La Senda de Valpalomero por el Monte de El Pardo

Vamos a enseñaros una de las rutas de senderismo más clásicas del Monte de El Pardo: la Senda de Valpalomero: un recorrido circular de 5 kilómetros que os permitirá conocer algunos de los mejores miradores del monte. Si estáis buscando excursiones desde Madrid, no encontraréis una más cerquita y que mole tanto.

El Pardo: tantas rutas como formas de ver el mundo

Los confinamientos de 2020 nos han hecho exprimir a tope El Pardo, ya que al formar parte del término municipal de Madrid ha sido durante muchos meses la única zona verde a la que podíamos acceder. En este tiempo hemos hecho muchos recorridos diferentes, por lo que ya nos vamos considerando unos expertos en la materia. Y como tal, podemos deciros que la Senda de Valpalomero es una de las más interesantes.

El Monte de El Pardo ha llegado a nuestros días mejor que ninguna otra zona de Madrid, ya que a mediados del siglo XVIII fue rodeado por un muro por orden del rey Fernando VI para evitar el pillaje que sufrían sus tierras. Esto tuvo un efecto muy positivo para la conservación del entorno, pues fauna y flora se han conservado casi como estaban en aquella época.

Por eso, hoy es un lugar imprescindible para hacer senderismo en la Comunidad de Madrid. No solo porque hay un montón de rutas, sino porque todas ellas combinan entre si y aceptan infinitas variantes. Nosotros vamos a enseñaros cómo es la Senda de Valpalomero tal y como la ha señalizado Patrimonio Nacional, pero hay muchísimos caminos a lo largo del recorrido que os permitirán acortar o reducirla en base a vuestros intereses.

Cómo es la Senda de Valpalomero

La Senda de Valpalomero es un recorrido circular que pasa por algunos de los sitios más míticos de El Pardo, además de transcurrir al lado de varias de las carreteras que atraviesan el monte. Empezamos por esto para advertiros de que podéis empezarla desde diferentes puntos. Nosotros lo hicimos desde el aparcamiento Monte de El Pardo (no confundir con el Área Recreativa de El Pardo), pero simplemente porque nos viene mejor dejar aquí el coche viniendo desde nuestra casa.

Desde ese punto, lo primero que hay que hacer es caminar en dirección a la Quinta del Duque del Arco, uno de los secretos mejor guardados de El Pardo. Al llegar a su acceso trasero (hoy en día cerrado) hay que seguir caminando en paralelo a la tapia que protege a su olivar. Aunque la ruta gira a mano derecha y se aleja rápidamente del lugar, si no lo conocéis os recomendamos que aprovechéis para desviaros (la entrada principal está a 200 metros) y conozcáis este increíble lugar. Si queréis más información al respecto, os recomendamos leer este post con todo lo necesario para preparar una visita a la Quinta del Duque del Arco.

Viene ahora el tramo que quizá tenga menos interés: unos 600 o 700 metros que van en paralelo a la carretera, siempre teniéndola a mano izquierda. Realmente se va entre medias de las jaras, por un camino de tierra, pero de vez en cuando oiréis algún que otro coche. Ojo, no nos malinterpretéis: este tramo es muy bonito, pero es que el resto es una auténtica pasada.

Cuando lleguéis a la altura de la Caseta del Canal (una pequeña construcción llena de graffitis que no tiene ningún valor), comienza a ponerse interesante de verdad el tema. Hay que subir por una cuesta de tierra algo empinada, pero que no tiene ninguna complicación… en apariencia.

Decimos «en apariencia» porque puede hacerse un poco incómoda, pero solo algunos días. Y es que si habéis venido en fin de semana o en festivo, veréis que hay muchísimos ciclistas subiendo y bajando la cuesta. No hay problema, hay espacio para todo el mundo, pero si no vais con los dos ojos en el camino os llevaréis algún que otro susto.

Más o menos a mitad de cuesta está el que para nosotros es el auténtico hit de esta ruta: el Antiguo Nido de Ametralladoras. Una construcción defensiva de la Guerra Civil de la que apenas quedan unos pocos muros, pero desde la que están las que sin duda son las mejores vistas del Monte de El Pardo.

En esta zona hay varios pequeños claros que hacen las veces de miradores, todos con diferentes orientaciones. Podréis ver un bonito puente a lo lejos por el que pasan las vías del tren, todo el Monte de El Pardo y también el skyline de Madrid, que tiene bastante encanto con todas esas jaras en primer plano. Ojo, que en la ruta hay algunos miradores mucho más famosos, pero sin duda el bueno de verdad es este.

Si se sigue subiendo la cuesta, se llega al Cerro de Valpalomero: un auténtico cruce de caminos en el que hay gente a cualquier hora del día. Si vais en fin de semana con la intención de comer allí, os recomendamos que vayáis pronto: aunque hay varias mesas y sillas de madera, están muy cotizadas y los más rezagados no encontrarán su sitio.

En este cerro hay también una curiosa fuente de piedra, pero no esperéis nada de ella ya que no funciona. Es un buen momento para recomendaros que hagáis esta ruta con calzado cómodo y que no olvidéis echar una botellita de agua a la mochila.

Justo al lado (no tiene pérdida, todo el mundo va hacia ellos) hay dos miradores de madera desde los que obtener diferentes panorámicas del monte. El Mirador de Valpalomero II es un pelín más chiquitito, pero al estar en una zona más alta tiene mejores vistas de la Pedriza y de la sierra madrileña en general.

El Mirador de Valpalomero I está como 50 metros más abajo, es algo más grande y también os dará unas buenas vistas del entorno, aunque suele estar abarrotado de gente. En caso de que tengáis que esperar por subir a uno de los dos, os recomendamos el segundo sin dudar.

A partir de ahí, el recorrido transcurre cuesta abajo por un ancho sendero de tierra, el cual os llevará al aparcamiento en no más de 15 minutos. En realidad, esto depende un poquito de las ganas que sigáis teniendo de caminar, ya que hay muchos caminos por los que curiosear y la ruta se puede alargar más de lo previsto.

En cualquier caso, este sería más o menos el recorrido por la Senda de Valpalomero. Una de nuestras favoritas por el Monte de El Pardo (seguramente la que más) y quizá una de las que más representen la flora del lugar.

Ficha técnica: cómo llegar, distancia y otros datos

  • Punto de inicio: la ruta puede empezar desde dos puntos. Por un lado, desde el aparcamiento gratuito Monte de El Pardo (desde donde comenzamos nosotros). Por otro, desde el parking que hay en la Quinta del Duque del Arco (apenas supone 100 metros más de distancia).
  • Distancia / desnivel: escasos 5 kilómetros tiene este recorrido circular. Pese a ser una ruta que va por una de las laderas de El Pardo, apenas tiene desnivel (35 metros en total, concentrados en la cuesta del Antiguo Nido de Ametralladoras).
  • Dificultad: es una ruta muy sencilla. La principal dificultad la aporta el hecho de que suele haber muchos ciclistas, lo cual implica ir con cuidado en algunos tramos (especialmente si vais con perros).
  • Duración: aunque sea una ruta cortita, hay muchos miradores que os harán pasar un rato en ellos. Contad con no menos de hora y media.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

6 ideas sobre “La Senda de Valpalomero por el Monte de El Pardo”