Pasar la ITV con una furgoneta camperizada sin homologar

Durante mucho tiempo, viajábamos con una furgoneta con la camperización sin homologar. Es decir, teníamos todo lo necesario para poder viajar en ella, pero con muchas limitaciones: nada podía ir atornillado a la chapa, algunas reformas no las podíamos hacer sin homologar, cada vez que pasábamos la ITV estábamos a merced de la suerte que tuviésemos ese día… En este post os contamos cómo es pasar la ITV con una furgoneta camperizada sin homologar, incluyendo un montón de supuestos, vuestros derechos generales y experiencias concretas al recibir la ITV favorable o desfavorable.

¿Qué se puede camperizar sin homologar?

No está de más empezar con un pequeño recordatorio de todo lo que se puede camperizar sin homologar. En cualquier caso, tenéis mucho más ampliada esta información en el artículo en el que os presentamos argumentos a favor y en contra para homologar una camperización.

En general, tenéis que tener claro que se puede poner todo aquello que no modifique la estructura de la furgo (por ejemplo, olvidaos de poner una claraboya) y que se pueda retirar en caso de que alguien (el técnico de la ITV o un guardia civil con tiempo libre) lo solicite.

Dicho de otro modo, se pueden poner muebles que no vayan atornillados a la chapa (aunque si sujetos con cinchas) y elementos móviles como un potty o una nevera portátil. Todo esto será considerado carga. Por el contrario, no podréis fijar los muebles, hacer modificaciones como una segunda batería o una instalación de gas.

Hay una excepción a esto, que es el aislamiento, el suelo y el panelado. Siempre y cuando no supere el 5% del peso máximo de la furgoneta, puedes poner todo eso (os dejamos también el enlace al post sobre confort en una camper).

Building the bed frame inside a van

Nuestra experiencia

Entonces… ¿por qué habría de tener algún problema pasando la ITV si todo el equipamiento sin camperizar cumple las normas al milímetro? Pues por varios motivos, aunque fundamentalmente dos:

  • Los españoles (y los humanos en general) somos muy de aprovechar las normas hasta los límites. En estos años en carretera hemos visto de todo: gente que hace instalaciones loquísimas cuyo único fin es que sean indetectables desde fuera (pero que si te pillan te pueden multar) hasta muebles que no iban anclados pero que pesan tantísimo que no pueden moverse, por poner dos ejemplos. Obviamente, no tendrás ningún problema si tienes una instalación que no pese nada y que puedas retirar antes de ir a la ITV.
  • La arbitrariedad de las ITVs: aunque técnicamente se puede pasar la ITV con carga, dependéis del criterio del que os haga la inspección. Si esa persona os dice «uuuuuh eso que tenéis ahí…» ya el tema empieza mal. Os pueden pedir que lo saquéis todo in situ, pero también deciros que con eso no se puede pasar la ITV. Y, por mucho que con la ley en la mano le digáis que eso es carga y que tal, ellos os darán un bonito informe desfavorable.

Nosotros pasamos varias ITVs sin problema. En algunas ni nos abrieron la furgo, en otras miraron vagamente y dijeron que cómo molaba el tema, en otras nos hicieron demostrar que todo era móvil… Sin embargo, también tuvimos negativas. Eso implicó volver a casa, desmontarlo todo, vaciarlo y volver.

Con el paso del tiempo, nuestras necesidades de camperización fueron aumentando y optamos por hacer un gran proyecto y homologarlo todo. No os lo vamos a negar: en todo ese proceso, pesaron mucho las ganas de ir a la ITV sin miedo a que sea una lotería. Ahora lo tenemos todo en regla y no hay ITV en este país que pueda hacernos informe desfavorable por la camperización.

Camperiza tu furgoneta sin tener ni idea de bricolaje

Este artículo forma parte de una guía mayor, en la que repasamos todos los aspectos relacionados con la camperización (sin saber nada de bricolaje) de una furgoneta. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *