Placas solares para furgonetas camperizadas

Siguiendo con nuestra guía sobre camperizaciones para personas que no tienen ni idea de bricolaje, hoy vamos a entrar en un tema muy interesante: las placas solares para furgonetas. En este artículo os hacemos una introducción general, os contamos los tipos que existen y cómo se hace la instalación. Vamos, que después de leer estas líneas contaréis con la información suficiente como para determinar si os conviene poner o no placas solares. Nosotros (spoiler alert) finalmente decidimos no hacerlo, pero adquirimos una serie de conocimientos que han servido para crear este post.

Placas solares y mundo camper: lo importante es tu forma de viajar

Antes de hincarle el diente al tema, os recomendamos que os paséis por el artículo sobre electricidad y furgonetas. En él hacemos una aproximación general a las instalaciones eléctricas para campers y también se habla un poquito de placas solares.

Suponemos que a estas alturas todo el mundo sabe qué son. Sin embargo, si acabas de llegar a este planeta y no lo sabes, te vendrá bien saber que (en este contexto) estamos hablando de dispositivos pensados para cargar la batería auxiliar de tu furgoneta a partir de la energía solar. Son limpios, son baratos y funcionan incluso aunque haga mal tiempo. ¡Todo son ventajas!

¿Seguro que todo son ventajas? Si es así, ¿por qué nosotros no hemos instalado unas? Vamos por partes, que hay mucha tela que cortar.

Lo primero que hay que decir es que instalar placas solares puede ser imprescindible o una pérdida de tiempo en función de tu forma de viajar. Distingamos entre dos opciones:

  • Si eres de los que se están moviendo todo el tiempo con la furgo, lo normal es que tu segunda batería se cargue simplemente a base de hacer kilómetros. Nosotros en viajes de varios días solemos hacer unos 100 kilómetros como mínimo por jornada, por lo que jamás hemos estado ni remotamente cerca de descargar la batería.
  • Si eres de los que prefieren ir a un sitio, establecer un campamento base y no mover la furgo en varios días, seguramente tu batería acabe languideciendo. En esos casos, necesitas una manera de recargarla o acabarás vaciándola por completo.

Si te identificas más con el primer grupo, la placa solar es un extra, un complemento o directamente un capricho. Si te identificas más con el segundo grupo, la placa solar debería ser uno de los elementos centrales de tu instalación eléctrica.

Da igual cual sea tu decisión, tenemos una buena noticia: el coste de las placas solares para furgonetas no es demasiado elevado. Supone una inversión, no decimos que no, pero en el mercado puedes encontrar placas solares muy resultonas desde 200€ e incluso kits con todo lo necesario para hacer la instalación por 300€. Eso, en el marco de una camperización completa, no es precisamente la mayor partida presupuestaria.

Eso sí, tenéis que tener en cuenta una cosa: la velocidad de carga no es la mejor. Si con unos minutitos circulando puedes cargar la batería en un porcentaje muy alto de su capacidad, necesitarás mucho más tiempo para que la carga resulte notable a partir de las placas solares.

Tipos de placas solares

Cuando estuvimos planteándonos si poner placas o no, lo primero que vimos es que existen diferentes tipos de placas solares. Haciendo un resumen muy básico, podríamos distinguir entre:

  • Placas solares portátiles: o, dicho de otro modo, que no son fijas. Son más un juguetito que otra cosa, ya que te servirán para cargar móviles y cuatro cositas más. Sin embargo, para viajes cortos pueden ser una opción.
  • Placas solares fijas: lo normal es instalarlas en el techo de la furgoneta. Podríamos, a su vez, establecer dos sub-grupos:
    • Placas solares rígidas: son las más habituales. Sobresalen un poco del techo de la furgo, por lo que aumentará tu consumo de combustible, pero a cambio son baratas y tienen unas excelentes prestaciones
    • Placas solares flexibles: son más caras, pero a cambio no sobresalen. Son la mejor opción en caso de que no quieras aumentar la altura de tu furgoneta ni comprometer su aerodinámica.

Instalación

Lo primero que tienes que hacer es calcular si tiene sentido que pongas placas solares en el contexto de tu instalación eléctrica, ya que quizá hayas creado un monstruo gigante que tarde días en cargarse utilizando la energía solar.

Si tienes claro que lo tuyo es esto, dos opciones: acudir a una empresa o instalarlas tú mismo. Contra todo pronóstico, en este caso os recomendamos que hagáis vosotros mismos la instalación, ya que poner unas placas solares es bastante sencillo. Y lo decimos nosotros, que no tenemos ni idea de nada.

Si vais a hacerlo, simplemente tenéis que comprar las placas solares, material para fijarlas al techo (normalmente silicona) y material eléctrico (como cables y fusibles) para integrarlas en el circuito. Eso si, si queréis homologar, leed bien la documentación de las placas u os llevaréis un disgusto a la hora de pasar la ITV.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *