Cómo es la visita a los Lagos de Plitvice: rutas, horarios y tarifas

Los Lagos de Plitvice son uno de los principales destinos turísticos de Croacia. En pocos sitios del mundo la naturaleza muestra unas imágenes tan impresionantes como las que podréis ver en este increíble Parque Nacional. En este artículo os vamos a contar todo lo que se puede ver y hacer en estos lagos.

Qué son los Lagos de Plitvice

Se trata del Parque Nacional más conocido de Croacia, tanto que en el año 2011 fue uno de los candidatos a las siete maravillas naturales del mundo. Más de dos tercios de sus 30000 hectáreas están cubiertas de bosque, siendo un lugar en el que conviven en armonía especies como el oso pardo europeo, el gato montés o el lobo. No hace falta decir que este lugar es Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO.

La parte que visitan los turistas está en el corazón del espacio protegido, constituyendo un terreno de unos 8 kilómetros cuadrados. En él se pueden visitar 16 lagos y casi 100 cascadas a lo largo de diferentes pasarelas de madera y pistas forestales.

Experiencia en Plitvice: horarios, tarifas y rutas

Pero basta ya de teoría y vamos a relatar como fue nuestra experiencia. La primera palabra que nos ha venido a la mentes es cara. ¡Muy cara! Visitar los Lagos de Plitvice es sinónimo de rascarse el bolsillo, no solo por el parking (10 kunas la hora para coches y 100 kunas para furgonetas con independencia del tiempo que se esté). ¿Sabéis cuanto cuesta la entrada al parque? 200 kunas por persona… ¡casi 30€ por cabeza! Y si quieres un mapita, pues otras 20 kunas más.

Existen dos aparcamientos, os recomendamos ir al primero ya que parece la entrada principal. Ojo, que la mayor parte de las rutas acaban pasando por el los dos aparcamientos, pero empezando el recorrido desde el aparcamiento 1 en seguida veréis la cara más espectacular de Plitvice.

El horario de apertura de las taquillas es de 8 a 16, pudiendo estar en el parque hasta dos horas después del cierre de las mismas. Conviene ir a primera hora (sobre todo en fines de semana o en temporada alta), pues de lo contrario tendréis que esperar un buen rato.

Hemos empezado por lo malo (precios y horarios de apertura restringidos), pero ahora vamos con lo bueno. La visita al parque es cómoda y está perfectamente señalizada, ninguna pega al respecto de esto. De hecho, existen diferentes rutas que os permitirán emplear más o menos tiempo en la visita al parque. Son las siguientes:

  • Ruta A: es la única que sale solo desde el Aparcamiento 1, dura 2-3 horas y os permitirá ver los lagos inferiores.
  • Ruta B: sale desde ambos aparcamientos, dura 3-4 horas y os permite ver los lagos inferiores y navegar en barquito por la principal zona de agua del parque.
  • Ruta C: sale desde ambos aparcamientos, dura 5-6 horas, os permite ver los lagos inferiores y superiores y además montaréis en barquito.
  • Ruta E: es la única que sale solo desde el Aparcamiento 2, dura 2-3 horas y os permitirá ver los lagos superiores.
  • Ruta F: es igual que la B, pero en sentido contrario.
  • Ruta H: sale desde ambos aparcamientos, dura 5-6 horas, os permite ver los lagos inferiores y superiores y además montaréis en barquito.
  • Ruta K: sale desde ambos aparcamientos, dura 6-8 horas, os permite ver los lagos inferiores y superiores y prescinde del barco, haciendo su recorrido a pie. Tendréis acceso a la totalidad del parque y a unos miradores que os permitirán hacer unas fotos súper bonitas.

Nosotros nos decantamos por la ruta B, que es la que hacen la mayor parte de los visitantes al parque. En ella se ven los lagos inferiores, algunas cascadas y se monta en barco.

Tras cruzar la entrada, se accede a un impresionante mirador en el que se ve la que posiblemente sea la imagen más conocida de los Lagos de Plivitce.

A partir de ahí, se desciende por diferentes rampas de piedra hasta el nivel de los lagos, los cuales se visitan a través de pasarelas de madera. Es increíble estar al lado de aguas con esos colores, es una experiencia única.

El camino está perfectamente señalizado, aunque vimos a más de uno saltarse hits importantes. Aunque en todo momento te indica por donde va la ruta, a veces hay desvíos para ver puntos de interés concretos (como la cascada que veis más abajo) que la gente se suele saltar. Pobres diablos.

Los tres lagos inferiores son increíbles, todo lo que se diga de ellos es poco. Al principio la visita puede ser un poco incómoda (mucha gente agolpada en los primeros miradores), pero rápidamente el recorrido se vacía y se vuelve mucho más tranquilo.

Se visitan también algunas cuevas, en las que hay escaleras duritas. Suponemos que no hacía falta decirlo, pero para recorrer los Lagos de Plitvice hay que ir con calzado cómodo. Vimos a más de una señora con tacones en los pies y gesto de querer morirse en la cara.

Más o menos a mitad de recorrido hay una zona con tienda de recuerdos y kioskos en los que comprar agua y comida. Nosotros cometimos el error de no llevar agua, así que llegamos exhaustos a esta zona. No nos quedó otra que desayunar hamburguesas y perritos calientes para reponer fuerzas.

Desde esa zona sale el barquito que cruza el lago más grande de todos. Es bueno que sepas que los paseos en barco están incluidos en la entrada de manera ilimitada. También hay que destacar que los barcos son dog friendly, así que podréis montar en ellos con vuestro perro.

En ese punto, el barco lleva más o menos hasta la entrada al segundo aparcamiento. Desde ahí podéis volver al primer aparcamiento en una especie de trenecito (lo cual será la alegría de quien esté destrozado tras dos horas de caminata), pero en nuestra opinión es una pena.

Volver caminando os permitirá conocer un lado un poquito más salvaje de Plitvice, con árboles enormes y nuevas panorámicas de los lagos.

En cualquier caso, pese a todo lo malo que se pueda decir (como el sablazo de la entrada o las aglomeraciones al principio), la visita al Parque Nacional de los Lagos de Plitvice debería ser obligatoria estando en Croacia. Es una auténtica pasada y, aunque estamos muy contentos con las fotos que acompañan a este artículo, no le hacen ninguna justicia al lugar. Es uno de esos sitios que hay que verlos para poder creerlos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *