El Santuario de Guadalupe (Hondarribia): qué ver y qué hacer en los alrededores

El Santuario de la Virgen de Guadalupe es una de las visitas más interesantes que se pueden hacer en Hondarribia. Se trata de un templo católico de gran valor artístico, que ha jugado un papel clave en el desarrollo de toda la comarca y que hoy en día es venerado con devoción. Por si todo eso fuera poco, en sus alrededores hay un mirador, un fuerte y se puede hacer mucho senderismo del bueno, por lo que la visita está más que justificada. En este artículo os enseñamos todo lo que ver y hacer en este estupendo monasterio del Monte Jaizkibel.

Visitar el Santuario de Guadalupe, lugar de devoción hondarribitarra

Obviamente, el gran protagonista de todo esto es el Santuario de la Virgen de Guadalupe. La ermita tiene un origen legendario, pues tradicionalmente se cuenta que una luz avisó a dos jóvenes pastores de que debían aproximarse a un arbusto. Allí descubrieron una imagen de la Virgen de Guadalupe, en honor a la cual se construiría un templo.

Sin entrar en cuestiones de fe, lo cierto es que se trata de un templo que ha sido construido, destruido y reconstruido varias veces a lo largo de la historia. Se menciona por primera vez en un documento de principios del siglo XVI. Como curiosidad, Juan Sebastián Elcano, el célebre marinero que participó en la primera vuelta al mundo en barco, llegó a donar seis ducados dorados a la ermita en sus últimos días.

Los habitantes de Hondarribia se han encomendado a esta ermita antes, durante y después de cada ataque o asedio que ha sufrido el pueblo a lo largo de la historia. En 1638 se organizó una enorme procesión para agradecer la ayuda de la virgen contra las tropas francesas, lo cual ha desembocado en una popular fiesta popular que se celebra desde entonces cada 8 de septiembre: el Alarde de Hondarribia.

La ermita actual data del siglo XIX, pues tuvo que ser reconstruida tras sufrir grandes desperfectos durante la última Guerra Carlista. En esa época se erigió la torre neogótica que tan representativa es hoy en día.

Si tenéis ocasión de visitar su interior (algo no demasiado complicado, ya que suele estar abierto durante todo el día), podréis contemplar un bonito retablo barroco de mediados del siglo XVIII. La decoración es sencilla, pero también hay dos pequeños retablos en los laterales y unos frescos pintados en 1949 por el pintor irundarra Bienabe Artia.

Disfrutar de la mejor panorámica de Hondarribia en su mirador

Una vez hayáis explorado el edificio tanto por dentro como por fuera, no dudéis en asomaros al espectacular mirador que hay justo enfrente de él. Desde allí disfrutaréis de una de las mejores vistas de la zona.

Se puede contemplar no solo buena parte de Hondarribia, sino también Irún, la Bahía de Txingudi, la frontera con Francia y la vecina localidad de Hendaya. Vamos, que si lleváis unos prismáticos mejor que mejor.

Fuerte de Guadalupe: una fortaleza de cine

A pocos pasos del santuario está el Fuerte de Nuestra Señora de Guadalupe, la mayor construcción militar de época contemporánea que se ha hecho en Euskadi. Fue erigido entre finales del siglo XIX y los primeros años del XX, como parte de un proyecto conocido como el Campo Atrincherado de Oyarzun: una sucesión de ocho fuertes militares pensados para defender los Pirineos occidentales de eventuales invasiones militares francesas. Solo se llegaron a construir tres: el de San Marcos, el de Txoritokieta y este.

Sin embargo, desde el primer momento el Fuerte de Guadalupe fue concebido como el de mayor entidad de todo el conjunto. Sus datos son impresionantes: tiene un foso de 750 metros de longitud que forma un polígono de ocho lados, cinco caponeras, un camino con capacidad para 500 fusileros, una superficie interior de 30.000 metros cuadrados, dos patios, cuarteles con capacidad para cientos de soldados…

Se puede visitar únicamente por el exterior, lo cual es gratuito y se puede hacer a cualquier hora del día. Solo con recorrer los alrededores o acercarse a la entrada principal ya es suficiente para admirar la grandeza del recinto.

También es posible apuntarse a una de las visitas guiadas que organiza la Oficina de Turismo de Hondarribia. Se hacen en verano a las 11:00 de viernes a martes (es decir, los miércoles y los jueves no hay visita), tienen un coste de 10€, duran un par de horitas y la visita es imprescindible.

Por cierto, el lugar se ha puesto de moda a raíz de haber sido escenario de grabación de El Internado: Las Cumbres de Amazon, secuela de la mítica serie de Antena 3.

Senderismo

Como no podía ser de otro modo, el Santuario de Guadalupe es un estupendo punto de partida para hacer senderismo por los alrededores. Y es que el Monte Jaizkibel es una auténtica mina de oro en la materia, pues las opciones se cuentan por centenas.

Por daros algunas ideas, podéis hacer un camino que comunica directamente con el Faro de Higuer, otro de los lugares más emblemáticos de Hondarribia.

También podéis aprovechar para visitar algunas de las muchísimas calas salvajes que hay en los alrededores, como la Playa de los Frailes o las Bañeras del Jaizkibel.

Por último, no olvidéis que el Monte Jaizkibel no es algo exclusivo de Hondarribia. Podéis hacer rutas que os lleven a visitar pueblos cercanos, como Lezo o Errenteria.

Comer cerca de Guadalupe

Y como caminar da hambre, terminamos con una pequeña recomendación. Muy cerquita del Santuario de Guadalupe tenéis varios caseríos en los que disfrutar de comida tradicional al mejor precio. Nosotros siempre recomendamos el Juztiz, pues sus escalopes son auténtica religión para nosotros, pero sabemos de buena tinta que hay muchas opciones de primer nivel.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Una idea sobre “El Santuario de Guadalupe (Hondarribia): qué ver y qué hacer en los alrededores”