Rodeando el Municipio, la senda entre cañadas y dehesas de Lozoyuela – Navas – Sieteiglesias

En 1973, tres pequeños municipios al borde de la desaparición se fusionaron en uno solo para asegurar su futuro: Lozoyuela, Navas de Buitrago y Sieteiglesias. Hoy, muchos años después de esa unión, el panorama no podría ser más halagüeño, ya que hablamos de tres núcleos urbanos llenos de vida y con mucho que ofrecer al viajero. Y la mejor muestra de ello es la ruta Rodeando el Municipio, también conocida como senda entre cañadas y dehesas. En ella pasaréis por los tres pueblos y conoceréis sus alrededores, incluyendo algunas construcciones destacadas como el Puente del Cura. En este artículo os contamos cómo es la ruta y os damos las claves para disfrutar de ella.

Una ruta para visitarlos a todos

La ruta Rodeando el Municipio se puede empezar desde cualquiera de los tres pueblos, pues al ser circular pasa por Lozoyuela, por Navas de Buitrago y por Sieteiglesias en algún momento del recorrido. La mayor parte de los viajeros empiezan y acaban en el primer núcleo urbano, por ser el más grande y el más pegado a la A-1, pero en los otros dos aparcaréis más fácilmente.

Dando por hecho que arrancáis en Lozoyuela, lo primero es recomendaros que visitéis el pueblo. Parece el típico lugar de paso en el que no hay mucho que ver, pero nada más lejos de la realidad. En sus calles encontraréis mucho patrimonio, un ambientazo impresionante y una de las mejores oficinas de turismo de la Sierra Norte de Madrid.

Saliendo hacia el norte, nada más dejar el casco urbano veréis la Fuente Vieja, el antiguo lavadero de Lozoyuela. Hoy en día está en un estado cercano al abandono, con las malas hierbas campando a sus anchas, pero la importancia que tuvo en épocas pasadas hace que merezca la pena la visita.

La mayor parte del camino se hace entre encinas y fresnos, los dos árboles que predominan en el término municipal. Recorreréis los senderos que se han utilizado desde antiguo para ir de un sitio a otro en una auténtico viaje al pasado.

A medio camino entre Lozoyuela y Navas de Buitrago se encuentra el Puente del Cura, que en teoría se construyó para que el párroco del pueblo pudiese venir a celebrar misa. Al parecer, el cauce del río se desbordaba habitualmente en los meses fríos del año, por lo que el hombre se calaba hasta los huesos. Sea real la historia o no, lo cierto es que es un puente súper bonito.

Lo siguiente es visitar Navas de Buitrago, donde os espera su Museo Land-Art, además de otras construcciones interesantes como las antiguas escuelas o la Iglesia de la Santa Cruz. El pueblo es un auténtico remanso de paz en el que el aislamiento ha sido la norma desde prácticamente su fundación.

El camino entre Navas y Sieteiglesias se hace nuevamente entre fresnos y encinas, en este caso pasando junto a algunos árboles centenarios que son de lo mejorcito de la Comunidad de Madrid.

De Sieteiglesias no os podéis ir sin subir a la Iglesia de San Pedro, construida sobre una enorme roca granítica desde la que se domina todo el valle. Al lado veréis la famosa Necrópolis Medieval de Sieteiglesias, uno de los lugares top de la Sierra Norte.

Dicho sea de paso, aprovechad que estáis ahí para disfrutar de las buenas vistas que hay hacia las distintas cadenas montañosas de los alrededores.

El tramo final de la ruta (el que os devolverá hasta Lozoyuela) es el que menos interés tiene, al menos en nuestra humilde opinión. Buena parte se hace en paralelo a la M-131, para volver al punto de partida en aproximadamente cuatro horas.

Cabe destacar que Lozoyuela, Navas de Buitrago y Sieteiglesias tienen una red de senderos muy trabajado, siendo esta la ruta 5 de las 7 que se ofrecen. Si vais con tiempo u os sentís fuertes, en ellas podéis visitar prácticamente de todo: desde una antigua mina de wolframio hasta una vieja prisión, pasando por puentes romanos o formaciones de piedra. En resumen, más motivos para recomendaros esta bonita zona de la Sierra de Madrid.

Ficha técnica: cómo llegar, distancia y otros datos

📍 Punto de inicio: es una ruta circular que comunica Lozoyuela, las Navas de Buitrago y Sieteiglesias, por lo que realmente se podría partir desde cualquier punto de estos tres núcleos urbanos.

📏 Distancia / desnivel: completar la ruta os hará caminar algo más de 11 kilómetros, con un desnivel positivo de 110 metros.

💪 Dificultad: ruta no demasiado larga, poco desnivel y caminos perfectamente acondicionados, por lo que la dificultad es baja.

⏲️ Duración: podréis hacer la ruta en unas cuatro horas y media yendo con toda la calma. Eso sí, la cosa se puede alargar si exploráis al máximo los tres pueblos por los que pasa, ya que tienen mucho que ofrecer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *