Visita a la Rotonda de Mosta, la enorme y milagrosa cúpula del centro de Malta

Ubicada en el corazón de Malta y visible desde prácticamente toda la isla, la Rotonda de Mosta es uno de los atractivos turísticos más visitados del país. Su nombre real es Iglesia Parroquial de la Asunción, aunque se la conoce como Rotonda de Mosta debido a su enorme y característica cúpula. En este artículo os vamos a contar su sorprendente historia, cómo es la visita y los datos que tenéis que tener presentes de cara a preparar vuestra visita.

Un hito de la arquitectura y de la fe

En pocos lugares la ciencia y la fe se dan la mano tanto como en la Rotonda de Mosta. El edificio supone un auténtico hito de la arquitectura y la ingeniería maltesa, pues su cúpula de casi 40 metros de diámetro es una de las mayores de Europa. De hecho, no está muy lejos de la Basílica de San Pedro en el Vaticano o del Duomo Santa María Del Fiore de Florencia, por poner dos ejemplos.

La iglesia fue construida a mediados del siglo XIX, tomando como referencia el Panteón de Roma. Su marcado estilo neoclásico impregna no solo la cúpula, sino también las columnas del acceso principal o toda la decoración del interior.

Si decimos que también es un espacio milagroso no es solo por ser una iglesia, sino por un suceso ocurrido en 1942. Así, durante unos bombardeos de la aviación alemana, cayó una bomba de 500 kilos en la cúpula, perforándola y cayendo al suelo del edificio en un momento en el que se encontraban más de 300 fieles en el interior. Lejos de explotar y ocasionar una masacre, el explosivo no se detono, lo cual fue interpretado como un milagro.

Casualidad o milagro, lo cierto es que la Rotonda de Mosta sigue en pie y bien haríais en visitarla si estáis en Malta. No solo por sus tremendas dimensiones, sino porque realmente se trata de un edificio precioso y que se sale de lo común.

Nuestra experiencia visitando la Rotonda de Mosta

Llegar hasta Mosta es relativamente sencillo. Su céntrica ubicación y su relativa cercanía con La Valeta hace que se llegue fácil tanto en vehículo privado como en transporte público. Se aparca fácil en la cercana Church Street, así que el desplazamiento no será un problema.

Una vez allí, lo primero es contemplar la impresionante fachada del edificio. Nosotros veníamos de cuatro días yendo de un sitio para otro en Malta y Gozo, pero la verdad es que esta visita, pese a ser de las últimas del viaje, nos dejó sin palabras.

La entrada a la iglesia cuesta 2€, pero luego te cobran 3€ por subir a lo alto de la cúpula y 1€ más por ver un búnker cercano. Merece la pena coger una entrada conjunta, disponible por 5€.

La visita es lineal. Se empieza subiendo a lo alto de la cúpula, siendo una de las experiencias más impresionantes que se pueden vivir en Malta.

Desde lo alto se pueden contemplar las enormes dimensiones del templo. La verdad, resulta increíble de lo que somos capaces los humanos cuando nos lo proponemos.

También se pueden ver las columnas del acceso del templo desde las alturas. No parecían tan grandes vistas a nivel de suelo.

Mención aparte merecen las vistas de la propia ciudad de Mosta, con esa arquitectura maltesa más propia de la orilla sur del mediterráneo que de la norte.

Una vez bajéis, hay un recorrido marcado por el interior de la iglesia. En él se puede ver un vídeo sobre su historia y hay puntos para observar los daños ocasionados por la bomba que no explotó (de milagro). Incluso hay una réplica de la propia bomba… en la tienda de souvenirs.

Cuando hayáis terminado, salid a la plaza que está junto a la fachada principal. Allí encontraréis unas escaleras para descender hasta un búnker de la II Guerra Mundial, en el cual los habitantes de la ciudad se refugiaban de los bombardeos nazis.

El búnker ofrece también una especie de museo de oficios y las tradiciones maltesas, mostrando ropas, enseres y herramientas de trabajo tradicionales.

Para terminar, un pequeño consejo. Los alrededores de la Rotonda de Mosta están repletos de pizzerías y puestos de comida rápida, por lo que puede ser una buena opción para probar los deliciosos pastizzi a buen precio.

Información práctica: cómo llegar, horarios, tarifas…

Aquí os dejamos, de manera sintética, toda la información útil para visitar la Rotonda de Mosta:

  • Cómo llegar: el templo está en el centro de Mosta, una pequeña localidad en el interior de la isla de Malta. En el GPS tenéis que poner Church Street, Mosta o buscar directamente la Rotonda, que también aparece.
  • Transporte público: desde La Valeta se puede llegar en los autobuses 41, 42, 44 y 45.
  • Horarios: abre todos los días de 9:00 a 17:00.
  • Tarifas: entrar a la iglesia cuesta 2€, subir a la cúpula 3€ y visitar el búnker cercano 1€. Sin embargo, hay una entrada conjunta que cuesta 5€ (os ahorraríais un eurito).
  • Vestimenta: ojito si vais en verano, que no dejan pasar con los hombros descubiertos ni pantalones muy cortos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.