Ruta de tres días en coche por Bulgaria

Después de cinco artículos contando diferentes experiencias por el país, hoy nos animamos con esta guía práctica para visitar Bulgaria. En ella os vamos contar todo lo que hicimos nosotros para exprimir al máximo una escapada de tres días por este país del este de Europa, en la que hicimos una ruta en coche de alquiler que nos permitió conocer algunos de los destinos más representativos.

Introducción: Bulgaria, una excelente «escapada Ryanair»

En la época de nuestros padres o nuestros abuelos, viajar a Bulgaria no era algo precisamente habitual. Sin embargo, para millenials en adelante es un destino de lo más habitual, gracias a la entrada del país en la Unión Europea y a la llegada a la capital de varias aerolíneas low cost.

Encontrar unos billetes de ida y vuelta a Sofía por entre 50€ y 100€ por persona es muy sencillo, el país es muy barato y Bulgaria tiene prácticamente de todo: ciudades enormes, montañas para esquiar o hacer senderismo, playa, vestigios arqueológicos, monasterios… ¿hace falta decir algo más? Con poco que planifiquéis podéis pasar un finde o un puente perfecto. De hecho, hay mucho que ver: puede ser un destino para una semana o dos con toda la tranquilidad del mundo.

Aunque Bulgaria forma parte de la UE desde el año 2007, el país todavía tiene mucho camino por recorrer. A ese futuro prometedor le respalda un pasado lleno de Historia, pues aquí estuvieron establecidos los romanos, los otomanos e incluso imperios locales que dominaron la región. Su pasado reciente está marcado por cincuenta años como estado socialista (desde la II Guerra Mundial) hasta los cambios vividos en Europa del Este entre 1989 y finales de siglo.

En cualquier caso, hablamos de un país barato, seguro y con una infraestructura más que suficiente para recibir a millones de turistas cada año. Seguramente vuestros padres y vuestras madres prefieran que hagáis una escapada a París o Roma, pero vais a ver que el destino es de lo más apetecible.

Recorrido y lugares visitados

  • Sofía: el punto de entrada y salida de Bulgaria suele ser su capital. No penséis en ella como la típica ciudad gris marcada por la arquitectura estalinismo, porque no tiene nada que ver. Obviamente hay muchos edificios de época socialista, pero brillan con luz propia otros atractivos turísticos: la impresionante Catedral de Alejandro Nevski, la Iglesia Rusa o la Mezquita Banya Bashi son algunos de ellos. Hay muchos museos, zonas verdes y una oferta gastronómica sensacional, por lo que muy mal se tiene que dar vuestra experiencia allí como para que no os guste la visita.
  • El Monasterio de Rila: este increíble conjunto monástico se encuentra a unos 120 kilómetros de Sofía. Patrimonio de la Humanidad desde el año 1983, es uno de los monasterios ortodoxos más bonitos del mundo. En su enorme claustro encontraréis una iglesia llena de pinturas murales, una torre defensiva que lleva fascinando siglos a los viajeros y también un pequeño museo. Imprescindible.
  • Bansko: este pequeño pueblo de montaña tiene mucha fama entre los aficionados a los deportes de invierno, ya que está al lado de la estación de esquí con la pista más grande del mundo. Sin embargo, su casco histórico es un excelente conjunto que representa a la perfección la arquitectura tradicional de los pueblos de montaña búlgaros. Nosotros no fuimos a esquiar y aun así nos pareció una visita imprescindible, perfecta para combinarla con el Monasterio de Rila y el Dancing Bears Park en un día completo.
  • Dancing Bears Park: no podíamos perdernos este santuario ubicado en la localidad de Belitsa. En él no solo encuentran reposo y una vida digna osos de todo el este de Europa rescatados de las garras de sus «domadores», sino que se difunde al mundo un mensaje claro: los osos que bailan no son animales felices, sino animales torturados por sus sucios dueños. Si os interesa mínimamente la naturaleza, este lugar es una visita obligada.
  • Plovdiv: seguramente el destino turístico más conocido de Bulgaria, en especial desde que en 2019 fuese Capital Europea de la Cultura. Una ciudad llena de color, con una calle comercial infinita, muchas ruinas arqueológicas, iglesias, mezquitas, museos y un montón de edificios monumentales que resumen en unas pocas calles lo que fue el Renacimiento Búlgaro. Imprescindible también.

Documentación, vacunas y otros trámites

Bulgaria forma parte de la Unión Europea desde 2007, así que pocos son los trámites que hay que hacer a nivel de visados, vacunas u otras cuestiones. Hay quien recomienda seguro de viaje si se va a alguna zona remota (por el escaso desarrollo de la sanidad pública en según que sitios), pero siendo territorio comunitario no deberíais tener ningún problema.

En todo caso, que tengáis a mano las señas de la Embajada de España en Bulgaria. Está en Sofía, en la ul. Sheynovo 27. El teléfono de contacto es +359 2 943 3032.

Moneda

Aunque llevan muchos años trabajando para adoptar el euro, por el momento en Bulgaria la moneda de curso legal es el lev. Un euro es dos levs aproximadamente, así que para calcular precios tenéis que contar con la mitad: si una comida en un restaurante cuesta 10 levs, os estará costando unos 5€.

Aunque en el aeropuerto encontraréis casas de cambio, no suelen ser las más favorables. Lo mejor es que consigáis moneda local sacando dinero de un cajero o en una casa de cambio de la ciudad.

En cualquier caso, es importante que llevéis dinero en efectivo siempre, ya que fuera de Sofía y Plovdiv os costará encontrar sitios en los que pagar por tarjeta.

Bulgaria es un país muy barato, de lo más económico de la zona. Aprovechad para hacer compritas y comer en restaurantes buenos, pues os dolerá mucho menos que si estuvieseis en España.

Gastronomía

Lo primero que nos ha venido a la mente es el yogur, ya que Bulgaria es uno de los países que pugnan por atribuirse el título de inventores del yogur. No sabemos si surgiría aquí o no, pero no os podéis ir del país sin probarlo (son más densos que los de España, los suelen poner con fruta o mermelada).

Más allá del yogur, en Bulgaria encontraréis una mezcla bastante interesante entre la cocina griega y turca. Tan pronto encontraréis una moussaka como establecimientos de kebab.

Tienen una gran predilección por las ensaladas con pepino, por las sopas calientes y por los productos en salmuera.

Alojamiento

El alojamiento en Bulgaria es realmente barato. Hicimos noche en Sofía, en Bansko y en Plovdiv y el hotel más caro no pasó de los 20€/noche (la habitación doble).

Los hoteles de las ciudades están plenamente preparados, encontraréis una oferta similar a la de cualquier otra ciudad europea. Eso si, mención aparte a los establecimientos rurales o a los hoteles de pueblos de montaña. Suelen estar regentados por familias, las cuales se esfuerzan por agasajar al viajero. En nuestras tres experiencias, desayunamos productos hechos allí como mantequilla o mermelada, además de probar té de roca que ellos mismos habían recolectado.

Transporte y coche de alquiler

Moverse por Bulgaria es muy sencillo. Nosotros optamos por el coche de alquiler, ya que era realmente barato (entre 15€ y 20€ al día) y la red de carreteras (al menos la que conecta los principales destinos) es realmente buena.

Si vais a usar transporte público, tampoco encontraréis muchas dificultades para llegar desde Sofía a los grandes hits como Plovdiv o el Monasterio de Rila. Hay trenes y autobuses, aunque la verdad es que los precios son algo más caros que la comida o el alojamiento. Por ejemplo, un billete de ida y vuelta a Rila os costará más o menos lo mismo que una noche de hotel en un sitio normal.

Seguridad

Bulgaria es un país 100% seguro. Es cierto que las afueras de las grandes ciudades son siempre sitios complicados, así como los alrededores de las estaciones. Pero más allá de eso, podéis moveros con total seguridad y sin miedo a ningún incidente desagradable.

Consejos finales

Lo único que nos queda por decir es… ¿por qué no habéis ido todavía a Bulgaria? Es un país con muchísimas alternativas, en el que es fácil ir de un sitio a otro y en el que los precios son realmente baratos. Nosotros pasamos allí unos días inolvidables y no sería raro que volviésemos pronto a descubrir otras zonas del país.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

6 ideas sobre “Ruta de tres días en coche por Bulgaria”