Qué se suele camperizar en una furgoneta: imprescindibles y opcionales

Saber qué elementos camperizar en una furgoneta es básico a la hora de acometer el proyecto para transformar tu vehículo. Las posibilidades en materia de camperización son casi infinitas y el espacio siempre resulta menor del que te gustaría, por lo que es clave conocer las principales líneas de trabajo para saber con qué te quedas y qué descartas. Además, en base a estas decisiones iniciales el tiempo y el presupuesto variarán muchísimo.

A modo de introducción, aquí os enseñamos qué se suele camperizar en una furgoneta, así como las posibilidades dentro de cada campo y precios orientativos.

Vanlife – Camping Van on a mountain in Switzerland

Aislamiento, suelo y panelado: tan básicos como desconocidos

Empezamos con algo básico que, sin embargo, no es conocido por el gran público antes de meterse en el mundo de las furgonetas camperizadas. Nos referimos a todo lo relacionado con el confort en una camper: aislamiento, suelo y panelado.

Si queréis estar bien a gusto en el interior de vuestro vehículo, tanto en verano como en invierno, es necesario que tenga un correcto aislamiento. Imaginad la furgoneta totalmente vacía por dentro. Antes de ponerle paredes o suelo, lo primero sería aislar. Esto se puede hacer con materiales flexibles o no flexibles, en un proceso que puede hacerse en pocos días si se tiene maña.

Hay determinadas cosas en esta vida en las que no merece la pena ahorrar, como el ketchup o el champú: siempre hay que coger los mejores. Con el aislamiento pasa lo mismo, pues si no tenéis la furgo bien preparada se convertirá en un horno en verano y en un congelador en invierno.

Una vez hayáis aislado, llega el momento de poner suelo, así como panelado lateral y superior. Aparentemente son elementos estéticos, pero mucho ojito con que la instalación sea deficiente (con lo cual habrá ruidos cuando estéis en circulación) o los materiales baratos (si esto se estropea hay que retirar todo lo demás para cambiarlo). Además de elegir materiales buenos y bonitos, conviene que sean ligeros. Pensad que cuanto más pese vuestra camperización mayor será el consumo de la furgo.

La instalación del aislamiento y el panelado no es compleja, por lo que si tenéis un espacio de trabajo os lo podéis plantear. Tened en cuenta que lleva mucho tiempo, así que os cobrarán mucha mano de obra en caso de que lo haga un tercero. Por menos de 500€ imposible que os hagan las dos cosas.

Muebles para furgoneta: no hay dos iguales

Los muebles también son un elemento imprescindible para camperizar. Se puede viajar sin cocina, sin electricidad o sin agua, pero no sin una cama en la que dormir.

Las recomendaciones para el panelado aplican para los muebles: que sean buenos, ligeros y estén correctamente instalados será básico para vuestro confort.

Básicamente se pueden distinguir tres tipos de muebles:

  • Cama: que puede estar siempre montada o ser de quita y pon.
  • Mesa: lo mismo. Es un elemento al que al principio no le dábamos importancia, pero poder hacer vida cómodamente en el interior de la furgo es fundamental.
  • Almacenamiento: en un espacio tan reducido como el interior de una furgoneta, aprovechar hasta el último centímetro es clave. No renunciéis a ningún hueco, aunque solo sea para llevar souvenirs de vuelta a casa.

En la distribución de los muebles de la furgo influyen factores de todo tipo: cuantas personas viajan, la frecuencia de uso, el tipo de viaje que os gusta hacer… Por ejemplo, si lo vuestro es el esquí o el surf, lo lógico es que tengáis grandes espacios de almacenamiento para transportar todos los bártulos.

Los muebles suelen ser lo más caro de hacer, tanto haciéndolos vosotros (por el coste de los materiales y el tiempo que se tarda) como con una empresa que os los prepare. Nosotros pedimos hasta diez presupuestos y solo uno bajó de 1000€, el resto se disparaba en ocasiones incluso por encima de 5000€. También encontraréis muchas webs que vende conjuntos ya hechos para las furgonetas más típicas: más económico, pero puede que no encajen en vuestra idea inicial.

Por cierto, en muchos vehículos podréis instalar un techo elevable. Aunque la obra es cara y delicada, ya que implica tocar el chasis, podréis hacer que vuestra camper sea cómoda para viajar con otra pareja o con niños. Otro dato a tener en cuenta en furgonetas pequeñas y medianas es que el techo elevable os permitirá estar de pie dentro del vehículo.

Claraboyas y ventanas, mucho más que puntos de entrada de luz

La importancia de poner claraboyas y ventanas depende en buena medida de cómo sea vuestro vehículo antes de camperizarlo. Por ejemplo, el nuestro era un furgón y solo tenía ventanas atrás, por lo que poner una claraboya era básico para nosotros.

La instalación de nuevas ventanas y claraboyas en una furgoneta aporta fundamentalmente dos cosas:

  • Entrada de luz
  • Ventilación

Este último punto es importantísimo. Pensad que en el interior de vuestra furgoneta se estará generando condensación todo el tiempo debido a la diferencia de temperatura con el exterior, por lo que contar con una ventilación adecuada hará que la humedad propia de la condensación se vaya eliminando. No hacer esto hará que surjan óxido y que se os rompa todo lo que habéis instalado.

Podéis encontrar claraboyas desde 50€, así como ventanas por 100€. En estas instalaciones vimos mucha variación en la mano de obra, pues nos dieron presupuestos desde los 100€ hasta los 600€.

Eso sí, mucho ojo con pasaros. Cada ventana no solo es un punto de iluminación y ventilación, sino también un lugar por el que se os colará el frío. Convertir la carrocería de vuestra furgo en un queso gruyere puede hacer que os muráis de frío (o que vuestro presupuesto se dispare con el aislamiento).

Instalación eléctrica: el mundo de los enchufes y los interruptores

¿Por qué hacer instalación eléctrica en una furgoneta? Depende de lo enganchados o no que estéis a la tecnología, pero para nosotros resulta básico poder cargar el móvil, usar el portátil para trabajar o utilizar un secador para no irnos a dormir con la cabeza mojada.

Si sois capaces de prescindir de toda tecnología, sin duda os podéis saltar la instalación eléctrica, ya que lo poco que necesitéis (como por ejemplo llenar la batería del móvil) lo podréis resolver con un cargador de mechero.

Si vais a hacer un uso medio, el tema también lo podéis resolver sin ningún tipo de instalación. Nosotros nos hemos hecho viajes de hasta un mes cargando el móvil en el mechero y utilizando baterías externas para todo lo demás.

Sin embargo, cuando ya te metes a tope con la furgo, quieres instalar elementos como una nevera de compresor o simplemente tener más autonomía, la instalación eléctrica adquiere su razón de ser.

Lo más habitual es instalar:

  • Segunda batería: normalmente va debajo de uno de los asientos delanteros o en los bajos de la furgoneta, y sirve para tirar de ella cuando el vehículo está parado. Así podréis usar todos vuestros dispositivos sin miedo a que luego la furgoneta no arranque.
  • Alternador: el elemento que conecta ambas baterías. Hace que la corriente se coja del sitio adecuado, que se cargue cuando toca y que no haya ningún problema. Los hay manuales y automáticos, sin duda merece la pena que sea de estos últimos y así olvidarse de su existencia.
  • Enchufes: lo normal sería que pusieseis enchufes, tomas de USB y tomas de mechero por diferentes zonas de la furgo.
  • Luces led: ya que vais a tener una segunda batería, podéis hacer el interior más acogedor poniendo un extra de iluminación en laterales, techo o incluso el interior de algunos cajones.

Una instalación eléctrica normalita se va a los 500€ entre segunda batería, relé, cables, enchufes y mano de obra. Obviamente si lo hacéis vosotros os saldrá más barato, pero a nosotros nos parecía imposible sin electrocutarnos.

Nosotros somos de movernos de un lado para otro, así que simplemente circulando se nos carga la batería. Sin embargo, si os gusta estar en un mismo punto varios días, quizá os interese más instalar placas solares en el techo de la furgoneta. También hay de diferentes tipos y precios.

Circuitos de agua (duchas, baños, fregaderos…)

Como en otros ámbitos, influyen vuestro presupuesto y el uso que queráis darle a la furgo. Sin embargo, en materia de circuito de agua para furgonetas, influye especialmente el tamaño de vuestro vehículo. Hablando claro: en una gran volumen os podéis plantear tener ducha y baño en el interior, pero en una mediana no hay ni siquiera espacio para estar de pie.

Lo primero que hay que decir es que el circuito de agua está plenamente relacionado con la instalación eléctrica, ya que si no tenéis una segunda batería difícilmente podréis calentar el agua o utilizar bombas para que lleguen de un lado de la furgoneta a otra. Se podría resolver con baterías externas, no decimos que no, pero se nos hace un poco rollo.

Como nuestra furgoneta es de tamaño mediano, resolvemos el tema del agua con dos bidones (uno de aguas limpias y otro de aguas grises), bombas de agua conectadas a la segunda batería y un pequeño fregadero. Con esto podemos beber agua, lavarnos los dientes y fregar los cacharros en el interior, así como ducharnos en el exterior.

Si la furgoneta fuera de gran volumen, podríamos haber instalado un boiler o calentador de agua y haber hecho una instalación con ducha y baño.

Cocinas, otro mar de posibilidades

A nivel de cocinas para furgoneta, misma cosa que con el circuito de agua. En vehículos de gran volumen se puede hacer una instalación de gas, para utilizar bombonas grandes y no tener que preocuparse por ellas durante meses.

Sin embargo, nosotros vamos con una furgoneta mediana, así que resolvemos esto con el clásico hornillo de gas Bistro Campingaz, de menos de 20€. Utiliza unos cartuchos de sechables que se compran a menos de 2€. Con un cartucho nos da para una hora y media cocinando, así que llevamos varios en un cajoncito de la furgo y con eso vamos tirando.

Si tenéis intención de cocinar en la furgo, dos consejos: hacedlo en el exterior siempre que podáis, ya que los olores se acaban pegando a la furgo; y pensad en este tema cuando diseñéis los muebles, ya que son muchos trastos (cacerolas, platos, cubiertos, botes de especias, comida…).

Caravan rv inside, kitchen area. Cooking in campervan. Holidays, adventure with motor home. Van life lifestyle.

Calefacciones para furgoneta: caras pero necesarias

Para terminar, aunque suelen ser caras, os recomendamos plantearos la instalación de una calefacción estacionaria. Nosotros pensábamos que la furgoneta se calentaba con su propia calefacción, pero eso implicaría tenerla encendida toda la noche. Resulta que existen sistemas independientes, que se conectan con el propio depósito de combustible del vehículo y permiten calentarte con un consumo mínimo. De hecho, con un litro y medio podéis tener la calefacción encendida toda la noche, por lo que no hace mucho gasto.

Instalar una calefacción en la furgoneta a nosotros nos parece ciencia ficción. En internet hay millones de tutoriales y gente que asegura haberlo hecho, pero nosotros no nos atrevimos. El precio suele oscilar entre 400€ y 1000€ en función de la marca que escojáis, siendo dos las que dominan el mercado: Planar, rusas y más baratas; y Webasto, la líder del mercado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *