Guía para visitar la Región de los Mil Lagos de Finlandia: ruta de 7 días

La Región de los Mil Lagos es un amplio territorio ubicado en el sureste de Finlandia. Allí podéis encontrar infinitos bosques, pueblos de ensueño, todo tipo de actividades culturales y, por supuesto, una cantidad de lagos absolutamente fuera de lo normal. Es una zona única, de esas que todo viajero debería visitar al menos una vez en la vida. Nosotros estuvimos allí durante una semana y vivimos una experiencia inolvidable, la cual trataremos de sintetizaros a lo largo de este artículo. En él os contamos cómo fue nuestra ruta de una semana, en la cual visitamos sus principales puntos de interés.

Introducción: nuestro lugar favorito de Europa

Aunque solemos ser apasionados, normalmente intentamos hacer descripciones 100% objetivas de los sitios que visitamos. Sin embargo, aquí preferimos ser sinceros y deciros que no hay cabida para la prudencia: la Región de los Mil Lagos es el sitio que más nos ha gustado hasta la fecha y vamos a hablar de la zona con la intensidad que corresponde.

Las cifras que se suelen sacar a relucir al hablar de Finlandia abruman. Es un país con casi 200.000 lagos, más de 40.000 islas y en el que el 75% de la superficie es bosque. Pues bien, el área de la que os estamos hablando es la máxima expresión de esos números. Podríais ir a cualquier lugar al azar de la Región de los Mil Lagos y con total seguridad estaréis ante un paisaje absolutamente brutal.

Con Helsinki a una distancia más que asequible (al menos de la zona occidental), lindando con Laponia al norte y con la frontera rusa al este, las coordenadas están más o menos claras. En el interior de la Región de los Mil Lagos os esperan auténticas rock stars acuáticas, como el Lago Saimma o el Päijänne: son, respectivamente, el más grande y el más profundo de Finlandia.

Esta guía la hemos dividido en tres partes. En la primera os vamos a dar unos cuantos consejos generales, de cara a que preparéis vuestra visita a la zona con todas las garantías. Después os enseñaremos todo lo que visitamos en una semana, que fue mucho y muy bueno. Por último, acabaremos planteando un itinerario día a día, para ayudaros a organizar vuestro recorrido. A modo de extra, al final os lo pondremos todo en un mapa.

Turismo en la Región de los Mil Lagos

Vamos a desgranar ahora todo lo que visitamos en la zona. Cuando nos preguntan qué ver y qué hacer en la Región de los Mil Lagos, esto es lo que respondemos.

Cascadas de Juveninkoski

Fue nuestra primera parada en la zona. En las Cascadas de Juveninkoski encontramos un salto de agua de 7 metros de altura, el cual cuenta con el honor de ser el más alto de Finlandia. Fue una excelente manera de abrir boca, ya que el paisaje es muy bonito y la zona ya tiene un cierto aroma a naturaleza salvaje.

Parque Nacional de Isojärvi

Donde las cosas se empezaron a poner serias fue en el Parque Nacional de Isojärvi, un lugar que nos enamoró. Allí hicimos rutas de senderismo, visitamos cabañas de leñadores, probamos un desayuno tradicional y navegamos en kayak. ¡No se puede pedir más! El único “pero” que le ponemos es que los mosquitos nos achicharraron, pero fue culpa nuestra por no ir bien preparados.

Este espacio protegido está muy vinculado a la tala de árboles, ya sea por los leñadores humanos o por los castores. Si queréis ver las típicas presas que estos animales hacen con troncos, no podéis dejar de visitarlo.

Parque Nacional de Leivonmäki

No muy lejos de Isojärvi está el Parque Nacional de Leivonmäki, donde los lagos ya toman el protagonismo de una manera destacada. Sus terrenos encharcados solo pueden visitarse haciendo rutas sobre pasarelas de madera, en una experiencia que atrae fundamentalmente a público familiar. Lo pasamos súper bien allí, es otra parada absolutamente imprescindible.

Säynätsalo

A Säynätsalo fuimos con una idea muy clara, ya que lo que queríamos era visitar el Ayuntamiento que construyó Alvar Aalto. Es uno de los edificios más destacados del legendario arquitecto finlandés, por lo que se hace para obligada si estáis en la zona.

En una esquinita del Ayuntamiento hay una pequeña cafetería, de la cual guardamos un recuerdo imborrable. Si queréis desayunar dulces típicos finlandeses, este es vuestro lugar.

Jyväskylä

A pocos kilómetros está Jyväskylä, que también es una visita de referencia para seguir las huellas de Alvar Aalto. Es una ciudad tirando a rara, pero que a la vez es relevante para contemplar cómo es la vida en las urbes de mayor tamaño de los Mil Lagos.

Iglesia Vieja de Petäjävesi

De lo que no hay ninguna duda es que desde allí hay que ir hasta la Iglesia Vieja de Petäjävesi. Es un templo que goza de la calificación de Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, entre otras cosas gracias a haber llevado a la arquitectura en madera a un nivel difícil de encontrar en el planeta. Una visita espiritual y a la vez muy enriquecedora.

Parque Nacional de Pyhä-Häkki

De vuelta a la naturaleza, otro sitio que no hay que dejar de visitar es el Parque Nacional de Pyhä-Häkki, con su ruta de senderismo bajo las ramas de un buen puñado de árboles centenarios. Es un paisaje distinto al de Isojärvi y Leivonmäki, pero que también representa a la perfección lo que cabría esperar de la Región de los Mil Lagos.

Lago Saimaa

En cualquier caso, si tuviésemos que quedarnos con una zona en concreto de toda la región, sin duda sería la que surge alrededor de las aguas del Lago Saimaa. El conjunto lacustre más grande de toda Finlandia ofrece al viajero absolutamente de todo, hasta el punto de que nosotros tuvimos que dedicarle tres días completos.

Aquí visitamos Kenkävero (el lugar en el que Papá Noel veranea), Raijan Aitta (una granja de bayas) y el Castillo de Olavinlinna (la fortaleza medieval más septentrional del mundo).

En cuanto a espacios naturales, hubo tiempo para visitar las pinturas rupestres de Astuvansalmi, de hacer senderismo en la zona de Neitvuori-Luonteri, de ir hasta la extraña roca en equilibrio de Kummakivi y de dejarnos caer por la Reserva Natural de Punkaharju. Por supuesto, no nos perdimos el Parque Nacional de Linnansaari, hogar de la foca anillada de Saimaa.

Mención aparte merece la Lietvesi Scenic Route, una de las carreteras más bonitas que hemos visto nunca. Conducir por ella es una experiencia de otro nivel.

Kuopio

Por último, ya en el extremo norte, hicimos la visita a la tranquila y agradable ciudad de Kuopio. Una pequeña urbe con iglesias, museos, puerto lacustre y un mercado tanto indoor como outdoor que nos dejó sin palabras.

No hay que olvidarse de la Torre Puijo, desde donde disfrutamos de una de las mejores panorámicas de toda la Región de los Mil Lagos.

Ruta de una semana: itinerario, organización, tiempos…

Cuando empezamos a preparar este viaje, lo primero que pensamos fue que resultaría prácticamente hacer una ruta lógica. Había mucho por ver, por todas partes, con distancias difíciles de calcular y el tiempo se nos escapaba de cualquier lógica. Sin embargo, después de mucho estudiar, conseguimos cuadrar una ruta de 7 días bastante equilibrada y fácil de hacer.

Tened en cuenta que nosotros visitamos la Región de los Mil Lagos en el marco de un viaje mayor, pues estábamos yendo desde España hacia el Cabo Norte. Por eso, había un condicionante claro: íbamos de sur a norte. En concreto, lo que hicimos fue encarar la región por el oeste (veníamos desde Turku, aunque se podría haber hecho lo mismo desde Helsinki), atravesarla hasta el este y luego subir por el medio hasta Kuopio.

Al final, nos quedó algo tal que así:

  • Día 1: Cascadas de Juveninkoski y Parque Nacional de Isojärvi.
  • Día 2: Parque Nacional de Leivonmäki.
  • Día 3: Säynätsalo, Jyväskylä, Iglesia Vieja de Petäjävesi y una ruta por el Parque Nacional de Pyhä-Häkki (hay tiempo de sobra, especialmente con lo tarde que anochece en verano).
  • Días 4, 5 y 6: Lago Saimaa. La distribución fue así:
    • Día 4: Kenkävero, Raijan Aitta, pinturas rupestres de Astuvansalmi y Lietvesi Scenic Route.
    • Día 5: Kummakivi, Reserva Natural de Punkaharju y Castillo de Olavinlinna.
    • Día 6: Parque Nacional de Linnansaari.
  • Día 7: Kuopio.

Hay que tener en cuenta que hablamos de unas 9 o 10 horas de conducción. Puede parece mucho, pero si lo pensáis bien no es tanto: están repartidas en una semana, así que como mucho conduciréis un par de horas en una misma jornada.

Nosotros hicimos la ruta en furgoneta, así que íbamos durmiendo donde nos apetecía. Sin embargo, nos fuimos fijando y vimos multitud de hoteles, alojamientos rurales y campings. Dormir no es un problema.

Consejos generales para viajar por la Región de los Mil Lagos

La Región de los Mil Lagos es uno de esos sitios de dificultad media. La visita no es especialmente compleja, pero solo un viajero con una cierta experiencia (o que se haya preparado mínimamente la ruta) podrá sacarle todo el partido a la zona. Nosotros investigamos un montón antes de ir allí, pero aun así muchas cosas nos sorprendieron sobre el terreno. Aquí os dejamos unos poquitos consejos que hubiésemos agradecido tener antes de comenzar la ruta.

Tiempo cambiante

El primero tiene que ver con la climatología. La Región de los Mil Lagos tiene un tiempo súper cambiante: en el mismo día se puede ver llover, salir el sol, nevar, volver a salir el sol y ponerse a diluviar. Aunque esto lo hemos oído de muchos lugares, aquí es la primera vez que lo hemos experimentado de manera extrema. Os prometemos que tuvimos días en los que pasamos del pantalón corto al abrigo en cuestión de minutos.

¡El paraíso de las barbacoas!

Esto choca de lleno con nuestra actividad favorita de los países nórdicos: hacer barbacoas al aire libre. En prácticamente todos los espacios naturales (incluso en Parques Nacionales) encontraréis refugios con espacios para encender una hoguera y cocinar algo. Aunque tenemos que reconocer que alguno se nos fastidió por una lluvia repentina, en general fueron experiencias inolvidables.

Cuidado con los mosquitos

Algo que también nos llamó mucho la atención es la increíble, brutal y peligrosa presencia de mosquitos en los Mil Lagos. Entendemos que este es un problema que afecta únicamente a los meses cálidos del año, pero nunca nos cansaremos de recomendaros llevar el repelente para mosquitos más potente que encontréis. Nosotros pecamos de novatos en la primera ruta y acabamos con decenas de picaduras por todas partes, incluyendo el cuero cabelludo.

Las distancias son enormes

También hay que considerar las grandes distancias que hay. Al fin y al cabo, lo que se conoce como Región de los Mil Lagos no deja de ser un enorme conglomerado de zonas. Llegar de una punta a otra puede requerir varias horas de conducción, la cual se hace por carreteras secundarias o incluso de tierra. Dicho de otro modo: cuando preparéis la ruta calculad también los tiempos de desplazamiento, pues son notables.

El lugar más diverso de Finlandia

Una de las cosas que más nos gustó de todo esto es que es una zona con mucha diversidad. Más allá de los bosques y los lagos (que por sí mismos son alucinantes), visitamos lugares que no tenían nada que ver entre sí. Visitamos zonas híper turísticas y otras despobladas en las que no había un pueblo en ninguna parte (mucho ojo con quedaros sin gasolina), todas conviviendo entre sí en perfecta armonía.

Disfruta de su animada vida cultural

Otro aspecto que nos llegó al corazón fue la gran presencia de cafeterías, tiendas de artesanía y eventos locales. La Región de los Mil Lagos es un entorno lleno de vida, que gusta de compartir con el viajero su cultura de la manera más auténtica y enriquecedora que podáis imaginar.

Dog friendly a más no poder

Por último, aunque ya lo intuíamos, tenemos que destacar que es una zona ideal para viajar con perro. Las rutas siempre tienen agua a mano, las ciudades no podrían ser más dog friendly y en todo momento fue una experiencia llena de estímulos. Nuestro querido Tronco no ha sido más feliz en ningún otro lugar.

Mapa turístico de la Región de los Mil Lagos

Por si os resulta más fácil verlo todo gráficamente, aquí os dejamos un mapa turístico de la Región de los Mil Lagos.

¿Qué te ha parecido?
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *