Ruta de 4 días por Eslovenia

No lo vamos a negar: Eslovenia es un país que nos encanta. En muy poquito terreno hay ciudades increíbles, pueblos de cuento, espacios naturales únicos e incluso unos pocos kilómetros de playa que son de lo mejorcito de esta parte de Europa. En esta guía os vamos a contar cómo preparar un viaje de tres o cuatro días en coche o furgoneta por esta joya al este de Italia.

Introducción: el país menos balcánico de los Balcanes

Eslovenia es un lugar especial y siempre lo ha sido. Pese a que para muchos viajeros supone la puerta de entrada a los Balcanes, lo cierto es que históricamente el país siempre ha estado más vinculado a las potencias centroeuropeas que a las balcánicas. Su cultura tiene mucho más que ver con Italia o Austria que con sus vecinos del sur, siendo católicos y protestantes mucho más numerosos que los ortodoxos.

El Estado actual surgió en 1991, siendo el primer país en independizarse durante el proceso de disolución de Yugoslavia. En ese momento Eslovenia era un lugar mucho más avanzado que cualquiera otra zona de los Balcanes, situación que a día de hoy parece mantenerse. En 2004 entró a formar parte de la Unión Europea, adoptando el euro como moneda en 2007.

En líneas generales, se trata de un país montañoso. Buena parte de su superficie forma parte de diferentes cadenas montañosas, destacando especialmente los Alpes Julianos. Eso hace que durante muchos meses del año haga más frío del que podría esperarse. Ojo, que Eslovenia también tiene salida al mar, con casi 50 kilómetros dando al mar Adriático. Vamos, que es un sitio de lo más variado.

En resumen, Eslovenia es un sitio pequeñito, tranquilo y en el que es fácil moverse de un sitio para otro.

Recorrido y lugares que visitar

En nuestro último viaje, hicimos una ruta de cuatro días por Eslovenia. Nos movimos en furgoneta, aunque las comunicaciones son tan buenas que seguramente se podría haber hecho una ruta similar en transporte público.

Estos fueron los lugares visitados:

  • Pirano: la primera parada, a donde llegamos prácticamente de noche. Es el principal emblema de la parte costera de Eslovenia: una ciudad de sol y playa en la que predomina la arquitectura de estilo veneciano. Desde su costa se pueden ver Italia a un lado y Croacia al otro.
  • Ljubljana: la capital del país requiere un mínimo de un día. Es, sin lugar a dudas, una de las capitales más bonitas de Europa. No es muy grande, pero está llena de edificios preciosos, zonas verdes, tiendas con artesanía local y se come de maravilla. Es de nuestras ciudades favoritas del mundo.
  • El Lago Bled: se trata del lugar más visitado por los propios eslovenos, a los que les invade una especie de nostalgia y patriotismo bastante curioso cuando están allí. El pueblo que da nombre al lago no tiene grandes cosas, pero su castillo es impresionante. En el lago se pueden hacer millones de cosas, tantas como para pasar varios días allí: el senderismo y los deportes acuáticos son las actividades más destacadas.
  • Radovljica: este pequeño pueblo conserva una estupenda herencia medieval, además de ofrecer al viajero varios pequeños museos y diferentes galerías de arte. Se trata únicamente de un par de calles, pero en los alrededores encontraréis la cara más tranquila y verde de Eslovenia. También os recomendamos Mostrana, que está al lado y es aun más rural.
  • Novo Mesto: la última parada que hicimos en Eslovenia, ya de camino a Croacia. Es una ciudad ubicada en un meandro del río Krka, cuyas casas encaramadas al agua ofrecen la típica imagen de postal.

Documentación, vacunas y otros trámites

Eslovenia es un país muy fácil de visitar. Al pertenecer a la Unión Europea, no hacen falta ni pasaporte ni visado para ciudadanos españoles: con el DNI será más que suficiente para entrar.

Moneda

Más de lo mismo. Eslovenia adoptó el euro como moneda oficial en el año 2007, así que pagaréis igual en España. Hay cajeros automáticos en todas las ciudades y están acostumbrados al pago con tarjeta, aunque no está de más que llevéis efectivo si os movéis por las zonas más rurales del país.

Los precios son en general un poco más altos que en España.

Gastronomía

En Eslovenia se come realmente bien. Su oferta gastronómica es reflejo de su posición en el mapa y de su evolución histórica. Por un lado, la herencia italiana es innegable (especialmente en las ciudades que estuvieron bajo dominio veneciano, como Pirano). Por tanto, pastas y pizzas de primera calidad serán siempre una opción a tener en cuenta.

Sin embargo, la cercanía al centro de Europa hace que también sean muy típicos los guisos de carne estofada o las salchichas de diferentes clases. Si buscáis comida económica, esa última opción ha de tenerse en cuenta en todo momento.

Por último, no deja de ser un país balcánico, así que encontraréis ingredientes que en España no se trabajan tanto. Por ejemplo, acompañamientos de maíz o verduras en vinagre son mucho más fáciles de encontrar.

Alojamiento

La oferta de alojamientos en Eslovenia es de primer nivel, no tendréis problema en encontrar alojamientos a diferentes precios en cualquier ciudad turística. Las zonas de montaña tienen mucha inclinación por los deportes de nieve, con los clásicos resorts. Lo mismo en la playa: pese a ser una franja de apenas 50 kilómetros, tenéis mucho donde elegir.

Sin embargo, nuestra recomendación es que apostéis por lo local. Eslovenia tiene una gran tradición de pequeños alojamientos rurales, normalmente regentados por una familia que gustosa os ofrecerá lo mejor de la gastronomía local.

Transporte

Moverse por Eslovenia es sencillo, el país está repleto de autovías y el transporte público funciona fenomenal.

Si vais con coche propio, es muy importante que sepáis que tenéis que comprar una viñeta para vuestro vehículo. ¿Qué es eso? Una especie de tarifa plana para utilizar las autopistas del país. Se compra en cualquier gasolinera (lo mejor es que lo hagáis en la primera que veáis, para evitar sorpresas) y existen viñetas de diferentes duraciones. En 2020, la de una semana costaba 15€ y la de un mes 30€. Con coche de alquiler esa viñeta debería estar incluida, pero informaos por si acaso.

Si os vais a mover entre ciudades utilizando transporte público, estáis de suerte: Eslovenia es un país súper bien comunicado y en el que podréis desplazaros de manera ágil por todo su territorio.

Seguridad

«¡Uh! ¡Los Balcanes! ¡Qué miedo!»

Suena a broma, pero eso nos dijeron varias personas cuando les contamos que íbamos a viajar por allí. La gente tiene el concepto de mafioso albanokosovar muy arraigado y piensa que en los Balcanes llevarse un tiro en la pierna por una disputa de tráfico es lo más habitual del mundo, pero nada más lejos de la realidad.

Eslovenia es un país 100% seguro, posiblemente de los más tranquilos de la Unión Europea. Obviamente, en las ciudades grandes siempre hay zonas para evitar (como los alrededores de las estaciones de tren), pero por lo demás podéis ir tranquilos.

Consejos finales

En resumen, nos ha encantado Eslovenia. Estuvimos cuatro días y nos fuimos con la sensación de que podríamos haber estado el doble o el triple tranquilamente.

En esta guía encontraréis los lugares que visitamos nosotros por pura elección personal, seguramente echéis en falta otros grandes hits como el Lago Bohinj o la Cascada Boka. Sin embargo, pensamos que como primera toma de contacto esta ruta os puede hacer conocer a las mil maravillas este precioso país.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *