eso nos permitió parar en lugares como la Reserva Natural de Nesseby, el área arqueológica de Mortensnes o el pueblo pesquero de Kiberg.

Por supuesto, hicimos la visita de rigor a Vardo, la única ciudad noruega con un clima puramente ártico. El sitio nos encantó, sin duda fue uno de los lugares que más nos gustaron del norte de Noruega.

Terminamos recorriendo la E75 hasta el final, donde hicimos noche.

Día 2: el extremo este de Noruega

Precisamente, el segundo día comenzó visitando el pequeño pueblo de Hamningberg, donde habíamos aparcado nuestra furgoneta.

Tocó deshacer entonces el camino andado, para visitar ahora la zona sur del fiordo de Varanger. Kirkenes fue nuestra primera parada, donde descubrimos una ciudad con clara influencia rusa y un ambiente a medio camino entre lo hostil y decadente. Nos encantó, pero no es un sitio para todos los públicos.

De ahí nos fuimos hasta Grense Jakobselv, donde la frontera con Rusia se puede rozar con la punta de los dedos.

Por último, hicimos una breve parada en las cascadas de Skoltefossen y a continuamos con la ruta.

Día 3: llegada a Cabo Norte

La tercera jornada estaría protagonizada por el hecho de llegar al punto más al norte de toda la ruta. Eso sí, antes de llegar hasta allí hicimos un par de paradas muy interesantes. La primera fue en Karasjok, una de las localidades más vinculadas a la cultura sami de toda Noruega.

También nos dejamos caer por la bonita ciudad de Hammerfest, la más septentrional de Europa. Allí nos hicimos socios de The Royal and Ancient Polar Bear Society, hicimos un poquito de senderismo y caminamos por su transitado puerto.

En cualquier caso, el momento cumbre del día vino con la llegada a Cabo Norte, el punto más al norte de la Europa continental. Un lugar con una magia difícil de describir y cuya visita suponía cumplir uno de nuestros grandes sueños viajeros.

Día 4: Honningsvag y Alta

Tenéis que tener en cuenta que en toda ruta que se precie por tierras noruegas hay días de mucha carretera, ya que es un país súper alargado y con trayectos que se hacen lento por su particular orografía. Aun así, siempre hay huecos para estirar las piernas.

En el caso de esta cuarta jornada, hicimos dos visitas. La primera fue en Honningsvag, un pueblo que no está demasiado lejos de Cabo Norte y que está repleto de tiendas.

Además, fuimos hasta la Catedral de las Auroras Boreales, en la pequeña ciudad de Alta. Sin lugar a dudas, se trata de una de las iglesias más bonitas de Noruega.

Día 5: Tromso e isla de Senja

Tras una buena kilometrada llegamos hasta Tromso, cuyo dinamismo social, económico y cultural le ha hecho ganarse la etiqueta de capital del Ártico. Es una parada absolutamente imprescindible en el norte del país.

Además, desde Tromso tendréis a tiro de piedra Sommaroy, la isla de verano. Es uno de los destinos de «sol y playa» (ojito con las comillas, ya que el clima es muy frío) más visitados de esta zona de Noruega.

La segunda parte del día se la dedicamos a la isla de Senja, con los primeros kilómetros de la Scenic Route Senja y una breve visita al pueblo pesquero de Mefjordvaer.

Días 6 y 7: islas Vesteralen

Terminamos de exprimir Senja con las visitas a los pueblos de Ersfjord y Bovaer, ambos absolutamente fascinantes.

Eso sí, siendo absolutamente sinceros, ya teníamos en mente el pase hacia las islas Vesteralen, donde íbamos a pasar los dos siguientes días. Entramos por el norte, yendo hacia la bonita ciudad de Andenes.

Desde ahí, fuimos bajando por la Andoya Scenic Road, haciendo paradas en sitios como Bleik, Dverberg o Sortland.

Le dedicamos también tiempo a la isla de Hadseloya, con un sitio que nos volvió locos: Galleri Uver & Betty’s Tea Salon. Entrad a ver ese post, os aseguramos que es un sitio increíble.

Días 8, 9, 10 y 11: islas Lofoten

Hablando de cosas increíbles, el siguiente tramo de la ruta consiste en una visita de cuatro días a las islas Lofoten. Es uno de los sitios más increíbles que hemos visitado en nuestra vida, por lo que cualquier cosa que digamos sobre este destino se va a quedar corta.

Lo pasamos igual de genial recorriendo grandes ciudades como Svolvaer y pequeños pueblos como Reine. La brutal naturaleza de las Lofoten lo envuelve todo, por lo que prácticamente en cualquier lugar os sentiréis en medio de un documental de National Geographic.

Mención aparte merecen sus largas playas (Haukland, Uttakleiv o Kvalvika son algunos ejemplos). Paisajes propios de un paraíso tropical pero en medio de la región ártica.

Hablamos de una zona con posibilidades infinitas para hacer senderismo. Nosotros hicimos varias rutas absolutamente inolvidables, a la vez que tuvimos que quedarnos con las ganas de hacer otras muchas.

Misma cosa se podría decir de su arquitectura religiosa. La Iglesia de Vagan, la Iglesia de Buksnes o la Iglesia de Flakstad dan buena cuenta de que el archipiélago de las Lofoten es top en ese sentido.

Por último, no podéis dejar de visitar algunos proyectos artesanales absolutamente fascinantes. Es el caso de la quesería Lofoten Gardsysteri, la fábrica de vidrio Glass Vikten o del Herrero de Sund.

Día 12: Bodo y Saltstraumen

Cuando terminéis de visitar las Lofoten, tendréis que tomar el ferry de Moskenes a Bodo y volver al continente. Allí os espera la ciudad de Bodo, un sitio increíble. Rodeado de una naturaleza alucinante (el mejor ejemplo es la subida a Keiservarden), pero con un patrimonio fabuloso que incluye calles únicas, museos de todo tipo y uno de los puertos más bonitos de Noruega.

A 30 o 40 minutos de Bodo está Saltstraumen, el lugar con las corrientes de mareas más brutales del planeta. Un fenómeno de la naturaleza que tenéis que ver sí o sí, ya que sus enormes remolinos no tienen comparación en todo el mundo.

Por cierto, llegados a este punto, vuestro viaje cruzará un hito geográfico: cruzar el Círculo Polar Ártico hacia el sur. Lo haréis yendo por la carretera E6, en un punto claramente señalizado y que tiene tienda, restaurante y varias cosas para ver.

Día 13: Mo i Rana, Mosjoen y Snasa

El penúltimo día del viaje es el de las sorpresas. Os recomendamos parar en tres sitios que, si bien no son especialmente conocidos para el turismo internacional, son realmente maravillosos.

El primero es Mo i Rana, una ciudad que antaño se dedicaba por completo a la industria del acero. Hoy en día está renaciendo en forma de destino turístico de calidad, con una calle comercial llena de posibilidades y una zona histórica frente al fiordo que ha sido puesta en valor.

La siguiente parada del día sería en Mosjoen. Para que os hagáis a la idea de lo bonito que es, se le conoce como el pueblo con la calle más bonita de Noruega. Su Sjogata es de locos, por mucho que os la intentemos describir nos quedaremos cortos.

Por último, no puede faltar la visita a Snasa. Es uno de los puntos calientes de la cultura sami meridional, además de ofrecer al viajero un bonito lago en el que podréis tomar un baño.

Día 14: Trondheim (fin de la ruta)

La ruta termina en Trondheim, una de las ciudades más bonitas de Noruega. Por su ubicación, es conocida como la puerta de entrada el norte de Noruega, aunque en este caso fue la de salida.

La ciudad está dividida en cuatro áreas: los alrededores de la catedral, el barrio bohemio, la zona nueva y los alrededores. En todas ella encontraréis absolutamente de todos, incluyendo una de las catedral más importantes de Noruega, el precioso puente de Gamle Bybro o la concurrida plaza de Torvet.

Nosotros estábamos haciendo el viaje en furgoneta, así que según terminamos de visitar Trondheim emprendimos el viaje a Suecia, donde la primera parada fue en las Cascadas de Tännforsen. Pero eso es otra historia y en otro lugar será contada.

Mapa turístico del norte de Noruega

Aquí os dejamos un mapa turístico del norte de Noruega, con todo lo que visitar en la cara más salvaje del país:

¿Qué te ha parecido?
+1
2
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *