Viajar a los Balcanes con perro

Pocos destinos hay tan desconocidos en Europa como los Balcanes. Está al ladito de la Unión Europea e incluso algunos de sus países han adoptado el euro como moneda, pero sigue teniendo un halo de viaje exótico que hace que muchos viajeros nos interesemos por ese destino año tras año. De hecho, nosotros hicimos una ruta por los Balcanes de tres semanas en la que exprimimos al máximo esta enorme península.

Una de las preguntas que más nos hace la gente sobre el lugar es si es dog friendly. Dicho de otro modo: ¿cómo es viajar por los Balcanes con perro? ¿Se lo pasará bien vuestro amigo peludo? ¿Hay algún tipo de inconveniente? En este artículo respondemos a todas esas preguntas, aunque vaya por delante que los Balcanes es una región perfecta para ir en compañía de vuestro perro.

¿Los Balcanes son un destino dog friendly?

Sin duda. Obviamente, yendo con cuidado y teniendo claras las normas locales, se puede ir a cualquier sitio. Sin embargo, la Península de los Balcanes es especialmente agradable para viajar con perro. Sin excepciones: en todos los países nos sentimos a gusto por igual.

Por un lado, tanto pueblos como ciudades son claramente dog friendly. Raro fue el sitio en el que no encontramos una fuente que tuviese al lado un cuenco para dar de beber al perro, mientras que los carteles de prohibición generalmente brillan por su ausencia. El único problema a destacar es que la fauna urbana (tanto perros como gatos) está mucho más extendida que en el occidente europeo, pero solo vimos animales tranquilos y que no se acercaban si tú no lo deseabas.

De hecho, ya que hablamos de las ciudades, la mayor parte de los restaurantes aceptaban la entrada con perros. Y los que no, te pedían disculpas con una sonrisa y te ofrecían un sitio en la terraza. Misma cosa con las tiendas: excepto supermercados, en casi todos los sitios se podría entrar con perro.

Por doquier veréis veterinarios, comercios en los que venden productos para animales e incluso tiendas de repostería para mascotas. Vamos, que si tenéis un percance (o queréis darle un capricho a vuestro perro) lo tendréis fácil.

En cuanto a la gente, la aceptación de los perros era exageradísima. No fuimos a ningún sitio en el que no nos sonrieran o no se acercase alguien pidiendo acariciar a nuestro perro. Ojalá encontrásemos esa buena onda cuando viajamos por España.

Por si esto fuera poco, el 99,9% de las playas aceptan la entrada de perros. De hecho, al principio lo preguntábamos en oficinas de turismo y nos miraban como si estuviésemos loco. Cuando les decíamos que en España no es habitual, se echaban las manos a la cabeza. Las únicas excepciones son playas privadas (por ejemplo de hoteles) pero no son nada frecuentes.

Por último, todo esto se podría trasladar a entornos naturales. En algunos lugares hay indicaciones de llevar el perro atado (por presencia habitual de ganado) pero nunca encontramos áreas de acceso restringido. Incluso en espacios protegidos como Parques Naturales no tuvimos ningún problema.

El único punto que negativo que le pondríamos a ir a los Balcanes con perro es el tiempo: en verano es normal que haga bastante calor y eso a los perretes no les suele sentar bien, aunque también es verdad que encontraréis multitud de sitios donde vuestro peludo se podrá dar un buen remojón.

Los mejores sitios para ir con perro en los Balcanes

Aunque todos los países de los Balcanes son dog friendly en general, os hemos querido preparar un top 10 de destinos para viajar con perro en los Balcanes. Dentro del top no hay ni mejores ni peores, los diez son sencillamente imprescindibles:

