Cómo es visitar el Monasterio de Rila (Bulgaria)

El Monasterio de Rila es uno de los destinos turísticos más populares de Bulgaria. Patrimonio de la Humanidad desde 1983, se trata de un enorme conjunto monástico ubicado a 120 kilómetros de Sofía. En él, viajeros de todo el mundo quedan maravillados con sus impresionantes pinturas, su arquitectura perfectamente conservada y con la salvaguarda de una tradición que poco a poco se extingue.

En este artículo os vamos a enseñar cómo fue nuestra experiencia haciendo esta visita, además de daros toda serie de datos prácticos para ayudaros a preparar vuestro viaje.

Cómo llegar al Monasterio de Rila

En nuestra opinión, la mejor opción para ir allí es en vehículo privado. En Bulgaria los coches de alquiler son baratos (por 20€/día encuentras en prácticamente todas las compañías), la gasolina es barata y las carreteras son seguras. El monasterio está a 120 kilómetros de Sofía, se tarda hora y media recorriendo la A3.

Si te encuentras en Sofía pero no dispones de vehículo, la otra opción es el transporte público. Hay un autobús llamado Sofía Express que conecta a diario la capital de Bulgaria con el Monasterio de Rila. Sale desde la estación de Ovcha Kupel a las 10:20 y te dejará allí a las 13:00. Te permitirá estar un par de horas en el monasterio, ya que a las 15:00 parte de nuevo hacia Sofía para dejarte allí a las 17:30. Solo sale uno al día y no se puede reservar, así que merece la pena que madrugues o te quedarás sin plaza. Ida y vuelta sale por unos 12€.

Hay una segunda opción llamada Rila Shuttle, que sale desde la Plaza de Alexander Nevski. Sale a las 9:30 y te dejará de nuevo a las 16:00. Mismo funcionamiento que el anterior: solo sale uno al día. Su precio ida y vuelta es de unos 20€.

Por último, puedes optar por una visita guiada, pero son caras (lo normal es que no bajen de 40€ o 50€ por persona).

La visita: qué se ve y cómo es la experiencia

Nosotros optamos por el coche de alquiler, así que llegamos bastante prontito al monasterio. Lo primero que hay que decir es que es impresionante que un lugar construido hace más de mil años siga siendo tan importante para el país, tanto a nivel cultural como religioso e incluso económico.

¿Qué hay en el Monasterio de Rila? Pues, en resumen, se trata de un recinto monástico que fue fundado por el ermitaño San Juan de Rila y que fue ampliado a lo largo de los siglos a base de donaciones de las grandes familias de Bulgaria. Así, hoy es posible encontrar una iglesia impresionante, paredes con pintura que os dejarán sin palabras, edificios destacados (como la Torre Jreliyova, de 1335) o incluso tiendas en las que comprar souvenirs.

La experiencia difiere mucho de si en el momento en el que llegas estás solo o si en ese momento acaba de aparecer un autobús lleno de turistas. Nosotros estuvimos unas dos horas explorando al detalle cada centímetro del lugar, así que vivimos ambas realidades. Cuando apenas había gente, se trataba de un remanso de paz, en el que pudimos visitar la iglesia sin prisa y disfrutar de su arquitectura. Cuando vino más gente, se convirtió en el típico lugar concurrido en el que las aglomeraciones no te dejan disfrutar del todo.

En resumen, una vez se aparca y se compra la entrada, se entra a un precioso claustro en el que está todo lo que hay que ver. En el centro está la Iglesia, construida a comienzos del siglo XIX. Destacan enormemente sus pinturas murales, bastante parecidas a las que se pueden ver en otros monasterios ortodoxos de países como Rumanía o Serbia, pero de un tamaño enorme.

Al lado de la Iglesia está la Torre Jreliyova, que ya la hemos mencionado antes. El monasterio ha sufrido varios ataques a lo largo de la historia, por lo que la existencia de esta enorme torre defensiva está más que justificada.

Además, los diferentes conjuntos de arcos que dan forma al claustro son impresionantes. Os recomendamos que deis una vuelta completa por el recinto, ya que descubriréis zonas que os dejarán sin palabras.

Como no podía ser de otro modo, hay también un museo y algunas tiendas, pero la verdad es que ambas propuestas carecen de interés especial. De hecho, fuera de los muros hay también algunos puestos para souvenirs y son algo más baratos.

En cualquier caso, el Monasterio de Rila es súper especial. Un par de horas allí son más que suficientes para salir con la cámara llena de fotos increíbles y el cerebro lleno de recuerdos imborrables.

Información práctica: horarios, tarifas, aparcamiento

  • Horario: el Monasterio de Rila abre de 7:00 a 20:00 todo el año. Eso sí, las tiendas, el museo y la torre tienen un horario distinto: de 8:30 a 19:30 en verano y de 8:30 a 16:30 en invierno. La torre cierra en invierno.
  • Tarifas: aunque resulte increíble, visitar el monasterio es gratis. Eso sí, hay que pagar por los toppings: por el aparcamiento os pedirán (al cambio) unos 3€, por el museo 4€, por la torre €3…
  • Aparcamiento: más allá de que haya que pagar por aparcar, se agradece llegar a un lugar tan concurrido y que no haya problemas de aparcamiento de ningún tipo. Eso sí, os recomendamos evitar las horas centrales del día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *