Guía para visitar el Parque Nacional de Mavrovo (Macedonia)

El Parque Nacional de Mavrovo es una de las joyas de Macedonia del Norte. Proclamado territorio protegido en 1949, en él podréis encontrar un paraíso natural, patrimonio arquitectónico de primer nivel, fauna salvaje propia de un documental, rutas para hacer senderismo y muchísimo más. En este post os damos todas las claves para que preparéis vuestra visita a este paraje único del noroeste de Macedonia, que sin duda es de las zonas verdes más interesantes de todos los Balcanes.

Qué ver en el Parque Nacional de Mavrovo

Rutas por la naturaleza

Mavrovo es una auténtica pasada. Aunque simplemente lo atraveséis en coche yendo de Ohrid a Skopje, ya merece la pena. Recorriendo sus sinuosas carreteras disfrutaréis de montañas, bosques y ríos que os dejarán sin palabras.

El Parque Nacional de Mavrovo tiene ni más ni menos que 52 montañas por encima de los 2000 metros, siendo la más alta la Golem Korab (con 2764 metros). A su vera podréis encontrar bosques, ríos muy caudalosos como el Radika y todo tipo de senderos en los que perderos un día, un finde o incluso una semana entera.

La zona es especialmente popular para turismo en los meses fríos del año, pues tiene muchas infraestructuras dedicadas al esquí y otros deportes de invierno. Sin embargo, también es una visita más que recomendable en verano, pues os permitirá huir del agobiante calor que a veces asola los Balcanes.

Si vais a hacer una ruta, quizá lo mejor sea ir al propio Lago Mavrovo. Desde él salen muchas rutas que os permitirán conocer a fondo los espacios naturales que componen este Parque Nacional.

Ojo, llevad siempre prismáticos y todos vuestros sentidos alerta. En Mavrovo conviven más de 100 especies de pájaros distintas, 11 de anfibios y 50 de mamíferos, siendo protagonistas absolutos los osos, linces, cabras y gatos monteses que viven en libertad. A nivel de flora, más de lo mismo: hasta 1435 especies de plantas, incluyendo 60 endémicas.

Patrimonio cultural en Mavrovo

Pero no solo de naturaleza vive Movrovo. A diferencia de otros espacios naturales de primer nivel, en su interior podréis visitar también mucho patrimonio cultural.

El elemento más destacado es el Monasterio de San Juan Bigorvski (Bautista), una joya construida en el año 1020 y que alberga en su interior iconos y frescos únicos en el mundo. La visita es gratuita, podéis ver sus jardines y algunos edificios interiores y también conocer a los curas ortodoxos que viven en su interior.

También podéis visitar pueblos que, sin ser turísticos, os permitirán tener una toma de contacto muy interesante con la Macedonia real y alejada del turismo. Nosotros fuimos a Jance y Zhirovnica, y aunque fue un infierno para la furgoneta (las calles eran estrechas y empinadas a más no poder), nos encantó poder conocer ambos pueblos. Eso si, vimos un montón de perros callejeros súper pequeños y casi nos morimos de la pena.

En cualquier caso, Mavrovo tiene todo lo necesario para echar en él al menos un día completo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *