Qué ver en Pristina: un día en la capital de Kosovo

Pristina es uno de esos destinos que no son unánimes: hay quien dice que no merece la pena, quien recomienda ir por el mero hecho de ser la capital de Kosovo y quien asegura que es un sitio muy especial. Nosotros no vamos a emitir ningún juicio de valor hasta el final del post, ya que antes queremos enseñaros todo lo que vimos en esta ciudad en el corazón de los Balcanes.

Ruta de 1 día por Pristina

La verdad es que nosotros pasamos un día un poco caótico, ya que llovía muchísimo y no conseguimos hacernos con un mapa para ordenar la visita. Aun así, tirando de intuición, pudimos movernos por el centro sin problemas.

Dejamos el  coche al lado del Museo de Kosovo, una visita obligada si se quiere conocer a fondo la historia del país. Al lado hay dos mezquitas (Jashar Pasha por un lado y Xhamia e Çarshisë por el otro) que también merecen la pena.

Sin embargo, el «centro centro» empieza un poquito más abajo, más o menos en la plaza en la que está el Përmendorja, uno de los monumentos más reconocibles de la ciudad.

Estuvimos dando un paseo sin rumbo, conociendo la que posiblemente sea la cara más gris de la ciudad: edificios de época comunista sin demasiado interés para el viajero medio, aunque la verdad es que a nosotros nos gustaron mucho. Nos encanta conocer la cara real de las ciudades, y sin duda aquí lo hicimos con Pristina.

Después fuimos al que sin duda es el monumento más fotografiado de la ciudad, el cartel de Newborn. un monumento inaugurado el 17 de febrero de 2008 (el día de la independencia de Kosovo). Desde entonces, cada 17 de febrero se renueva por completo el monumento, habiéndose convertido en una de las tradiciones que más expectación despiertan en este joven país.

Justo al lado empieza la zona peatonal, repleta de librerías, tiendas y restaurantes. No estaba en su momento más animado (ya que llovía un poco), pero aun así pudimos comprar algunos souvenirs, como la camiseta de la Selección de Kosovo.

Esta zona es la mejor para comer. En Kosovo, igual que en Macedonia, podéis encontrar infinidad de sitios en los que saciar vuestra hambre por el módico precio de 4 o 5 euros por persona. ¡Incluso en las zonas más turísticas es posible hallarlos!

Estuvimos callejeando un poco hasta llegar a la Catedral de Santa Teresa. De camino vimos el impresionante edificio de la Radio de Kosovo, una especie de Flatiron Building a la balcanesa.

Hubo tiempo para pasear y ver alguna cosita más, pero la verdad es que estábamos ya cansados y dimos el día por finiquitado. Sabíamos que nos quedaba algunos puntos de interés por ver (como la Biblioteca Nacional o la pequeña Estatua de la Libertad), así que aprovechamos para hacer un tour express en coche y rematar lo que nos faltaba.

Dicho sea de paso, en Kosovo hay un gran cariño por los Estados Unidos, ya que es una de las naciones que más les apoyaron en su independencia. Por eso, todo el centro está plagado de referencias a los americanos: monumentos, estatuas, placas…

Cómo llegar a Pristina

Pristina está en el centro del país, siendo súper accesible por carretera desde cualquier punto. La cooperación internacional ha desarrollado una red de autovías y autopistas más que considerable, posiblemente la mejor de todos los Balcanes, así que máximo en una hora podréis acceder a la capital desde cualquier extremo. Nosotros fuimos desde Skopje y no tardamos nada.

Aparcar en el centro no es un problema, está plagado de pequeños aparcamientos en los que dejar el coche por 1€/hora. Buscad el centro en el GPS y aproximáos todo lo que podáis: los parkings aparecerán solos.

¿Merece la pena ir a Pristina?

¡Por supuesto! No es una ciudad que os vaya a cambiar la vida, pero si os permitirá conocer de primera mano la realidad de Kosovo. Tiene algunos edificios monos, una calle peatonal interesante y el encanto de ser (en el momento de la visita, nunca se sabe) la última capital independiente de Europa. Si visitáis este pequeño país de los Balcanes, no os podéis perder Pristina bajo ningún concepto. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *