Rijeka Crnojevića: el puente más visitado de Montenegro

Rijeka Crnojevića es una de las excursiones de un día más típicas que hacer en Montenegro, sobre todo para los locales. Es un sitio que realmente no tiene mucho que ver, pero que evoca al típico día de picnic en familia. Lo juega todo a una carta: un precioso puente de piedra construido a mediados del siglo XIX, el cual hace que la estampa del río sea poco menos que de postal.

Llegar no es nada cómodo. Su media horita en coche desde Cetinja se hace por una sinuosa carretera que desciende desde la ladera de una montaña hacia el río, con más curvas de las que podemos recordar. Los paisanos no colaboran demasiado con su manera de conducir, así que si os decidís por hacer esta excursión id preparados para un ratito de sufrimiento. Eso sí, las vistas desde la carretera son inmejorables.

Qué ver en Rijeka Crnojevića

Antes de visitar el pueblo propiamente dicho, continuad hacia adelante con el coche, pues a poco más de un kilómetro encontraréis un segundo puente. Es mucho menos conocido y no es tan bonito, pero permitirá también ver un par de monumentos que sirven como testigos de la época comunista. También os sirve para ver el río con algo más de caudal, pues a la altura del pueblo no va con demasiada agua.

La zona del pueblo propiamente dicha no se tarda mucho en visitar: como mucho media hora. Básicamente hay que ver una pequeña playa fluvial, exprimir al máximo el puente (haciéndole fotos desde abajo, cruzándolo y descruzándolo) y poco más, porque el resto son restaurantes.

Pudiera parecer que no nos gustó la visita, pero en realidad pasamos uno de nuestros mejores ratitos en Montenegro. Cogimos un mantel bonito, preparamos un picnic y estuvimos comiendo a la vera del río. Suponemos que ese es el éxito de Rijeka Crnojevića: pasar el día sin más pretensión que disfrutar de un rato agradable.

Paseos en barco desde Rijeka Crnojevića

Uno de los hits de toda visita que se precie es hacer un paseo en barco. Remontando el río podréis conocer mejor la flora y la fauna del entorno, disfrutar de su sinuoso trazado y llegar hasta el bonito Lago Skadar.

¿Cómo hacer uno de esos tours? Es tan sencillo como respirar. En cuanto pongáis un pie en Rijeka Crnojevića, varios paisanos os ofrecerán los tours en sus barcas. No son especialmente pesados, pero no es difícil encontrarlos. Depende de vosotros regatear y conseguir un precio / recorrido que se adapte a vuestros intereses.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *