Las Salinas Qbajjar: 2000 años extrayendo sal al norte de Gozo

El norte de la isla de Gozo nos reservaba una de las mayores sorpresas del viaje a Malta. Nos referimos a las Salinas Qbajjar, una explotación para obtener sal marina que pone en valor un método con más de 2000 años de antigüedad. Seguid leyendo y os enseñaremos cómo visitar este impresionante lugar, del cual nos llevamos algunas de las fotografías más llamativas que hemos hecho nunca en el Mediterráneo.

La sal como modo de vida

Las Salinas Qbajjar están cerca de la pequeña localidad de Marsalforn. El punto de partida para visitarlas es Xwejni Bay, una pequeña bahía desde la que arranca una sucesión de hasta tres kilómetros de salinas.

El paisaje que veis, propio de otro planeta, explota la costa tal y como lo hacían fenicios y romanos. La cosa consiste en construir pequeñas celdas junto al mar, dispuestas de manera estratégica para que entre el agua cuando sube la marea. Cuando baja, queda retenida agua, que se evapora dejando una salmuera que se puede recoger con cepillos y refinar posteriormente en las cuevas cercanas.

El enemigo natural de todo este ingenio era la lluvia, pues cuando caía agua del cielo se perdía la sal obtenida el día anterior.

Aunque el método ha caído en desuso (de hecho, Malta importa la mayor parte de la sal que consume), a día de hoy se ha convertido en une excelente reclamo turístico. Al fin y al cabo, queda un paisaje difícil de ver en cualquier otro lugar de la isla.

Por doquier veréis tiendecitas, paisanos vendiendo su producto y carteles explicativos, aunque también señalizaciones indicando que no hay que caminar por las salinas ni bañarse junto a ellas.

De hecho, hay algunas que se pueden visitar, las cuales están claramente señalizadas. También se pueden visitar algunas de las cuevas en las que se refinaba este producto. Os recomendamos seguir las indicaciones, no solo por evitar multas sino porque sería una pena que el lugar se degradase.

Paseos, baños y comilonas junto a las salinas

La visita que hacemos la mayoría de los viajeros, al menos en los meses fríos del año, consiste en aparcar junto a Xwejni Bay y caminar por el paseo que va en paralelo a las salinas. Es una visita espectacular, de lo mejorcito que se puede hacer en Gozo.

La verdad, recomendamos este sitio siempre que nos preguntan por lugares insólitos de Malta. Guardamos un recuerdo maravilloso del paseo que dimos junto a las salinas, sintiendo el viento en la cara, escuchando el mar de fondo y disfrutando de un paisaje tan extraño.

Sin embargo, no todo es pasear: si os fijáis en la bahía veréis que es un lugar perfecto para darse un chapuzón. Nosotros no llevábamos bañador, ya que hicimos la visita en noviembre, pero nos quedamos con un poquito de envidia viendo lo bien que se lo estaban pasando las señoras en remojo.

También podéis aprovechar para acercaros a Marsalforn y comer en el pueblo, pues es uno de los pocos lugares con restaurantes del noroeste de la isla de Gozo. Nosotros lo hicimos en Qbajjar Restaurant y la verdad es que comimos súper bien a un precio más que razonable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.