Visitar Dancing Bears Park, el santuario de osos de Belitsa

Aunque las excursiones más típicas desde Sofía son el Monasterio de Rila y Plovdiv, hay muchas otras opciones para quien esté haciendo una ruta por Bulgaria. Una de ellas es el Dancing Bears Park, un santuario para osos pardos que han sufrido maltrato y abandono. Más de 20 ejemplares se encuentran repartidos en los más de 120.000 metros cuadrados del parque.

En él podréis pasar un día en medio de la naturaleza, conocer más sobre la protección de los animales y hacer un bonito ejercicio de conciencia.

El final de una práctica muy cruel

Aunque su nombre evoque diversión, los espectáculos de osos bailarines eran de una crueldad horrible, a la altura de las corridas de toros o las peleas de gallos.

Resumiendo, para conseguir que los osos bailasen se los separaba de sus madres al nacer, se los mutilaba sin anestesia (quitándoles los dientes, las garras y perforándoles el hocico para poder controlarlos tirando de un gancho) y se les hacía caminar sobre hierros calientes mientras sonaba música, para que acabasen asociando el sonido con la necesidad de ponerse a dos patas y «bailar».

Por suerte, en los primeros 20 años del siglo XXI se ha vivido, al menos en Europa, un auténtico milagro. El Dancing Bears Park ha estado a la vanguardia de la lucha contra esta barbarie, acogiendo ejemplares desde el año 2000, realizando actividades de concienciación por todo el mundo y consiguiendo que muchos países prohibiesen por ley esta práctica. En Europa está totalmente erradicada, y fuera de ella solo se permite legalmente en Pakistán (de momento).

Cómo es la visita al parque

Una vez se pasa por caja (aproximadamente 6€ por persona) hay básicamente tres cosas que hacer.

Por un lado, la visita guiada por el centro. No se puede ir por libre, pero por suerte el personal habla inglés, así que si se lo pedís harán las explicaciones no solo en búlgaro.

El recorrido dura aproximadamente 45 minutos, a lo largo de los cuales te cuentan la historia del parque, paseas por sus instalaciones y puedes ver a algunos de los ejemplares recuperados. Es una maravilla ver como ahora tienen una vida digna y tranquila, sobretodo teniendo en cuenta lo que han pasado.

La segunda cosa que podéis hacer es visitar el centro de visitantes, en el que además de unos poquitos objetos relacionados con los osos bailarines (como los instrumentos de música que se utilizaba para la tortura) se proyecta un documental sobre el centro.

Y para terminar, no olvidéis subir al mirador que hay sobre el centro de visitantes. Belitsa está en un entorno privilegiado, y desde aquí podréis contemplar uno de los parajes más bonitos de toda Bulgaria.

Auténtica comida búlgara en los alrededores

La realidad es que el parque está a un ratito de las principales ciudades de Bulgaria: dos horas y media desde Sofía, misma cantidad desde Plovdiv, 40 minutos desde Bansko… Por tanto, lo más probable es que lleguéis allí con bastante hambre.

¡Que nadie se preocupe! Literalmente a dos minutos del parque, justo antes de entrar, hay un pequeño restaurante familiar. No podría ser más auténtico: una familia sirve platos preparados a medio camino entre su cocina y una barbacoa junto a unas mesas de madera. Nosotros comimos de maravilla, nada más y nada menos que un guiso que llevaba judías y verduras, carne a la brasa, patatas fritas con queso feta por encima y un delicioso yogur con mermelada casera. Y todo por 28 levas, unos 14€ al cambio.

Si queréis comer aquí, llegar es tan sencillo como poner «barbacue at the park for bears» en Google Maps. Al final del artículo os dejamos un mapita con la ubicación exacta.

Dirección, horarios y otros datos prácticos

Si después de todo lo que habéis leído queréis hacer una visita, esta información os será de mucha utilidad.

En primer lugar, los horarios:

  • De abril a junio: 12:00 a 18:00
  • Julio y agosto: 10.00 a 12:00 y 13:00 a 18:00
  • De septiembre a noviembre: 12:00 a 18:00

Como ya hemos dicho, solo se puede visitar el parque mediante visita guiada. Hay una cada media hora.

En cuanto a tarifas, el coste por persona es de 12 levs (aproximadamente 6 euros).

Y en cuanto al cómo llegar, sin GPS nos parece prácticamente imposible. La dirección vendría a ser Adrianov Chark Area, Belitsa. En el siguiente mapa podéis ver la ubicación del parque y del restaurante:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *