Errenteria: qué ver y qué hacer en la pequeña Manchester de Gipuzkoa

Acompañadnos en esta ruta por Errenteria, el municipio más grande de la comarca de Oarsoaldea. Os vamos a enseñar un lugar con un patrimonio increíble, con muchas cosas que hacer y con un montón de historias escondidas en sus infinitos rincones con encanto. Por si todo eso fuera poco, se encuentra a escasos 15 minutos en coche tanto de San Sebastián como de Hondarribia, por lo que puede ser una buena excursión desde ambas localidades o servir como punto de partida para recorrer un entorno lleno de posibilidades.

Un pueblo a medio camino entre lo medieval y lo industrial

Errenteria (o Rentería, como se la conoce en castellano) fue fundada en 1320 como villa por el rey Alfonso XI de Castilla, posiblemente a partir de un núcleo urbano preexistente. De aquella época ha llegado a nuestros días una clara morfología medieval, en la que han quedado huellas de su intensa actividad comercial (gracias a la cercanía al mar) y de una primigenia distribución en manzanas de sus calles.

Sin embargo, en el imaginario popular tiene bastante más peso su desarrollo industrial de finales del siglo XIX y principios del XX que su herencia medieval. De hecho, a Errenteria se le conoce como la pequeña Manchester vasca. A poco que se dé un paseo por el casco histórico, veréis chimeneas y fábricas que dan cuenta de ese momento.

Medieval o industrial, lo cierto es que la visita a Errenteria no podría ser más sencilla. Su casco histórico es un cogollito dividido en dos grandes conjuntos de edificios, divididos por una gran plaza y protegidos a un costado por el Río Oiartzun. En este artículo os vamos a enseñar qué ver y qué hacer en un pueblo que a nosotros nos encantó.

Turismo en Errenteria

Herriko Plaza

El lugar más icónico de Errenteria es la Herriko Plaza, un enorme espacio abierto en el corazón del casco histórico. En él podéis encontrar algunos de los edificios más destacados del pueblo, disfrutar de un ambiente sensacional y dar un agradable paseo antes (o después) de recorrer las enrevesadas calles medievales de los alrededores.

Iglesia Parroquial de Nuestra Señora de la Asunción

Precisamente, uno de esos edificios que no os podéis perder de la Herriko Plaza es la Iglesia Parroquial de Nuestra Señora de la Asunción, un enorme templo de origen medieval. Aunque buena parte de su aspecto es gótico, ha experimentado reformas a lo largo de los siglos y podéis encontrar en él elementos de otros movimientos artísticos.

Si tenéis la oportunidad de entrar no lo dudéis, pues en su interior se encuentran dos elementos interesantístimos el Retablo de las Ánimas y el Altar Mayor. Ambos han sido declarados Bien Cultural.

Casa Consistorial

No muy lejos de la iglesia está la Casa Consistorial, que también está protegido (en este caso, fue declarado Monumento Histórico-Artístico de Gipuzkoa en 1964). Su fachada, con dos niveles de balcones sobre un precioso conjunto de arcos, ofrecen al viajero uno de los mejores ayuntamientos renacentistas en muchos kilómetros a la redonda.

Arquitectura tradicional

Hemos empezado hablando de la enorme Herriko Plaza y de dos de sus edificios destacados, pero tanto en este espacio como en los alrededores del pueblo lo mejor es el conjunto.

Como ya hemos dicho al principio del artículo, en Errenteria se conjugan elementos que recuerdan a su pasado medieval con chimeneas y fábricas que beben del gran desarrollo industrial que vivió el pueblo entre los siglos XIX y XX.

Pasead sin prisa. No os llevará mucho, pues al fin y al cabo son cuatro o cinco calles, paralelas entre si y siempre con la Herriko Plaza como omnipresente referencia. Hacednos caso y disfrutaréis de uno de los pueblos más bonitos de Euskadi.

Casas solariegas

En el conjunto de Errenteria brillan con luz propia las casas de las élites económicas del pueblo. Hay tantas que no es posible mencionarlas todas en un único artículo, pues quedaría enorme. Sin embargo, no podemos dejar de hablar de la Casa-Torre Torrekua o la Casa-Torre Morrontxo, pues ambas estaban integradas en el recinto amurallado que protegía al pueblo.

Tampoco nos queremos olvidar de la Casa Solar Iturriza y su espectacular escudo de armas, así como de la Casa Solar del Capitán o el Palacio Zubiaurre (ambos de marcado estilo barroco).

Oficina de Turismo

Si queréis obtener información sobre todos esos edificios, sobre excursiones en los alrededores de Errenteria o simplemente haceros con un bonito mapa turístico del pueblo, lo mejor es que acudáis a la Oficina de Turismo. Está en la propia Herriko Plaza, en el extremo más alejado del Río Oiartzun (es decir, pasada la iglesia).

Calle Magdalena

Ya que estáis por allí, os recomendamos seguir caminando en dirección a la Basílica de María Magdalena. Antes de hablar de ella (lo haremos justo en el siguiente apartado) queremos hacer una mención específica a la Calle Magdalena. Aunque no viene referenciada en toda la información turística sobre Errenteria que hemos consultado, nos pareció de largo la calle más bonita de todo el pueblo. Por sus edificios, por sus bares y por su ambiente. De verdad, merece la pena recorrerla.

Basílica de María Magdalena

Además, es una visita prácticamente obligada. Al fin y al cabo, tras escasos cinco minutos desde la Herriko Plaza, y atravesando la Calle Magdalena, llegaréis a la Basílica de María Magdalena. Es un edificio precioso y lleno de bonitas historias asociadas al Camino de Santiago, pues desde su construcción (en el siglo XVI) fue utilizado como hospital de peregrinos.

Convento de Agustinas

Ya fuera del casco histórico, aunque a tan solo diez minutos caminando desde la basílica, se encuentra otro de los edificios religiosos más destacados de Errenteria. Nos referimos al Convento de Agustinas, fundado en 1543 para acoger a religiosas de dicha orden. Es un edificio austero y de corte clásico, en el que destacan también los arbolitos frente a la fachada. Eso si, si estáis justos de fuerzas os podéis ahorrar esta visita (o ir hasta allí en coche), ya que las cuestas están aseguradas.

Avenida de Navarra

De vuelta a la zona vieja, no podéis iros de Errenteria sin dar un paseito por la Avenida de Navarra, un bonito paseo entre las calles medievales y el Río Oiartzun. Levantad bien los ojos, pues a ambos lados del agua encontraréis algunos de los edificios industriales más destacados del pueblo.

Por cierto, para ponerlo en valor, las autoridades locales han puesto en marcha una serie de recorridos biosaludables. Os recomendamos hacerlos, ya que conoceréis una versión totalmente distinta de Errenteria.

Fuerte de San Marcos

Por último, si vais con tiempo, coged el coche e id a visitar el Fuerte de San Marcos. Está a unos 15 minutos del centro de Errenteria y es una de las construcciones militares más importantes de Euskadi. Ofrece un bonito mirador de 360º desde el que tendréis una de las mejores vistas de Oarsoaldea.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *