Qué ver en Dwejra: Blue Hole, Inland Sea, Fungus Rock…

Ubicada en la costa oeste de la isla de Gozo, la región de Dwejra es una excursión imprescindible en el archipiélago maltés. Allí encontraréis muchísimas cosas para ver y hacer, todas ellas relacionadas con la naturaleza en general y el mar en particular. Puede que las imágenes de este post os resulten familiares incluso si no habéis ido allí, ya que la zona fue utilizada para algunas de las escenas más míticas de los dothraki de Juego de Tronos. Sin ir más lejos, aquí se grabó la mítica boda entre Khal Drogo y su amada Khaleesi.

Un museo natural en el oeste de Gozo

El Dwejra Point es un lugar único. Literalmente a menos de media hora en coche desde cualquier punto de la isla (y a unos diez minutos desde Victoria, la ciudad de mayor entidad), en esta excursión se puede disfrutar de la naturaleza en muy variadas formas.

Hay varias rocas en el mar a las que se les han atribuido poderes místicos desde antiguo, una bahía en la que bañarse es una auténtica delicia, edificios históricos, espacios que han sido utilizados para grabar superproducciones como Juego de Tronos o Troya (la de Brad Pitt), zonas para bucear e incluso un pequeño mar interior, comunicado con el resto del Mediterráneo por una cueva.

Vamos, que el que vaya a Dwejra no se va a aburrir. Por si todo lo anterior fuese poco, el aparcamiento es sencillo y gratuito (aunque un gorrilla os pedirá la correspondiente propina), hay varios restaurantes en los que comer y por todas partes veréis paneles informativos en los que aprender sobre el entorno.

El tiempo en un sitio tan fascinante como la isla de Gozo siempre es limitado, así que lamentablemente no podréis ver tantas cosas como quisieseis. Sin embargo, si nos aceptáis un consejo, el área de Dwejra nos parece imprescindible. Seguid leyendo y entenderéis por qué.

Turismo en Dwejra

Fungus Rock

La primera parada la hicimos en uno de los enclaves más reconocidos de Dwejra, la Fungus Rock. Se trata de un enorme monolito de piedra caliza en medio del mar, con una historia más que singular. La Orden de Malta descubrió en él un tubérculo tan raro como maloliente, al cual le atribuyeron poderes medicinales casi milagrosos: desde cortar hemorragias hasta curar la disentería. De hecho, durante el siglo XVIII el Gran Maestre de la Orden organizó turnos de vigilancia de 24 horas alrededor de la roca, para que nadie extrajese tan valioso material.

Hoy en día se sabe que la creencia no podía ser más alejada de la realidad. No solo carece de las propiedades que se le atribuían, sino que incluso se sabe que es un tubérculo (en su momento se la catalogó erróneamente como un hongo, de ahí lo de Fungus Rock).

Sea como fuere, Il-Gebla tal-General (literalmente, La Roca del General, que es como se la conoce en maltés) es actualmente una reserva natural. Solo se puede visitar con fines científicos, por lo que tendréis que conformaros con contemplarla desde la orilla o, como mucho, bucear y nadar en sus alrededores.

Crocodile Rock

Mucho menos famosa y contundente, aunque igual de adorable, es la Crocodile Rock. Esta pequeña roca de forma singular se encuentra a escasos metros de la Fungus Rock, y es toda una referencia para los deportes acuáticos. En sus alrededores hay tal riqueza que es uno de los mejores puntos para bucear del archipiélago. Las excursiones en barco por la zona suelen parar allí.

Dwejra Bay

Por cierto, las rocas están junto a la Dwejra Bay, una de las bahías más bonitas de la isla de Gozo. Si tenéis la suerte de ir en verano, quizá podáis aprovechar para daros un baño. Sin embargo, el sitio es precioso también en invierno, así que aprovechad el camino entre las rocas para bajar al nivel del agua y disfrutad de la bahía.

Dwejra Tower

También tenéis que aprovechar que estáis por allí para acercaros a ver la Dwejra Tower, una pequeña torre de vigilancia que fue construida en el año 1652. Forma parte de las Lascaris Towers, uno de los muchos sistemas de fortificación de las cosas maltesas.

San Lawrenz (el pueblecito)

Tras esa primera parada, volved al coche y bajad a San Lawrenz, el pequeño pueblo que hay en la zona baja. Es un lugar lleno de tiendas y restaurantes (nosotros nos tomamos un batido de chocolate nada más llegar), aunque también el punto de partida de las excursiones en barco.

Merece la pena que os acerquéis a visitar la pequeña Capilla de Santa Ana (Kappella Sant’ Anna), un coqueto templo que parece estar ubicado en el fin del mundo. No sabríamos decir por qué, ya que es un edificio de lo más sobrio, pero nos encantó.

Si lo pilláis abierto, también tenéis que ir a ver el Dwejra Marine Environmental Education Centre, un centro de interpretación en el que os contarán muchísimas cosas sobre la zona.

Playa dothraki

Por cierto, una curiosidad. La “playa” que hay enfrente de San Lawrenz (ponemos las comillas porque es más bien una sucesión de rocas que otra cosa) os resultará familiar, y es que fue un escenario de grabación recurrente en la primera temporada de Juego de Tronos. De hecho, fue el lugar en el que se celebró la boda entre Khal Drogo y Daenerys Targaryen.

Inland Sea

Estando en San Lawrenz, veréis carteles que señalan a la parte baja del pueblo, apuntando al Inland Sea. Se trata de una laguna de agua marina unidad al mar por una cueva, la cual es sencillamente espectacular. Tenéis que visitarla a pie, desde las alturas (subiendo por los acantilados de los alrededores) y también en barco, ya que se pueden hacer paseos de 15 minutos por 4€ por persona.

Es un sitio especialmente bueno para bucear, tanto en el propio Inland Sea como en la cueva que lo comunica con el mar abierto. De hecho, se afirma que el popular Jacques Cousteau decía que era uno de sus lugares favoritos para practicar el buceo.

Azure Window (DEP)

Hasta 2017, en la zona se podía encontrar la Azure Window. Conocida en maltés como it-Tieqa Zerqa o simplemente como Ventana Azul, era una impresionante formación rocosa que describía un arco de casi 30 metros de alto. Sin embargo, fue destruida por completo ese año durante un fuerte oleaje.

Aunque ya no está, la zona sigue siendo igual de bonita. Si queréis saber cómo era, lo tenéis muy fácil: no solo sale en Juego de Tronos, sino también en películas tan míticas como El Conde de Montecristo o By the Sea. Si queréis mirar al futuro, aquí os dejamos el proyecto que tienen entre manos. La idea es hacer un museo de tres plantas, cada una dedicada a un milenio de la historia maltesa.

Blue Hole & Coral Gardens

Para terminar, si os asomáis a las rocas que hay más allá de la Capilla de Santa Ana, allí mismo tenéis el Blue Hole, una especie de tubo vertical famoso por las posibilidades que ofrece para los amantes del buceo. Es impresionante y desde las alturas se contempla de maravilla.

Junto a él están los Coral Gardens, que también son una reconocida zona para bucear. En resumen, si os gusta sumergiros quizá os merezca la pena pasar el día entero por allí.

¿Qué te ha parecido?
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *