Ruta de 21 días por los Balcanes en furgoneta

Después de decenas de post, ha llegado el momento de hacer una gran guía práctica para un viaje en furgoneta por los Balcanes de tres semanas. Han sido meses escribiendo sobre ciudades, pueblos, espacios naturales, playas y todo aquello que vimos en nuestro viaje por la zona más desconocido de Europa: muchísima información que ahora queremos comprimir en un único artículo.

Si algún tema os sabe a poco, echad un ojo en el buscador de la web, pues seguro que hemos hablado de él con más detalle. Y si no fuera así, escribidnos y os resolveremos cualquier duda que podáis tener.

Introducción: tres semanas recorriendo la Europa más desconocida

Bienvenidos a un recorrido de tres semanas por los Balcanes, la que sin duda es la zona más desconocida del continente europeo. Haced la prueba y decidle a vuestros amigos que estáis pensando en ir de viaje allí: algunos os llamarán locos, otros os preguntarán por la guerra y seguro que mucha gente no es capaz de decirte ni los países que tienes en mente visitar.

El sur de Europa tiene tres grandes penínsulas: la Ibérica, la Itálica y la Balcánica. Las dos primeras no tienen mucha complicación, ya que están ocupadas por países de la Unión Europea y que han alcanzado niveles de desarrollo óptimos. Sin embargo, la tercera es mucho más caótica: hasta 11 países, decenas de idiomas, cientos de etnias e infinidad de conflictos que a día de hoy todavía siguen escociendo. ¿No os parece un lugar interesantísimo?

Hicimos este viaje un poco de rebote, ya que los planes eran otros. Sin embargo, una cancelación de billetes de avión nos obligó a improvisar para el gran viaje del verano, y la verdad es que ir a los Balcanes fue una decisión acertadísima. A lo largo de tres semanas descubrimos ciudades increíbles, playas paradisíacas, hicimos senderismo por espacios naturales únicos y descubrimos propuestas gastronómicas que se han quedado con nosotros para siempre.

Es imposible hacer una introducción histórica a la zona que no ocupe cientos de párrafos, así que nos limitaremos al imaginario común. Tras la caída de los grandes imperios de los siglos XIX y XX, la zona quedó bajo órbita comunista. Así, a finales del siglo XX, la caída de la URSS motivó que sus estados satélites fuesen reclamando su independencia uno tras otro, en un proceso que se prolongó (por el momento) hasta la independencia de Kosovo en 2008. Una vez más, estamos ante un lugar interesante, con un modo de vida mediterráneo pero totalmente distinto a lo que se puede encontrar en otras zonas de Europa.

Recorrido y lugares que visitar

Os vamos a enseñar cómo fue nuestra ruta de tres semanas por los Balcanes. Lo primero es responder a la pregunta de siempre: ¿fue tiempo suficiente? Pues para nosotros si, la verdad. Pasamos entre dos y cinco días en cada país. Aunque obviamente en todos nos quedamos con ganas de más, pensamos que fue más que suficiente para hacernos a la idea de lo que los Balcanes tienen que ofrecer al viajero.

Nuestra ruta tuvo que hacer algunos sacrificios, básicamente la zona más al sur (Grecia y Turquía) y al este (con Bulgaria, Rumanía y Moldavia). Hicimos esta selección por falta de días, aunque la verdad es que nos parecen viajes totalmente distintos.

Entrando ya en materia, esto fue todo lo que vimos:

  • Eslovenia (3 días y medio): fue nuestra puerta de entrada a los Balcanes. En ella descubrimos una enorme diversidad pese a sus reducidas dimensiones, ya que visitamos espacios naturales únicos como el Lago Bled, pueblos tranquilísimos como Novo Mesto e incluso una bonita localidad de costa como Pirano. Mención aparte merece su increíble capital, Ljubljana, que por si sola merecería venir hasta aquí. Sin duda, una de las capitales europeas más bonitas.
  • Croacia (5 días y medio): a estas alturas no le vamos a descubrir Croacia a nadie, pues seguramente sea el destino que más de moda se ha puesto en los primeros veinte años del siglo XXI. Hubo tiempo para conocer su excelente propuesta de sol y playa, ciudades de cine como Dubrovnik o Split, pequeños pueblos costeros como Rovinj, seguir las huellas del imperio romano en Pula o pasar una estupenda tarde en su capital, Zagreb. Ojito con sus espacios naturales: nosotros fuimos a los Lagos de Plivitce y aun no podemos creernos que exista un sitio tan bonito en este planeta.
  • Bosnia (0 días 😅): aunque teníamos previsto pasar dos días en el país recorriendo Mostar y Sarajevo, lamentablemente nos quedamos con las ganas. Esta ruta fue efectuada en el verano de 2020, con la pandemia del coronavirus sobre nuestras cabezas, y en el momento en el que estábamos por allí no aceptaban la entrada de ciudadanos españoles. Sin embargo, para ir a Dubrovnik hay que atravesar Bosnia en coche, así que no pudimos resistirnos e hicimos una brevísima parada en Neum.
  • Montenegro (2 días y medio): lejos ya de la seguridad que siempre aporta la Unión Europea, en Montenegro vivimos algunos de los mejores momento del viaje. Empezamos por la bahía de Kotor, donde visitamos distintos pueblos (Perast, Kotor y Budva) e hicimos una excursión inolvidable a la Blue Cave (una cueva en mar abierto en la que es posible bañarse). No nos perdimos otros destinos clásicos como Cetinje (la antigua capital del país) o Rijeka Crnojevica (son su famoso puente de piedra).
  • Albania (4 días y medio): el mayor choque cultural lo vivimos en Albania, un país que en muchas ciudades tiene mayoría musulmana. Conocimos ciudades que son Patrimonio de la Humanidad como Berat y Gjirokaster, conocimos su sobria capital Tirana y sobre todo nos perdimos en el sur del país, donde las playas de la Riviera Albanesa no tienen nada que envidiar a las del Caribe. Tampoco puede faltar una visita a Shkoder.
  • Macedonia (2 días y medio): el país que menos nos gustó, aunque la verdad es que fue el único en el que tuvimos mal tiempo y quizá eso nos influyó. En cualquier caso, le sacamos mucho partido al preciosísimo Lago Ohrid (uno de los más antiguos del mundo), atravesamos el precioso Parque Nacional de Mavrovo y recorrimos la bizarrísima capital Skopje. Súper loca esta última ciudad, llena de estatuas por todas partes.
  • Kosovo (2 días): el país más joven de la zona, pues hasta 2008 no obtuvo su independencia. El proceso fue bastante polémico, hasta el punto de que a día de hoy (2020) muchos países no reconocen su independencia, entre ellos España. Nosotros visitamos tres ciudades: Pristina, que es la capital y que es bastante gris; Mitrovice, una localidad norteña que todavía está en conflicto; y Prizren, sin duda el destino más turístico del país.
  • Serbia (3 días y medio): no esperábamos nada de Serbia y nos dejó muchos recuerdos inolvidables. La capital, Belgrado, es sencillamente increíble: otra que va directa a nuestra lista de las ciudades europeas que más nos han gustado. Además, otras ciudades como Novi Sad o Sremski Karlovci están llenas de vida y de color. Por último, imprescindible visitar el Parque Nacional de Fruska Gora, con sus preciosos monasterios ortodoxos.

Documentación, vacunas y otros trámites

Para ninguno de esos países hace falta visado ni ponerse vacunas, pero no por ello os libraréis de hacer algunos pequeños trámites.

Si vais a hacer la ruta en furgoneta o coche propio, necesitáis dos documentos: el carnet de conducir internacional (pues el carnet español no sirve allí) y la carta verde (que acredita que vuestro coche tiene seguro). El primero se hace en una comisaría con cita previa, el segundo se pide a vuestra compañía de seguro y os lo deberían enviar al momento por email.

No olvidéis haceros un seguro de viaje, ya que vais fuera de la Unión Europea y no tendréis ninguna cobertura en caso de cualquier imprevisto.

Por último, conviene que os guardéis en el móvil los teléfonos de las embajadas y consulados, ya es un viaje largo y por zonas remotas. En caso de un problema, tener esto hecho os puede hacer ganar unos segundos más que valiosos.

Moneda

Preparaos para un auténtico batiburrillo. Eslovenia, Montenegro y Kosovo utilizan el euro, así que aquí no habrá problema. Pero para el resto, hay mucho que decir: en Croacia utilizan kunas, en Albania leks, en Macedonia denares y en Serbia dinares.

Tenemos varios consejos que daros al respeto. El primero, que intentéis llevar siempre euros en efectivo. Aunque conviene pagar siempre con moneda local, en cualquier país os aceptarán euros en caso de no tener otra cosa.

En segundo lugar, que intentéis llevar siempre efectivo. En las grandes ciudades están más hechos al pago con tarjeta, pero fuera de ellas solo se puede pagar en metálico.

Eso sí, ojito con sacar mucho dinero, ya que si os sobra mucha moneda de un país no la podréis usar en el siguiente. Nosotros lo que hacíamos cuando nos sobraba dinero era echar gasolina justo antes de salir del país.

Por último, para conseguir dinero local no tendréis ninguna complicación. Puede hacerse en casas de cambio y en cajeros automáticos.

Los precios son, en general, más baratos que en Europa occidental.

Gastronomía

La gastronomía de los Balcanes es una pasada, pues combina de una manera súper equilibrada lo mejor de la dieta mediterránea, del centro de Europa y de la herencia que dejaron los musulmanes tras muchos siglos de dominación del Imperio Otomano.

En los países que dan al Mediterráneo hay una enorme influencia de la gastronomía italiana, así que preparaos para comer pizza y pasta de calidad a un precio excelente.

Los que no tienen salida al mar tienen una gastronomía mucho más centrada en la carne a la brasa y acompañamientos de maíz y pimientos.

Lo más interesante de todo esto son los precios, mucho más baratos que en la parte rica de Europa. Aprovechad para comer pescado fresco y deliciosas carnes a precio irrisorio.

Alojamiento

Nosotros fuimos en furgoneta, así que apenas pisamos hoteles (únicamente una noche en Kosovo, porque no encontramos ningún lugar aceptable para dormir por libre ni campings). En cualquier caso, en todas las ciudades había una oferta de alojamientos más que aceptable.

A nivel de campings, habría que diferenciar entre Croacia (donde prácticamente nada bajaba de 30€ noche) y el resto. Fuera de ese país, los campings son súper baratos y están mucho mejor preparados de lo que podría imaginarse.

Transporte

Salvo Albania, país famoso por el pésimo estado de red vial, en general encontramos buenas carreteras. Es cierto que solo Albania, Serbia y Kosovo tienen una buena red de autovías, pero en el resto de países las carreteras de doble sentido estaban en buen estado.

Ojo, que en Eslovenia hay que comprar una viñeta para poder utilizar sus carreteras (15€ por semana). Si os pillan sin ella os pondrán una buena multa.

Y, aunque lo hemos puesto en el apartado de documentación, no está de más recordaros que son necesarios tanto el carnet de conducir internacional como la carta verde. Súper importante esta última, pues la suelen pedir en la frontera (excepto en Kosovo, donde no sirve y os obligarán a contratar un seguro en ese momento).

Seguridad

Dejamos para el final el aspecto más polémico. ¿Es seguro viajar a los Balcanes? ¡Por supuesto! Seguramente no sea el destino que más gracia les haga a vuestros padres y a vuestras madres, pero os aseguramos que es un destino totalmente seguro.

En ningún país vimos nada especialmente feo. Obviamente, las afueras de las grandes ciudades nunca son los lugares más hogareños, pero eso mismo podría decirse de París o Roma.

En cualquier caso, los consejos típicos para cualquier otro país de Europa: evitad los parques por la noche, cuidado en las calles poco iluminadas, no mostréis grandes cantidades de dinero en público y poco más.

Consejos finales

Este es uno de esos viajes que te cambian la vida. Los Balcanes son un lugar único, en el que Europa sigue siendo Europa pero a su vez muestra una cara salvaje y desconocida a la que no estamos tan acostumbrados.

Sabemos que no todo el mundo está dispuesto a hacer tantos kilómetros o tiene la posibilidad de hacer un viaje tan largo, así que quizá esta guía os sirva solo parcialmente. En cualquier caso, vayáis a donde vayáis, cualquier país de los Balcanes tiene mucho que ofrecer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 ideas sobre “Ruta de 21 días por los Balcanes en furgoneta”