Excursión de un día por el norte de Malta

Seguimos con nuestro viaje de cuatro días por Malta, en este caso para enseñaros la jornada que le dedicamos al norte de la isla principal. Fue el último día de la escapada, en una rutita en la que seguimos exprimiendo el coche de alquiler al máximo. Así, visitamos uno de los atractivos naturales más interesantes del archipiélago, un par de fortalezas, un parque temático dedicado a Popeye y una iglesia con una de las cúpulas más grandes de toda Europa. Seguid leyendo y os sintetizamos toda la información, de cara a que preparéis una excursión de un día por el norte de Malta tan guay como la nuestra.

La zona norte de Malta en coche de alquiler

Como ya hemos dicho por activa y por pasiva, moverse por Malta es fácil. Entre los principales puntos de interés hay transporte público, aunque en nuestra opinión alquilar un coche se antoja imprescindible. Solo así se le podrá sacar todo el partido a una escapada como esta, de tan solo unos pocos días en el archipiélago.

Nosotros dedicamos una jornada completa a la capital, otra a la isla de Gozo, otra al sur de la isla principal y una última, la que protagoniza este artículo, a la zona norte. Realmente no fue un día completo, ya que a la noche salía nuestra avión, pero lo aprovechamos tanto que bien podría haberlo sido.

Antes de enseñaros todo lo que vimos, una pequeña consideración: esta ruta se hizo en invierno. Eso implica que teníamos menos horas de luz y que buscamos destinos que no fuesen de sol y playa. Seguramente si hiciésemos una excursión como esta en época estival veríamos otras cosas, aunque la verdad es que lo pasamos tan bien que una gran parte se mantendría.

Partimos de la capital y fuimos al extremo norte, para ir retrocediendo poquito a poco y acabar en el aeropuerto. Nos parecía más lógico así que empezar cerquita e ir alejándonos, porque en caso de tener un problema con el coche o pillar atasco sería problemático de cara al vuelo de vuelta.

Qué ver en el norte de Malta

Coral Lagoon

Empezamos el día en la Coral Lagoon, una piscina natural ubicada en el extremo norte de la isla de Malta. Es un espacio increíble, pues de repente se abre un agujero en medio de la roca, en el cual se ha formado una pequeña balsa de agua. Sus aguas son turquesas y tranquilas, comunicando con el exterior a través de una cueva.

No es el lugar más conocido de la isla. De hecho, no está especialmente preparado para el turismo, siendo el baño poco recomendado en días en los que el mar no esté súper tranquilo. Sin embargo, lo cierto es que es un sitio súper bonito.

White Tower

Muy cerca de allí está la White Tower, la fortaleza defensiva más septentrional de la isla. Estuvo en un estado ruinoso durante buena parte del siglo XX, pero en el año 2021 se restauró por completo y hoy en día luce más bonita que nunca.

Desde la White Tower se pueden disfrutar de unas vistas espectaculares de la isla de Comino.

Red Tower

Hablando de torres, también aprovechábamos que estábamos por allí para visitar la Red Tower, llamada así por sus impresionantes muros rojos. Fue la última fortaleza defensiva que se construyó en Malta.

También ha sido restaurada en fechas recientes, siendo actualmente uno de los principales recursos turísticos de la zona. Tiene un montón de paneles explicativos, el personal que trabaja allí es súper agradable y las vistas desde lo alto de la torre son una pasada.

Popeye Village

Quizá la visita más extraña de todo el viaje. Popeye Village es un parque temático dedicado a Popeye el Marino, el popular personaje que se pirra por las espinacas. Resulta que en 1979 se construyó un pueblo pesquero para rodar una película protagonizada por Robin Williams, tras la cual estaban Disney y Paramount. Fue una obra de tal magnitud que al terminar el rodaje no se quiso demoler, quedando para la posteridad en forma de parque temático.

No es el lugar más trepidante del mundo. De hecho, tiene un cierto aire decadente, pues al fin y al cabo Popeye no es especialmente popular entre las nuevas generaciones. Sin embargo, disfrutamos como niños pequeños y fue una excursión de la que no nos arrepentimos en absoluto. Y es que no todos los días se puede conocer a Popeye y Olivia en persona, además de visitar diferentes casas de su pueblo o pasarlo en grande comiendo palomitas mientras se juega al minigolf.

Rotunda de Mosta

Terminamos nuestra excursión por el norte de Malta (y nuestro viaje) con una ciudad que está más bien tirando al centro de la isla. Nos referimos a Mosta, donde visitamos la Iglesia de la Asunción. Conocida como Rotonda de Mosta, se trata de un lugar de culto sencillamente impresionante. Es más, tiene una de las cúpulas más grandes de toda Europa.

Se da la circunstancia de que el templo ha llegado hasta nuestros días de milagro, ya que sufrió el impacto de una bomba nazi durante la II Guerra Mundial. El proyectil atravesó la cúpula y cayó al suelo, pero por alguna razón (casualidad dicen unos, milagro dicen otros) no llegó a explotar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.