Jyväskylä, la pequeña Atenas de Finlandia

Rara. No es habitual que describamos así una ciudad, pero es que es la primera palabra que nos viene a la mente al pensar en Jyväskylä. Y no porque no nos gustase, más bien todo lo contrario: el carácter excéntrico y poco común de esta urbe hace que nos parezca una parada más que interesante. De hecho, no vais a encontrar nada ni remotamente parecido en toda la Región de los Mil Lagos.

¿Os pica la curiosidad? Pues seguid leyendo y os enseñaremos todo lo que ver en este curioso destino del centro de Finlandia.

La ciudad con el mood más raro que hemos visto

De primeras, Jyväskylä tiene una excelente carta de presentación. Es conocida como la Atenas de Finlandia por ser uno de los grandes puntos de interés de la cultura finlandesa. La ciudad está repleta de museos, tiene una de las universidades más importantes del país y es la sede de algunas de sus empresas más vanguardistas.

Sin embargo, no es el típico lugar de paso. De hecho, es raro encontrarla en los circuitos turísticos habituales por la Región de los Mil Lagos. Nadie os mirará raro si vais, pero desde luego se sale de lo mainstream.

No decimos que sea el único motivo, pero desde luego la principal motivación para ir a Jyväskylä es rastrear las huellas que dejó aquí Alvar Aalto. El mítico arquitecto desarrolló en sus calles buena parte de su obra, por lo que este particular museo al aire libre es una visita obligada si os interesa el llamado Movimiento Moderno.

En cualquier caso, nos sorprendió muchísimo el ambiente de Jyväskylä. No es que encontrásemos hostilidad ni nada parecido, pero desde luego no es la típica ciudad chiquitita y acogedora que el viajero medio espera encontrar en tierras nórdicas. No sabríamos cómo describir nuestras sensaciones, quizá sea uno de esos sitios que hay que vivir en primera persona. En cualquier caso, la atmósfera era tirando a bizarra, con gente raruna por doquier y calles abarrotadas de gente que se entrelazan con otras absolutamente vacías.

Nada impide que Jyväskylä sea una de las ciudades más importantes de Finlandia. De hecho, no solo es la séptima de mayor tamaño, sino que en 2019 se impulsó un estudio para analizar el traslado de la capitalidad de Helsinki hasta aquí.

A continuación os mostramos todo lo que se puede ver y hacer en un recorrido de media jornada. Seguramente viéndolo todo y entrando en los diferentes museos se pueda cubrir un día completo, pero nosotros con unas horas tuvimos suficiente para hacernos a la idea de lo que se cocía por esos lares.

Turismo en Jyväskylä

Estación de tren

Un buen punto para empezar la visita es la Estación de Tren. No solo por sus buenas comunicaciones por ferrocarril o porque se aparca bien en los alrededores, sino también porque es una joya de la arquitectura moderna. Es una de las estaciones más representativas de Finlandia, así que bien merece una visita. Además, tanto en su interior como en las inmediaciones encontraréis un buen puñado de tiendas y restaurantes.

Casco histórico

Precisamente, hablar del casco histórico de Jyväskylä es hacerlo de un auténtico centro comercial al aire libre. Sus principales calles han sido tomadas por comercios y restaurantes de toda clase y condición, por lo que si os gusta el típico turismo de tirar billetes de 100 os sentiréis en el mejor lugar del mundo.

Como decíamos en la introducción, se nos hizo rara la combinación entre grandes avenidas llenas de gente y tiendas, que de pronto tornaban en estrechas callecitas en las que no se veía ni un alma. Os recomendamos callejear por vosotros mismos y descubrirlas, pero desde luego no os podéis perder algunas calles concretas como Asemakatu y Vapaudenkatu (perpendiculares entre si).

Hablando de cosas concretas, callejeando por allí descubriréis el Ayuntamiento, la Biblioteca o la Iglesia municipal.

Edificios de Alvar Aalto

Mención aparte merece todo lo relacionado con la vida y obra de Alvar Aalto. En esta ciudad se puede contemplar más de una decena de edificios firmados por el legendario arquitecto finlandés, ya sea como constructor desde cero o habiéndolos reformado. Uno de los primeros que vimos fue el Hogar Obrero, que a su vez es una de las obras más tempranas de Aalto (1924-25).

Hay que andar un poquito para verlo todo, pero no os podéis perder el Edificio Aira (la primera residencia de varios pisos que construyó), la Sede de la Guardia Cívica o la renovación de Villa Karpio, por poner algunos ejemplos.

Museos

Tampoco podéis dejar de visitar los muchísimos museos que ofrece la ciudad de Jyväskylä, siendo el Museo Alvar Aalto su principal seña de identidad. También tienen mucha fama el Museo de Historia Natural de Finlandia Central, el propio Museo de Finlandia Central o la Galleria Becker. Si le dedicáis tiempo a ver los museos de la urbe podéis pasar en ella un fin de semana completo en modo cultureta.

Universidad

Y si os vais a poner a gafapastear, sin duda os tenéis que pasar por los diferentes centros que tiene la Universidad de Jyväskylä. Están repartidos por toda la ciudad e incluyen en sí mismos obras de Alvar Aalto y museos, además del típico ambiente molón de los barrios universitarios. Se trata de uno de los centros educativos más importantes del país, albergando en la actualidad a más de 15.000 estudiantes curso tras curso.

Torre de Vesilinna y Colina de Harju

Seguro que los alumnos de la universidad de Jyväskylä aprovechan su estancia en la universidad para visitar la Colina de Harju, una pequeña montañita ubicada en el corazón de la ciudad. Allí os espera la Torre de Vesilinna, que cuenta con un restaurante panorámico y la correspondiente plataforma de observación.

Excursiones desde Jyväskylä

Por último, nos queda hablar de las estupendas posibilidades que ofrecen los alrededores de Jyväskylä. Hay cuatro visitas a una hora como máximo en coche que, en nuestra opinión, son absolutamente imprescindibles:

  • El Ayuntamiento de Säynätsalo, una de las obras cumbres de Alvar Aalto. Os recomendamos ir en horario de mañana, para que podáis desayunar en su estupendísima cafetería.
  • La Iglesia Vieja de Petäjävesi, que es Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Es uno de los templos más bonitos de toda Finlandia.

  • El Parque Nacional de Leivonmäki: estar en tierras finesas y no visitar su naturaleza sería un crimen. Al sur de Jyväskylä tenéis a tiro de piedra esta estupenda zona, repleta de terrenos pantanosos.

  • Por otro lado, al norte os espera el Parque Nacional de Pyhä-Häkki. Sus pinos con más de cuatro siglos de antigüedad os esperan a tan solo una hora de la ciudad.

¿Qué te ha parecido?
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *