Dubrovnik, el destino más visitado de la costa de Croacia

Joya de la corona del turismo en Croacia desde tiempos inmemoriales, Dubrovnik vive una nueva época dorada gracias a su aparición más que estelar en Juego de Tronos. En la popular serie basada en los libros de George R. R. Martin era ni más ni menos que Desembarco del Rey, la capital. Durante aproximadamente una década se grabaron aquí numerosos exteriores que, incluso años después del final de la serie, han hecho que el turismo se multiplique exponencialmente en esta ciudad.

Lo primero que tenemos que decir es que visitar Dubrovnik asusta: es la versión más estresante del turismo de masas que veréis en todo el territorio croata. Siempre hay atascos cerca del casco histórico, las calles principales están abarrotadas, los precios de los restaurantes son altísimos… Sin embargo, aun con todo eso, ir a Dubrovnik siempre es una buena idea.

Qué ver en Dubrovnik: tres rutas por la ciudad

Todo recorrido por el casco histórico de Dubrovnik empieza por la Puerta de Pile. Justo antes de cruzarla, en la plaza del intercambiador de autobuses, está la Oficina de Turismo. Aunque esta es una de esas ciudades para perderse sin rumbo, os recomendamos coger un mapa. Además de ser gratis, en él hay tres rutas que se pueden enlazar y visitar lo mejor de la ciudad en algo más de tres horas.

Puerta de Pile

La ruta azul incluye lo básico. El plato principal es la Placa, una especie de calle mayor entorno a la cual hay edificios históricos, tiendas y restaurantes. Recorrerla de arriba a abajo es casi obligatorio, es una auténtica maravilla. Hay mucha gente, si, pero es innegable que su estado es impecable.

Al final de la calle hay un popurrí de lugares de interés: desde el Ayuntamiento hasta la célebre Columna de Orlando, pasando por la Pequeña Fuente de Onofrio.

Ayuntamiento de Dubrovnik
Fuente de Onofrio

Podríamos llenar el post de decenas de edificios de interés, pues Dubrovnik tiene de todo: museos, una zona portuaria preciosa, iglesias, una sinagoga, varios conventos… Sin embargo, eso ya está en internet. Nosotros queremos hablaros de lo intangible, lo que fundamentalmente se percibe al final de la ruta azul: calles en las que todavía es posible escuchar el silencio, empedrados que cuentan historias, ventanas de madera de cuento… Id con los ojos bien abiertos y veréis que Dubrovnik tiene mucho que ofrecer.

La ruta azul enlaza con la ruta rosa, que básicamente propone un paseo por el puerto, la pequeña playa de la ciudad y una aproximación al impresionante recinto amurallado que tantas veces sirvió como plató de rodaje para Juego de Tronos. Nos parece también imprescindible, aunque ojo si es un día de mucho calor ya que por esta zona la sombra brilla por su ausencia.

La ruta rosa, a su vez, enlaza con la ruta naranja. Básicamente propone recorrer las murallas desde arriba, una actividad que no es barata (cuesta unos 15€ por persona) y que requiere de un mínimo de forma física. Nosotros no lo hicimos porque íbamos con perro y estaba ya muy acalorado, pero parece imprescindible.

Por cierto, si sois de ir a museos y monumentos, hay una Dubrovnik Card que permite ahorrar algo de dinero. Está disponible en formato de 1, 2 y 3 días, muestra de que la ciudad tiene mucho que ofrecer.

Dónde comer y compras en Dubrovnik

No esperéis encontrar la mejor propuesta gastronómica de vuestra vida, pero lo cierto es que hay muchísimos sitios entre los que elegir. Nuestro consejo es que intentéis alejaros lo máximo de Placa, pues cuanto más cerca estéis de la calle principal más caros son los sitios.

A nivel de compras, habría que distinguir entre dos tipos de tiendas: las de souvenirs y las de frikis. Las primeras tienen lo típico: imanes, camisetas, recuerdos sin ninguna utilidad. Las encontraréis por todas partes, aunque con los precios más caros de todo el país.

Por otro lado, Dubrovnik es a Juego de Tronos lo que Edimburgo a Harry Potter: no veréis una sola calle sin mencionar a Jon Nieve, la familia Lannister o los dragones de la Khaleesi.

Y no, no hay más tipos de tiendas. Seguramente haya alguna preciosa de artesanía local que no hayamos mencionado, pero nosotros en nuestro recorrido no vimos ninguna. 

Aparcar en Dubrovnik

Toda la zona que queda dentro de las murallas es peatonal, así que olvidaos de intentar dar vueltas para aparcar en la calle: es incómodo, es estresante y resulta prácticamente imposible encontrar un aparcamiento gratuito. Dejad el coche en una de las muchas opciones de pago que hay cerca del centro y acercaos andando a la zona turística.

Eso si, preparad la cartera: de 5€ la hora no baja ningún parking. ¡Yuju!

¿Merece la pena Dubrovnik?

Por supuesto, es una visita imprescindible si se visita el sur de Croacia. Bueno, seamos sinceros: si se visita Croacia en general. Sin embargo, venid preparados para ver lo peor de la raza humana en forma de aglomeraciones, precios inflados y gente intentando sacaros el dinero.

Una ciudad única, recomendable no solo para fans de Juego de Tronos sino para amantes de los viajes en general. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *