Visitar Ljubljana con perro: la ciudad más dog-friendly de Europa

Pocas capitales europeas con tan dog friendly como la capital de Eslovenia. En esta guía os vamos a contar cómo preparar vuestra visita con perro a Ljubljana, para que sepáis todo lo que podéis esperar de esta hermosa ciudad.

¿Qué ver en Ljubljana con perro?

Lo primero, un pequeño resumen de lo que podéis ver. Si queréis más información, os recomendamos leer el post en el que os enseñamos qué ver en Ljubljana en un día, donde nos explayamos bastante más.

Básicamente los hits son:

Plaza de Preseren: con la Iglesia de la Anunciación de María, los Tres Puentes y la rotonda con lluvia. Muy importante este último elemento: se trata de una especie de perfomance en la que chispea todo el tiempo, a vuestro perrete le encantará la experiencia.

Recorrer el río en ambos sentidos: podréis ver restaurantes, tiendas y edificios súper bonitos. Hay mucha sombra y la cercanía al río reduce la temperatura, así que los perros van encantados.

Subir al castillo: se puede ir andando, pero es un palizón. Merece la pena subir en funicular (ida y vuelta a 4€ por persona). Vuestro perro será más que bienvenido, aunque es obligatorio ponerle bozal.

Lugares de interés para perros en Ljubljana

Aparte de los hits del apartado anterior, queremos destacar dos sitios en los que vuestro perro se lo pasará especialmente bien:

– El Parque Tivoli: un espacio verde enorme en el que podrá correr, conocer a otros perros y ver a un montón de aves diferentes.

– El parque que está al lado del castillo: ya sea desde el río o una vez estando arriba, podéis daros una vuelta por allí para que vuestro perro pueda oler un montón de plantas.

Aparte de esos dos parques, no os podéis perder la divertida pastelería / heladería para perros que está en Ljubljana. La podéis encontrar en un callejón al ladito de la Mestni trg. Allí podréis comprar todo tipo de chuches para perros: nosotros le compramos unos helados de atún y calabaza y se volvió loco de la alegría.

Por cierto, todo el casco histórico es realmente dog friendly: casi en cada esquina encontraréis una fuente en la que hay un cuenquito con agua para los perros. Se agradece sobretodo en días de calor. También encontraréis dispensadores de bolsas para recoger cacas con mucha frecuencia y prácticamente todo el centro es peatonal, por lo que podrás pasear con tu peludo tranquilamente sin preocuparte de los coches.

Para terminar, decir que en todas las terrazas aceptarán a vuestro perro con los brazos abiertos. En seguida le traerán un cuenco con agua y lo más probable es que mientras comáis se os acerque más de una persona a preguntar si puede acariciar a vuestro perro.  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *