Ruta circular por el Valle de la Angostura (Rascafría, Madrid)

En nuestra búsqueda incesante de las mejores rutas de senderismo de la Comunidad de Madrid, hace poco hicimos una de las excursiones más clásicas: la ruta por el Valle de la Angostura. Es un recorrido circular de casi tres horas de duración, en el cual se pueden encontrar cascadas, bosques milenarios, ríos de agua cristalina, un puente de piedra y miradores que te dejarán sin palabra. Su variedad y su escasa dificultad hacen que sea una de las rutas favoritas de los madrileños, que prácticamente a diario recorren sus caminos solos, en pareja o en familia.

Introducción al Valle de la Angostura

Antes de enseñaros la ruta, queremos contaros un poquito más sobre una de las zonas más míticas de la sierra madrileña. El Valle de la Angostura se forma a partir de diferentes arroyos de alta montaña, que al unirse con las aguas de la Laguna Grande de Peñalara forman el río de la Angostura. Este, de manera casi natural, pasa a convertirse en el río Lozoya en sus últimos y caudalosos tramos.

El Valle de la Angostura ha sido siempre uno de los espacios verdes más visitados por los madrileños. En él se encuentran árboles con cientos de años como robles, tejos o pinos, además de ser el hogar de aves como el buitre negro o el águila imperial y de mamíferos como el zorro o el corzo.

Lo realmente interesante de este lugar es que es válido para cualquier tipo de excursión. ¿Te apetece comer? Entonces tienes varios restaurantes en los que probar platos de cuchara o algunas de las mejores croquetas de Madrid. ¿Quieres hacer una ruta en familia? Hay paseos de menos de una hora de duración en los que ver cascadas, ríos y árboles singulares. ¿Te sientes con fuerza y quieres hacer una ruta más exigente? Ahí te espera la RV1 con sus 17 kilómetros entre Rascafría y el Puerto de Cotos.

Nuestra experiencia: ruta circular entre La Isla y el Puente de la Angostura

En este post os vamos a enseñar la ruta más famosa, la que hace el recorrido entre el Área Recreativa La Isla y el Puente de la Angostura. Como ya hemos dicho al principio, es una senda circular en la cual se puede ver prácticamente de todo: cascadas, un puente de piedra, árboles con cientos de años de antigüedad…

Antes de empezar, un consejo: si vais en fin de semana o en festivo, tenéis que madrugar. Si llegáis al Área Recreativa La Isla después de las 10:00, lo más normal es que no haya sitio y os toque volveros por donde habéis venido. Entre semana no hay problema, nosotros la última vez fuimos incluso un viernes por la tarde y no había nadie. ¡Avisados quedáis!

Como hemos dicho, el punto de partida y de llegada (ya que es una ruta circular) es el Área Recreativa La Isla, un lugar mitiquísimo en el que hay tres restaurantes: Los Claveles, Pinosaguas y La Isla. La ruta empieza dejando el coche en el aparcamiento del primero, yendo en dirección hacia el segundo y dejando el tercero a mano izquierda. Merece la pena desviarse un segundito hacia el restaurante La Isla, pues hay un puentecito justo antes desde el cual se tiene una primera toma de contacto con las aguas del valle.

El primer tramo de la ruta es una especie de introducción, pues se trata de un paseíto de no más de 15 minutos entre los restaurantes y la Presa del Pradillo. Es un tramito la mar de agradable, solo con hacer este trozo y comer en uno de los restaurantes ya sería una excelente excursión en familia. El muro que contiene las aguas genera una estupenda cascada, la más alta de toda la ruta (aunque no la más bonita, dicho sea de paso).

Para superar la presa, hay que ir a mano derecha y subir/trepar por una cuesta un poco empinada. No os preocupéis: es el tramo más complicado de todo el recorrido, a partir de ahí todo es caminito prácticamente llano.

La siguiente parte de la ruta consiste en ir en paralelo al embalse de la Presa del Pradillo, que en cualquier época del año ofrece unas imágenes fascinantes. Sus transparentes aguas, sus pequeñas playas y los árboles de los alrededores hacen que sea la zona más instagrameable. Por cierto, el baño no está permitido.

Dejando atrás el embalse, prácticamente toda la ruta es un paseo al lado del arroyo de la Angostura (conocido también como río Lozoya). Hay momentos en los que se va al lado del agua y otros en los que el sendero se leja un pelín más, pero nunca se deja de escuchar el rumor del río.

Aunque es una ruta sensacional en cualquier año, os recomendamos hacerla especialmente en los primeros días de otoño. Hay tramos en los que el árbol predominante es el pino y el suelo de llena de agujas color marrón, pero a la vez las ramas siguen teniendo su característico color verde.

Tras un kilómetro más o menos, el sendero empieza a hacerse un poco más abrupto, así que conviene irse a la pista forestal que está justo al lado (y que también va en paralelo al río). La pista es igual de bonita. De hecho, no esperéis ir más rápido por transitarla, ya que seguramente hagáis (igual que nosotros) varias paradas para ver pequeñas cascadas que se van formando en el río.

El punto intermedio de la ruta es el Puente de la Angostura, una preciosidad de piedra que fue construida en tiempos de Felipe II. Justo antes de llegar la pista se divide en dos: tenéis que coger el camino de la izquierda, el que es cuesta abajo.

Investigando un poquito sobre el puente (tuvo que ser en internet, ya que allí no hay ningún panel) vimos que tiene una historia interesante. Al parecer, el monarca lo mandó construir para poder moverse entre el Palacio de Valsaín (embrión del cercano y futuro Palacio de la Granja de San Ildefonso) y el Monasterio de El Paular.

Tenéis que ver el puente desde todos los ángulos que podáis: desde una orilla, desde la otra, antes de cruzarlo, después, desde arriba, desde abajo… Siempre con cuidado, pero si le echáis un poquito de tiempo conseguiréis unas fotos espectaculares.

Llegados a este punto, tenéis tres opciones:

  • Continuar hacia adelante: si seguís caminando en vez de volver, llegaréis a unas pozas enormes. Es otra excursión muy mítica y por allí hay un aparcamiento bastante más cerca, así que nosotros lo dejamos para otra ocasión.
  • Volver por el mismo sitio por el que habéis venido: en ese caso, la ruta no es circular. En cualquier caso, será mucho más sencilla la vuelta y no tendréis riesgo de perderos o de pasaros el aparcamiento.
  • Cruzar el puente y volver por la otra orilla del río: es la opción más arriesgada, pero a la vez os permitirá conocer unas vistas totalmente distintas del Valle de la Angostura.

La vuelta por esta otra orilla se hace recorriendo el bosque en su versión más salvaje. Árboles enormes, caminos un poco más empinados y las mayores posibilidades de ver animales en liberad de toda la ruta. En un primer momento hay que cruzar el Arroyo de Valhondillo, pero se hace fácil a través de una pasarela.

El mayor problema que le vemos a esta segunda parte de la ruta, más allá de la mejorable señalización, es que el final es un poco abrupto. Al llegar de nuevo a la altura de la presa, hay que colarse por debajo de una verja y saltar de piedra en piedra al lado de la primera cascada (con cierto riesgo de meter un pie en el agua). Ni siquiera sabemos si está permitido o no, pero el caso es que todo el mundo hace lo mismo.

En cualquier caso, es una ruta espectacular. Tres horitas caminando y que suponen una de las mejores excursiones de un día desde Madrid. Al final del sendero, nada como comerse unas deliciosas croquetas en los restaurantes del aparcamiento o ir a dar un paseo por Rascafría y tomar allí un chocolate caliente.

Antes de terminar, queremos recomendaros esta ruta especialmente si vais al campo con perros, ya que el recorrido es fácil, está lleno de palos y hay buenas praderas en las que revolcarse. ¡Vuestro perrete lo pasará genial! Pero cuidadín si les soltáis, porque podéis cruzaros con algún ciclista.

Ficha técnica: cómo llegar, distancia y otros datos

  • Punto de inicio: el Valle de la Angostura ofrece un montón de posibilidades, pero esta ruta en concreto arranca desde el Área Recreativa La Isla. Está entre los kilómetros 31 y 32 de la M-604. Mucho ojito si vais en fines de semana o festivo, pues el aparcamiento suele estar lleno y si no madrugáis seguramente no encontraréis sitio.
  • Distancia / desnivel: la ruta propuesta es circular y tiene una distancia de aproximadamente 7 kilómetros. No hay mucho desnivel, en total algo más de 125 metros.
  • Dificultad: es una ruta fácil, pero un par de advertencias. La primera, que os abriguéis: puede que en Madrid capital esté haciendo calor pero que aquí haga un frío que pele. La segunda, que llevéis calzado cómodo, pues hay que superar algún pequeño desnivel.
  • Duración: la ruta tiene una duración de casi tres horas, posiblemente algo menos. Depende mucho de la gente: en un día concurrido es posible que algunos grupos ralenticen vuestra marcha, en un día entre semana estaréis solos e iréis a buen ritmo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 ideas sobre “Ruta circular por el Valle de la Angostura (Rascafría, Madrid)”