Excursión de un día por la Isla de Gozo: cómo llegar, qué ver y qué hacer

No hay viaje a Malta que esté completo sin dejarse caer por Gozo, la mediana de las tres islas principales del archipiélago. Se puede plantear el recorrido de muchas maneras: centrado en sus paradisíacas playas, yendo en busca de vestigios arqueológicos, haciendo senderismo y deportes de montaña… Nosotros fuimos en coche de alquiler e intentamos hacer un itinerario lo más completo y variado posible. Fruto de esa experiencia, aquí os dejamos un post en el que os enseñamos cómo preparar una excursión de un día por la isla de Gozo. En él os enseñamos cómo llegar de Malta a Gozo, la ruta que hicimos y sus principales puntos de interés.

Llegar a Gozo y moverse por la isla

Gozo, conocida en idioma local como Ghawdex, es una isla de apenas 67 kilómetros cuadrados. Es la más septentrional de las tres que componen el archipiélago y en ella viven 30.000 personas. Sin embargo, que no os engañen sus reducidas dimensiones, pues se trata de un lugar con infinitas posibilidades.

Llegar hasta Gozo es relativamente sencillo. Básicamente hay que ir hasta el puerto de Cirkewwa, en el norte de Malta, y tomar el barco que comunica con el puerto de Mgarr. No tiene ninguna pérdida, pero si queréis ampliar información os hemos preparado un post en el que os contamos cómo ir de Malta a Gozo en ferry.

Una vez allí, moverse es relativamente sencillo. En coche tenéis carreteras por las que llegar a los principales puntos de interés de la isla. En algunas ocasiones los caminos son estrechos y sinuosos, pues al fin y al cabo es un territorio eminentemente rural, pero todo está súper bien comunicado. El epicentro es la ciudad de Victoria o Rabat, la capital de la isla, a donde van todos los caminos.

Si vais en transporte público lo tendréis complicado para todo aquello que se salga de lo mainstream, pero podréis moveros sin problemas entre el puerto, Victoria y Dwejra Point, entre otros lugares.

Nosotros os proponemos una ruta en forma de espiral, empezando en el sur de la isla, luego en el oeste, después en el norte y terminando en su céntrica capital. Fue un día agotador y se quedaron muchas cosas por ver, pero humildemente pensamos que es un recorrido magnífico para hacerse a la idea de las muchísimas posibilidades que tiene Gozo.

Qué ver en Gozo (Malta)

Ta’ Cenc Cliffs

Empezamos la jornada en los Ta’ Cenc Cliffs, unos impresionantes acantilados en el sur de Gozo. Puede que no sean tan famosos como los Dingli Cliffs (en la isla principal), pero pensamos que no tienen nada que envidiarles. De hecho, a nosotros nos gustaron más en determinados aspectos, como que no están masificados en absoluto.

La visita se hace tirando a rápido, ya que se aparca relativamente cerca de los acantilados. Eso sí, existe la posibilidad de caminar junto a ellos y hacer varias rutas de senderismo por la zona.

Dwejra Point

Desde allí nos fuimos al Dwejra Point, uno de nuestros lugares favoritos de todo el archipiélago. En muy poquito espacio hay un montón de cosas interesantes: desde la mítica Fungus Rock (un islote al que durante siglos se le atribuyeron poderes curativos) hasta el Inland Sea (un pequeño mar interior comunicado con las aguas abiertas por una cueva).

El lugar ha salido en muchísimas películas y series. Por ejemplo, fue el escenario de la boda entre Khal Drogo y Daenerys Targaryen en la primera temporada de Juego de Tronos. También es famoso por ser una excelente zona para bucear.

Santuario de Ta ‘Pinu

No muy lejos de allí, aunque en el interior, está la Basílica de Ta ‘Pinu. Se trata de un conjunto construido al calor de la fe, pues a finales del siglo XIX se empezaron a producir apariciones de la virgen. Poco a poco la fama del lugar fue creciendo, hasta que un siglo más tarde el papa Juan Pablo II dio una misa desde allí.

El templo es impresionante, un auténtico monolito en medio de la más absoluta de las nadas. Resulta increíble que hayan construido algo de esa envergadura en medio de la isla.

Wied il-Mielah Window

Al norte de la basílica está la Wied il-Mielah Window, un arco natural de piedra caliza en el que el Mar Mediterráneo se muestra especialmente bonito. Es un espacio relativamente desconocido, pues hasta 2017 había uno muy parecido en Dwejra Point. Sin embargo, este se derrumbó y entonces el turismo empezó a mirar hacia otros arcos.

Se puede contemplar la Wied il-Mielah Window desde las alturas o bajando por un estrecho camino de madera. Sea como fuere, es un sitio que no deberíais perderos.

Salinas de Qbajjar

También en el norte de Gozo están las Salinas Qbajjar, una explotación que ha modelado la costa para obtener un recurso tan valioso como la sal. Aunque hoy en día está más enfocada hacia el turismo que hacia la industria tradicional, lo cierto es que es una visita auténticamente imprescindible. Es un lugar único, en el que las fotos hablan por sí solas.

Las Salinas Qbajjar tienen casi 3 kilómetros de longitud, por lo que podéis dar un largo paseo junto a ellas. La mayoría las tendréis que contemplar desde la distancia, pero es posible acercarse a algunas de ellas e incluso bajar hasta las cuevas en las que se refinaba la sal obtenida.

Victoria / Rabat

Para terminar en Gozo, nada como una visita a Victoria (conocida en idioma local como Rabat), la capital de la isla. Apenas tiene 7000 habitantes, pero es una ciudad trepidante y a la que todos los viajeros deberían acercarse.

Tiene dos zonas claramente diferenciadas. Por un lado, la Ciudadela es la responsable de atraer miles de turistas año tras año, ya que se trata de uno de los recintos fortificados más bonitos y mejor conservados de todo el Mar Mediterráneo.

Por otro lado, la zona baja también tiene cosas de interés. Independence Square y la Basílica de San Jorge son las principales protagonistas, aunque en sus calles podéis encontrar toda clase de sorpresas.

¿Qué te ha parecido?
+1
1
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 ideas sobre “Excursión de un día por la Isla de Gozo: cómo llegar, qué ver y qué hacer”