Glass Vikten, la fábrica de vidrio más famosa de las Islas Lofoten

Glass Vikten (Glasshytta en idioma local) es una visita clásica en los viajes por las islas Lofoten. Protegido por altas montañas y rozando el mar con la punta de los dedos, este proyecto ha elevado el soplado de vidrio a su máxima expresión. Visitarlo os permitirá conocer su taller, ver demostraciones en directo y también adquirir magníficas piezas de artesanía. Os aseguramos que es una visita que merece muchísimo la pena, incluso si de buenas a primeras este tipo de lugares no os dicen gran cosa.

La cabaña de soplado de vidrio más antigua del norte de Noruega

Amor por el vidrio desde mediados del siglo XX

Empecemos por su historia. Glass Vikten está en la cara noroeste de la isla de Flakstadoya, no demasiado lejos de otros puntos de interés como Nusfjord, Flakstad o la enorme playa de Rambergstranda. Es un lugar pionero en el soplado de vidrio: de hecho, fue el primer taller en instalarse en todo el norte de noruega.

El responsable de esto fue Asvar Tangrand, un pescador con grandes inclinaciones artísticas. De hecho, antes de poner en marcha este proyecto ya había creado la mítica Lofotruna, uno de los grandes símbolos del archipiélago.

Tras varios coqueteos con la elaboración y el modelado del vidrio, Asvar viajó hasta Finlandia para aprender más sobre ese arte milenario. A su regreso, decidió instalar en su sótano un pequeño horno para fundir vidrio. Corría el año 1976, momento en el que se sitúa el origen de Glass Vikten. En ese proceso tuvo un papel clave el soplador de vidrio finés Pertti Merilaiinen, que había conocido a Asvar Tangrand durante su viaje.

Con la irrupción del turismo de masas en las Lofoten a lo largo de los años 80, Glass Vikten se situó en los circuitos turísticos habituales. El boca a boca hizo que el proyecto se fuese convirtiendo en una parada obligada en las islas, hasta que en 1992 se pegó el gran salto: la construcción del edificio actual.

Cómo es la visita a Glass Vikten

A día de hoy, Glass Vikten es un espacio en el que aproximarse al soplado de vidrio desde una perspectiva integral. En sus instalaciones hay, en primer lugar, una enorme tienda. Allí podéis adquirir auténticas obras de arte, con una oferta que abarca precios muy diversos y que es más competitiva de lo habitual. Es caro, pues para eso está en Noruega, pero no encontraréis este tipo de artesanía a mejor precio en todo el país.

También hay una pequeña cafetería, en la cual podéis degustar tés, cafés y tartas artesanales que se elaboran a diario con productos locales.

Por supuesto, la joya de la corona es el taller. Durante todo el día podéis visitarlo y ver a diferentes maestros sopladores de vidrio ejercer su oficio. La verdad es que este tipo de demostraciones nos suelen dar pereza, pero tenemos que reconocer que lo que vimos en Glass Vikten nos fascinó. Y no solo por la pericia del artesano, sino porque todo estaba medido hasta el último milímetro: interacciones con el público, momentos en los que el vidrio está al rojo vivo, el decorado…

La visita a Glass Vikten es 100% recomendable. Además, tened en cuenta que no cobran ni por entrar a la tienda ni por ir al taller, por lo que estáis ante una de las mejores actividades gratuitas de todas las islas Lofoten.

Qué ver en los alrededores de Glass Vikten

Nosotros aprovechamos que habíamos aparcado allí para aprovechar y ver la propia localidad de Vikten. Se trata del típico pueblo pesquero de las Lofoten, con dimensiones reducidas pero compuesto por una preciosa sucesión de casitas de colores.

Más allá del pueblo, a nivel naturaleza se trata de un lugar de una belleza única. La playa es absolutamente increíble, por no hablar de las montañas cercanas. Pensad que es un paisaje modelado con crudeza durante los deshielos, por lo que encontraréis aquí una de las estampas más pintorescas del archipiélago.

¿Qué te ha parecido?
+1
1
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *