Qué ver en Puglia: ruta de 3 días en coche por el tacón de Italia

Si estáis buscando una guía para viajar a Puglia, habéis llegado al lugar correcto. En este artículo os enseñamos cómo fue nuestro viaje de tres días por el sur de Italia, en una ruta que tiene absolutamente de todo: desde ciudades repletas de patrimonio hasta playas de aguas turquesas, pasando por santuarios, pueblos y cuevas. Todo ello, como no podía ser de otro modo, acompañado de pizza y pasta para parar un tren. Seguid leyendo, porque aquí os vamos a enseñar uno de los viajes más divertidos, variados y baratos que se pueden hacer en avión desde España.

Introducción: una escapada inolvidable por el sur de Italia

Puglia es un destino absolutamente fascinante. Si los italianos son especialistas en exportar sus costumbres y su modo de vida como algo aspiracional, en el sur del país esto es llevado al extremo. Es imposible pasear por un pueblo o una ciudad de la comarca pugliese sin ver una tiendecita o un restaurante que no saque pecho de sus particularidades culturales.

Viajar a Puglia pondrá a vuestra disposición un abanico casi ilimitado de ciudades con un patrimonio histórico, cultural y artístico único, en el que el barroco luce más bonito que en ningún otro lugar. Además, veréis pueblos con casitas blancas o con tejados cónicos que parecen más propios de un videojuego que de la realidad. Si a eso se le suman sus maravillosas aguas mediterráneas, cristalinas y turquesas a partes iguales, la combinación es ganadora. Además, hablamos de una escapada que es relativamente barata: por lo que cuesta llegar hasta allí, por lo que cuesta moverse y por lo que cuesta comer.

La única pega que le ponemos a todo esto es que siempre falta el tiempo. Nosotros hicimos una escapada de tres días, pero podíamos haber estado el doble y nos hubiese seguido faltando algún día. El único consuelo que encontramos es que conocemos a gente que ha ido una semana y se volvió a casa con la misma sensación, así que no es solo problema nuestro.

A lo largo de esta guía os vamos a enseñar todo lo que vimos e hicimos en Puglia, explicado con todo lujo de detalles y mostrándoos cómo organizar una escapada parecida. Si necesitáis información, podéis escribirnos un comentario y os responderemos en seguidita. ¡Bienvenidos a Puglia! ¡Bienvenidos al sur de Italia!

Cómo llegar y cómo moverse

En avión, clásico destino low cost

Puglia tiene todo aquello que podría esperarse de una escapada low cost. Por supuesto, esto incluye también vuelos baratos desde España. El Aeropuerto de Bríndisi (también conocido como Aeropuerto Papola Casale o Aeropuerto del Salento) conecta tanto con Madrid como con Barcelona, a través de vuelos Rynair. No es difícil encontrar trayectos de ida y vuelta por 50€ en total (precio de 2022), lo cual le convierte en una auténtica ganga.

Parada de cruceros por el sur de Italia

Además, otro punto de entrada muy típico para los viajeros es el de los viajes en crucero. Bríndisi, Monopoli y Otranto son paradas habituales para las navieras que operan por la zona, ya sea solo en Italia, yendo a ver países de los Balcanes o incluso en las islas de Grecia. Bien haríais en preparar vuestra visita en caso de hacer una parada en Puglia, ya que en unas pocas horas podéis ir a ver un montón de cosas interesantes.

Alquilar un coche

La forma más sencilla de moverse por la zona es el coche de alquiler. Ojo, hay buenas comunicaciones en autobús, pero para sacarle todo el partido a las playas y a las zonas rurales se necesita un extra de libertad que solo lo da un vehículo privado. Nosotros lo alquilamos directamente en el Aeropuerto de Bríndisi, a través de Noleggiare.

A modo de referencia, un coche que recogimos el jueves a la noche y que devolvimos el domingo a la noche nos costó 100€, incluyendo todos los descuentos. Aunque no tienen sus oficinas dentro de la terminal de llegadas (hay que andar 5 minutos), la experiencia fue inmejorable.

Qué ver en Puglia en tres días

Cómo organizar el itinerario

Antes de nada, unos cuantos consejos a nivel organizativos. Puglia es una región amplia y con mucho que ver, por lo que si no tomáis buenas decisiones desde el principio quizá los días no os cundan tanto como deben.

Nosotros decidimos establecer nuestro campamento base en Bríndisi, fundamentalmente por dos motivos. Por un lado, porque allí es donde está el aeropuerto, por lo que resultaba muy cómodo llegar al alojamiento a los pocos minutos de aterrizar. Por otro lado, porque la ubicación de la ciudad es excelente, ya que está más o menos en el medio de todo.

Como únicamente disponíamos de tres días completos, hicimos básicamente tres rutas:

  • Ruta norte: de Bríndisi a Bari, yendo en paralelo por la costa.
  • Ruta sur: en este caso, de Bríndisi hasta Santa María de Leuca, también yendo por la costa.
  • Ruta interior: orientada al norte, pero viendo las localidades alejadas de la costa.

Tenéis que tener en cuenta que esta zona de Italia da para mucho más que tres días. Podríais pasar allí tranquilamente una semana y todavía os quedarían muchas cosas por ver. Por tanto, tuvimos que hacer algunos sacrificios, como Matera (al norte) o Gallipolli (al sur). Ya iremos en otros viajes, claro que sí.

Visitas imprescindibles en Puglia

Vamos ahora a daros algunas pinceladas de los sitios a los que fuimos.

Monopoli

Empezamos por esta fascinante ciudad costera. En las calles de Monopoli encontramos muchísimas iglesias, callecitas repletas de plantas y tiendas de artesanía de primer nivel. También echamos un ojo a sus playas, que son de lo mejorcito de Puglia en ese sentido.

Grotte di Castellana

Una visita obligada en la zona son las Grotte di Castellana, un conjunto de cuevas que es señalado por muchos expertos como las más bonitas del mundo. La visita resulta caótica y hay que pagar unos 20€ por persona, pero os aseguramos que merece la pena. Id sin dudar.

Polignano a Mare

En Polignano a Mare disfrutamos del típico atardecer italiano. Tras habernos puesto hasta arriba de pasta, nos compramos un helado y fuimos recorriendo sus calles sin prisa. Tiene una pequeña playa urbana que es uno de los elementos más reconocibles de la zona, además de ser el pueblo que inspiró la mítica canción Volaré.

Bari

Hablando de cosas 100% italianas, en Bari nos topamos con todo lo que cabría esperar de una urbe del sur del país. Su elemento turístico más folclórico es una calle en la que varias señoras están elaborando pasta fresca todo el día, la cual se puede comprar allí mismo.

Lecce

Si una ciudad es sinónimo de patrimonio en Puglia, sin duda esa es Lecce. La capital del barroco en el sur de Italia tiene algunas de las iglesias más bonitas que hemos visto nunca, además de un buen puñado de restos arqueológicos de época romana.

Roca e Grotte della Poesia

Cambiamos los adoquines leccese por las aguas turquesas de la Roca e Grotte della Poesia, el paisaje más típicamente mediterráneo que podáis imaginar. Calas, cuevas y antiguas fortalezas articulan un paisaje que bien merece ser visitado.

I Faraglioni di Sant’Andrea

Misma cosa se podría decir de I Faraglioni di Sant’Andrea, un conjunto de arcos, cuevas y acantilados que está a escasos 10 minutos en coche de lo anterior. Allí podéis hacer las típicas fotos alucinantes que recaudan cientos de likes en Instagram.

Otranto

También os recomendamos ir a Otranto, donde os esperan una enorme fortaleza, varias iglesias, un montón de tiendas y también uno de los mejores paseos marítimos de toda Puglia. Un sitio perfecto para ser visitado sin prisas y sin más pretensión que la de pasar una buena tarde.