  • Ljubljana (Eslovenia): la capital eslovena es sencillamente el paraíso para viajar con perro. Tanto es así que en su momento hicimos un post específico de visitar Ljubljana con perro. Comercios con pegatinas invitando a entrar con perro, fuentes con bebedero para perro, tiendas en las que comprarles helado, sin problemas en el teleférico que sube al castillo… ¡Guau!
  • Lago Bled (Eslovenia): estuvimos dudando hasta el final sobre si incorporar el lago más famoso de Eslovenia, pero creemos que no debe faltar en la lista. Aunque en algunos lugares os pondrán pegas (como en los restaurantes más pijos o en las zonas de baño), es un entorno natural privilegiado y vuestro perro disfrutará como un enano. Podéis entrar al castillo con él, son encantadores.
  • Zagreb (Croacia): lo mismo que decíamos de Ljubjana se podría decir de Zagreb. Es una ciudad de avenidas amplias, con muchos parques y en la que siempre seréis bien recibidos viajando con perro.
  • Lagos de Plivitce (Croacia): tampoco puede faltar en esta lista uno de los grandes espacios naturales del continente europeo. Vuestro perro tendrá que ir atado, pero flipará con las cascadas, los lagos y los bosques de los alrededores. Se puede montar en barquito con él.
  • Budva (Montenegro): aunque la ciudad está llena de gatos callejeros, lo cierto es que es un destino perfecto para ir con perros. Pocas veces hemos visto un recinto amurallado con tantos árboles y pequeños parquecitos en su interiores. Además, en las playas de los alrededores podrá darse un chapuzón.
  • Rijeka Crnojevica (Montenegro): la excursión de un día por antonomasia para el turismo nacional montenegrino. Se visita un pueblecito con un pequeño puente, en cuyo alrededor hay playas, bosques y también la posibilidad de montar en barquito.
  • Riviera albanesa (Albania): salvo contadas excepciones, como zonas privadas de hoteles o la siempre masificada Ksamil, las playas de Albania son un paraíso para ir con perros. En todas ellas encontraréis agua limpia, láminas de arena y/o piedrecitas infinitas y vuestro perro podrá pasar un día inolvidable.
  • Lago Ohrid (Macedonia del Norte): más o menos como en el Lago Bled. En el caso de este lago macedonio, encontraréis restaurantes en los que no podréis entrar con perro, pero en el resto de sitios no tendréis problema.
  • Belgrado (Serbia): es uno de nuestros lugares favoritos del mundo, por lo que la capital de Serbia no podía faltar en esta lista. Una ciudad moderna, con todo lo que cabría esperar de un núcleo urbano europeo de gran tamaño y con enormes parques en los que jugar con vuestro perro.
  • Fruska Gora (Serbia): cierra la lista este Parque Nacional. Por supuesto, la ruta visitando iglesias ortodoxas se hace atravesando un entorno natural privilegiado, por lo que será una actividad de lo más estimulante para vuestro perro. En los templos no pueden entrar, pero se ven rápido y fuera siempre hay parques, por lo que podéis ir entrando con turnos.

Aunque faltan un par de países (Bosnia y Kosovo), lo cierto es que tanto en ellos como en los otros de la lista podríamos decir mil destinos más en los que pasar un buen día con vuestro perro. Es lo malo de los top 10, que algunas cosas se quedan en el tintero.

Documentación necesaria

En realidad, la documentación de animales para viajar a los Balcanes no difiere mucho de la que deberíais llevar siempre en viajes, tanto dentro como fuera de España.

Básicamente tenéis que tener claras tres cosas:

  • Vuestra mascota debe tener microchip y todas las vacunas / desparasitaciones en regla: si no, os arriesgáis a que no os dejen entrar al país o incluso a que os intervengan a vuestro perro si ya estáis dentro. Mucho ojo con esto, las multas son cuantiosas, por no hablar del riesgo de que pongan en cuarentena o incluso sacrifiquen a vuestro compañero de viaje.
  • La mejor manera de demostrar todo lo anterior es el Pasaporte para Animales de Compañía de la Unión Europea, el cual podréis conseguir en vuestro veterinario por entre 25 y 50€ (el precio depende de la clínica). Allí están registrados los datos básicos del animal y se registran las vacunas y desparasitaciones según se van administrando.
  • Por último, no estaría de más conseguir un Certificado de Salud Animal. Es una revisión que se hace al perro y que acredita que no tiene ninguna enfermedad. Aunque en teoría cada país tiene unos plazos (por ejemplo, que no tenga más de 10 días de antigüedad el certificado), en la práctica no os pondrán ninguna pega si ven que es reciente y explicáis que lo hicisteis al salir de casa. Nosotros ya hemos cogido la costumbre y lo hacemos siempre el día anterior a salir de viaje, pues solo hay que ir al veterinario y pasar por caja (unos 50€).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *