Qué ver en Sliema, el satélite de La Valeta

Sliema es una pequeña ciudad del noroeste de Malta, separada de La Valeta por una pequeña bahía de escasos 300 metros de ancho. Antaño era un lugar tranquilo y alejado del mundanal ruido, hasta el punto de que Sliema significa literalmente paz y comodidad. Sin embargo, el mundo ha cambiado y hoy en día Sliema es uno de los principales destinos turísticos de Malta, ya que tiene la mejor oferta hotelera de toda la isla. Nosotros mismos nos alojamos allí en nuestra visita al país, situación que aprovechamos para recorrer sus calles y hacernos a la idea de lo que tiene que ofrecer. Fruto de esa experiencia es este artículo, en el que os enseñamos qué ver y qué hacer en Sliema.

Sliema, mucho más que la zona de hoteles

Que nadie se engañe: puede que hoy en día Sliema sea el lugar en el que se alojan la mayor parte de los viajeros que van a Malta, pero es mucho más que una ciudad dormitorio. De hecho, aunque hemos llamado a este artículo “el satélite de La Valeta”, lo hacemos únicamente porque ha crecido alrededor de la capital, pero pensamos que es un sitio con identidad propia y que bien merece una visita.

¿Por qué van los viajeros a Sliema en lugar de pernoctar directamente en La Valeta? Son varios los motivos que juegan a su favor: su ubicación (a 20 minutos del aeropuerto en coche y a 10 en ferry de La Valeta), su amplísima oferta hotelera, su facilidad para aparcar (en la capital es imposible)…

Sin embargo, más allá de aspectos prácticos y relacionados con los hoteles, hay dos argumentos más para visitar Sliema. El primero es su patrimonio, pues es una ciudad llena de sitios interesantes para visitar. Además, en segundo lugar dispone de una excelente oferta gastronómica, con decenas de restaurantes de todos los tipos y de todos los precios.

En resumen: si os alojáis en Sliema, aprovechad para recorrer sus calles; si no dormís allí, planteaos una visita a la ciudad. Seguid leyendo y os enseñaremos todo lo que visitamos allí.

Turismo en Sliema

Casco histórico

Lo primero que tenemos que decir sobre Sliema es que merece la pena perderse por su casco histórico. Puede parecer una frase muy manida, pero os aseguramos que es un sitio lleno de magia.

¿Sabéis el típico aire medio decadente que tienen ciudades como Oporto o Gante? Eso es exactamente lo que encontraréis en Sliema: pequeños palacetes abandonados en los que la vegetación trepa por los muros, casas súper bien cuidadas y con detalles en sus puertas, avenidas en las que hay gente yendo de un sitio a otro…

De verdad, aunque solo sea de camino entre vuestro hotel y el ferry que une Sliema y La Valeta, merece la pena que os perdáis por los callejones de la ciudad.

Iglesias de Sliema

Sliema tiene además un excelente patrimonio religioso. Esto no es casualidad, ya que en Malta el catolicismo ha arraigado con más fuerza que en prácticamente cualquier otro país de Europa.

Son muchas las iglesias que podéis visitar. La Iglesia Parroquial Stella Maris o la Iglesia Salesiana de San Patricio quizá son los dos ejemplos más monumentales, pero nuestra favorita es la Iglesia de la Sagrada Trinidad (Holy Trinity Church), un peculiar templo anglicano que está en el centro de Sliema.

Incluso a nivel del paseo marítimo hay un edificio para el culto, la Iglesia Parroquial de Jesús Nazareno (Knisja Parrokkjali ta ’Ġesù Nazzarenu). Puede que pase desapercibida entre tanto restaurante y por la carretera, pero desde el ferry llama mucho la atención.

The Ferries, el paseo marítimo

Sliema es una ciudad volcada al Mar Mediterráneo, y la mejor muestra es The Ferries: el paseo marítimo de la ciudad. Es el principio y el fin de todas las cosas. Si el casco histórico es un romántico y decadente remanso de paz, la avenida junto al mar es un espacio vibrante y lleno de vida.

Es un lugar de paso obligado para ir a La Valeta, ya que desde allí sale el ferry que une la capital del país con Sliema.

Sin embargo, la cosa va mucho más allá. También es un espacio en el que se concentran decenas de restaurantes y bares de copas, por lo que pasaréis por aquí si queréis cenar o simplemente tomar algo.

Además, es un estupendo sitio para pasear, ya que las vistas de La Valeta desde aquí son preciosas.

Jardín de la Independencia (Independence Garden)

El paseo marítimo de The Ferries comunica dos de los principales atractivos turísticos de Sliema. El primero de ellos es el Independence Garden o Jardín de la Independencia, una bonita zona verde en el norte de la ciudad.

Fort Tigne y la playa de Sliema

El segundo, al sur, es el Fuerte Tigne (Fort Tigne), una impresionante fortaleza que se construyó para proteger la bahía. La mejor manera de apreciar sus dimensiones es contemplándola desde el ferry que lleva a La Valeta, aunque podéis ir a visitarlo.

De hecho, si vais, pasaréis por la playa de Sliema, un buen sitio para daros un chapuzón o tomar el sol en los días de verano.

Alrededores de Sliema

Los alrededores de Sliema son también de lo más interesantes. Lo obvio es recomendaros que vayáis a pasar un día a La Valeta, ya que la capital de Malta es imprescindible. Sin embargo, no es lo único. A tiro de piedra tenéis St. Julian’s, otra ciudad que se está haciendo fuerte en cuanto a oferta hotelera. También podéis ir hasta la Manoel Island, que tiene una de las mejores fortalezas de Malta.


¿Qué te ha parecido?
+1
1
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *