Cómo es visitar el Blue Eye, el increíble lago azul de Albania

El Blue Eye o Syri i Kaltër es uno de los monumentos naturales más visitados de Albania. Se trata de un lugar sorprendente y que no se parece nada a cualquier otra cosa que puedas ver en el país, aunque lamentablemente está muy masificado y a determinadas horas del día puede resultar muy agobiante.

¿Qué es el Blue Eye de Albania?

El Blue Eye es un fenómeno natural único en el mundo. Se trata de un agujero en la tierra del cual mana agua en grandes cantidades y con una fuerza increíble: más de 7000 litros por segundo. Tiene una profundidad de al menos 50 metros… ¿al menos? Sí, decimos al menos porque no se sabe a ciencia cierta. Expertos buceadores han intentado llegar hasta el final, pero nunca lo han conseguido. De hecho, hay algún cartel por la zona indicando que bucear está prohibido, pues resulta realmente peligroso.

Las aguas que brotan del Blue Eye crean un lago precioso, con unos colores tan intensos como increíbles. Se genera un río a partir de este fenómeno que tiene 25 kilómetros de longitud y que desemboca directamente en el Mar Jónico.

¿Qué ver en el Blue Eye?

Pueeees… siendo sinceros, no es la visita más bonita del mundo. Si vas en un momento en el que no hay nadie (por ejemplo muy a primera hora) debe ser espectacular, pero lo normal es que haya mucha gente, que no se pueda ver bien y que haya incluso cola para mojarse los pies.

No es que haya demasiado que ver. Desde el aparcamiento, se camina cinco minutos por un puente y un camino de madera y en seguida se llega al Blue Eye. Es cierto que desde aquí sale una bonita ruta por los alrededores, pero el 99% de los visitantes se limitan al lago azul.

Nosotros estuvimos una media hora aproximadamente entre hacer fotos, comprobar lo fría que estaba el agua y dar el salto de rigor. ¿Salto? ¡Sí! Se puede saltar desde una especie de pasarela (una viga medio mugrienta y resbaladiza, mucho ojo o acabaréis pintando acuarelas con un pincel en la boca) y conocer el Blue Eye de primera mano.

También hay varios restaurantes y tiendas de souvenirs, pero no esperéis gran cosa porque todo está pensado para sacarle la pasta al turista.

Información práctica: cómo llegar y cuánto cuesta visitar el Blue Eye

El Blue Eye es una de las excursiones más típicas de la Riviera Albanesa, ya que está a apenas media hora de Sarandë. La carretera hasta el sitio es más o menos buena, pero a partir de pagar la entrada (entre 150 y 250 leks, más o menos un euro y medio, en función de si es coche o furgo) se convierte en un camino de tierra bastante complicado. Realmente el monumento es gratis, se paga por aparcar, pero no hay alternativa a ir en coche.

Hay que llegar hasta el final, donde veréis varios aparcamientos cerca de restaurantes. Todos os dejan a unos 50 metros del Blue Eye… y con el coche lleno de polvo.

¿Merece la pena ir al Blue Eye?

Si os habéis leído todo el post, veréis que precisamente no estamos a full de entusiasmo. Sin embargo, siendo sinceros os diremos que sí merece la pena ir. Está a poca distancia de Sarandë, es barato y es un lugar tan diferente que resulta curioso de ver. Eso si, armaos de paciencia ante las aglomeraciones y no os desesperéis por el camino de tierra. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 ideas sobre “Cómo es visitar el Blue Eye, el increíble lago azul de Albania”