Santa María de Leuca

En el extremo sur del Salento (la comarca meridional de Puglia) está Santa María de Leuca. Con su archiconocido santuario como principal seña de identidad, desde ese mismo punto podréis contemplar el lugar en el que se unen los mares Jónico y Adriático.

Bríndisi

Nuestro centro de operaciones, Bríndisi, también tiene muchísimas cosas por ver. De hecho, nos parece el auténtico secreto de Puglia, ya que es muy habitual entrar a la región por allí pero ir a ver otras cosas. Haced la visita, pues es un sitio mucho más interesante de lo que podría parecer.

Alberobello

Quizá el sitio más conocido de la comarca es Alberobello, el pueblo conocido por sus famosos trulli. Caminar por sus calles peatonales, con estas construcciones de forma cónica a ambos lados, es una actividad básica en la propuesta turística del sur de Italia. Absolutamente imprescindible.

Locorotondo

Y puede que no sea tan conocido, pero Locorotondo también nos pareció un sitio fascinante. Situado en lo alto de la colina y con una planta casi redonda, se trata de un privilegiado mirador a los campos de cultivo de los alrededores.

Ostuni

Conocida como la ciudad blanca, Ostuni fue el último destino que visitamos en Puglia. Aun no hemos sido capaces de dejar de pensar en las luminosas fachadas de sus casas, en las que la cal refleja la luz como en pocos sitios en el mundo.

Consejos generales para viajar a Puglia

Ahora que ya habéis visto los destinos, aquí os dejamos unos cuantos consejos. Esperamos que os ayuden a preparar el viaje:

  • Las distancias son más largas de lo que pudiera parecer: aunque Bríndisi esté en el centro, tenéis más o menos una hora y media hasta las zonas más al norte (como Bari) y hasta el punto más al sur (Santa María de Leuca). Calculad los tiempos en consecuencia.
  • Conducir por la zona es toda una aventura: la gente lo hace de una manera bastante peculiar. Por eso, os hemos preparado una guías para conducir por Italia, para que sepáis lo que os podéis encontrar.
  • La identidad pugliese (e incluso salentina) está muy marcada: puramente italiana, no decimos que no, pero con un carácter propio. Disfrutad de sus particularidades y volveréis a casa habiendo crecido mucho a nivel cultural.
  • La zona cambia mucho en temporada alta y en temporada baja: de ello os hablamos justo en el siguiente apartado.
  • Hay muchísimas cosas que ver, es imposible que os dé tiempo a todo en un viaje de tres días. Organizad una ruta asequible e id sin prisas, porque es un destino que merece ser disfrutado con calma.
  • Lo anterior aplica también a los pueblos: se tarda mucho en verlos, ya que tienen de todo.
  • Las playas son interesantes incluso aunque no vayáis a bañaros: los paisajes son alucinantes y el color de las aguas propio de un fondo de pantalla. Imprescindible ver unas cuantas.

¿En qué época ir? Un destino, dos realidades

En verano, destino de sol y playa

Para muchos viajeros, Puglia es un destino inequívocamente veraniego. Para imposible romper la asociación entre el tacón de Italia y sus espectaculares paisajes mediterráneos, con las playas de aguas cristalinas como seña de identidad.

En esta época encontraréis la zona a pleno rendimiento. Esto tiene una lectura muy positiva (amplísima oferta gastronómica, muchas actividades, mil sitios a los que ir) pero a la vez tenéis que dar por hecho que todo estará hasta los topes. Teniendo en cuenta que lo que se visitan son fundamentalmente pequeños pueblos y calas, la masificación afecta de manera notable. En cualquier caso, es un destino turístico con mucha tradición, por lo que cuenta con infraestructuras suficientes para absorber el incremento de población en temporada alta.

Por cierto, en esta zona encontramos muchísimas playas públicas (gratuitas), algo que no es tan habitual en otras partes de Italia.

Resto del año: cultura, gastronomía y slow travel

Nosotros fuimos a comienzos del otoño, por lo que aun había un cierto mood veraniego pero ya se empezaban a atisbar las bondades de los meses más tranquilos del año. Gracias a eso, pudimos disfrutar de un clima agradable y de muchas horas de luz, pero a la vez escapamos de las aglomeraciones la mayor parte del tiempo.

En los meses fríos del año, Puglia es un lugar en el que se respiran cultura y tranquilidad por los cuatro costados. Las playas siguen siendo protagonistas, aunque no tanto para el baño sino por sus excepcionales paisajes. Sin embargo, se pone mucho más en valor ese tipo de turismo tranquilo y sosegado que tanto nos gusta: visitas a pueblos, compritas en tiendas de auténtica artesanía, mesa y mantel sin ninguna prisa…

Quizá el principal punto negativo de esta época es que los horarios de apertura de algunos atractivos turísticos son más limitados. Además, sobre todo en la zona del Salento, encontramos muchos restaurantes cerrados.

Alojamiento

Puglia tiene una oferta hotelera excelente, seguramente es de lo mejorcito del país en ese sentido. En verano no tendréis problemas para encontrar hoteles y apartamentos turísticos, ya que la oferta es extensísima. Eso sí, al igual que ocurre en otras zonas del Mediterráneo, lo normal es que los precios suban mucho en julio y agosto.

Precisamente por eso, fuera de temporada los precios son tirando a asequibles. Hay muchas habitaciones disponibles y los propietarios compiten entre sí por captar a un turismo que es mucho más escaso que en los meses cálidos del año.

Nosotros pasamos las tres noches en Bríndisi, en el Monolocale Le Sciabiche, y no pudimos quedar más contentos. Estaba bien ubicado, el dueño era encantador, nos dejó un montón de cosas para desayunar y encima estaba fenomenal de precio.

Gastronomía: lo mejor de la cocina pugliese

A estas alturas de la vida, pocas cosas quedan por descubrir de la gastronomía de Italia. Obviamente no os podéis ir de allí sin probar dos auténticos gigantes, como la pizza o la pasta. No solo son comidas deliciosas, sino que encima tienen un precio tirando a barato. Las pizzas normalmente están entre los 10€ y los 15€, mientras que un plato de pasta no debería costar mucho más que eso.

Además, se da la circunstancia de que en Puglia tienen varios platos propios, los cuales presentan con orgullo al viajero. El mejor ejemplo son los orecchiette, un tipo de pasta con forma de oreja que podéis comprar recién hecho en Bari.

Tampoco deberíais iros de allí sin probar una pucce (puccia en plural), una especie de bocadillo o sandwich propio de la zona. Imaginad algo con forma parecida a un kebab, pero relleno de ingredientes tradicionales italianos. Nosotros comimos una riquísima en Otranto.

Foccaccia barese, panzerotti fritti, crudo di mare… ¡La lista es interminable! Eso sí, en cuanto a dulces hay un auténtico protagonista: el pasticcioto. Son unos bollitos, normalmente rellenos de algo (crema, limón, chocolate…), tirando a contundentes. Pese a sus reducidas dimensiones, con uno por persona es más que suficiente para resultar un postre de campeonato.

Compras y souvenirs

Más allá de comprar cosas de comer como souvenir (algo que siempre es una buena idea), nos sorprendió mucho la cantidad, calidad y diversidad de las tiendas de artesanía que encontramos en nuestro viaje a Puglia.

Que sí, que también vimos los típicos sitios para guiris en los que venden imanes de nevera o camisetas de gusto dudoso. Pero, en líneas generales, vimos una propuesta interesantísima: cerámica, objetos hechos en madera, artículos vintage…

Os recomendamos comparar bien antes de comprar, pues de una tienda a otra (incluso en una misma ciudad) podéis encontrar diferencias de hasta el 25% por el mismo producto.

Mapa turístico de Puglia

Por último, aquí os dejamos un mapa turístico de Puglia. En él podéis ver todos los sitios que visitamos y de los que os hemos ido hablando en esta guía.

¿Qué te ha parecido?
+1
6
+1
1
+1
1
+1
0
+1
1
+1
0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *