Norwegian Scenic Routes, las carreteras más bonitas de Noruega

Norwegian Scenic Routes (en noruego Nasjonale Turistveger) es una selección de las mejores carreteras de Noruega. Lugares en los que conducir es un regalo para los cinco sentidos, ya que atraviesan algunos de los mejores espacios naturales y culturales del país. En este artículo os contamos más sobre esta iniciativa y os contamos dónde encontrar las casi veinte carreteras pintorescas que hay en Noruega.

18 joyas de asfalto y naturaleza

Hasta 18 carreteras forman parte de la lista de Norwegian Scenic Routes. Todas ellas han sido seleccionadas por su belleza única, ya que su asfalto está integrado a la perfección entre costas, fiordos, montañas y cataratas.

Aunque la idea del proyecto es que estas carreteras sean más un recurso turístico en sí mismo que una herramienta para ir de un punto a otro, por algunas de ellas tendréis que pasar obligatoriamente (por ejemplo, no hay otra opción para recorrer las Islas Lofoten de punta a punta). Sin embargo, muchas de ellas son rutas alternativas en las que conducir debe ser algo que se disfrute con cariño y sin ninguna prisa.

A lo largo de las 18 carreteras se han instalado puntos en los que hacer una parada. A veces pueden ser sencillos miradores, pero en general son joyas de la arquitectura moderna que se integran a las mil maravillas en un paisaje que ya es una locura en sí mismo. En ocasiones podéis encontrar restaurantes, pequeñas tiendas o puntos informativos en dichas paradas. Sea como fuere, en todas ellas deberíais hacer un alto en el camino, frotaros los ojos para comprobar que la vista no os engaña y disfrutar de lugares tan absolutamente increíbles.

Aprovechamos para recordaros que, por encima de un recurso turístico, las carreteras siempre son lugares en los que hay que ir con mucho cuidado. Por eso, os recomendamos pasaros por el post de conducir por Noruega y recordar algunas de las particularidades del país.

¿Cuales son las Norwegian Scenic Routes?

De norte a sur, estas son las 18 carreteras que forman parte de la lista:

  • Varanger: conocida como la Carretera del Oceáno Ártico, tiene 160 kilómetros y en los meses de invierno es posible que esté cerrada.
  • Havoysund: a lo largo de sus 67 kilómetros se puede descubrir la cara más salvaje del extremo norte noruego.
  • Senja: su eslogan es Océano, fiordos y montañas, con lo cual queda todo dicho. 102 kilómetros en los que el paisaje no podría ser más cambiante.
  • Andoya: sus escasos 58 kilómetros son suficientes para dejar imágenes únicas, en las cuales el Oceáno Ártico entra en contacto con mares locales de Noruega.
  • Lofoten: conocida también como la Carretera del Rey, la E-10 es un lugar de paso obligado recorriendo las Islas Lofoten. 230 kilómetros increíbles y que todo el mundo debería recorrer alguna vez en la vida.
  • Helgelandskysten: de vuelta al continente, los 433 kilómetros de esta carretera costera os permitirán transitar entre el norte y el centro del país.
  • Atlanterhavsvegen (Carretera del Atlántico): sin duda, una de nuestras favoritas. Apenas 104 kilómetros que salen habitualmente en películas y anuncios de televisión, ya que sus curvas inverosímiles son difíciles de olvidar.
  • Trollstigen (Escalera de los Trolls): misma cosa se podría decir de la Trollstigen. Sus 104 kilómetros incluyen un centro de visitantes. Se trata de una de las carreteras más emblemáticas del país.
  • Gamle Strynefjellsvegen: tan solo 27 kilómetros (la más pequeña de todas) que a día de hoy han quedado en desuso por la construcción de una carretera más moderna.
  • Rondane: montañas azules al alcance de la mano gracias a sus 75 kilómetros. Está enel corazón de Noruega.
  • Sognefjellet: los 108 kilómetros de esta carretera llevan hasta el paso de montaña más alto del país. ¡Mucho cuidadito en invierno!
  • Valdresflye: impracticable también en los meses fríos del año, es la puerta de entrada a Jotunheimen. Apenas tiene 49 kilómetros.
  • Gaularfjellet: es una de las carreteras más tranquilas y sencillas de la lista. En sus 114 kilómetros podréis visitar fiordos, bosques y pequeñas montañas.
  • Aurlandsfjellet: nieve y fiordos comunicados entre sí por áridas montañas. 47 kilómetros para disfrutar de la versión más cruda del país.
  • Hardanger: otra carretera que presumen de Montañas, fiordos, cascadas y glaciares. Sus 158 kilómetros requieren dos ferrys para ser recorridos de una punta a otra. Por el camino se pasa por alguno de los atractivos turísticos más importantes de Noruega.
  • Hardangervidda: contrastes. Eso es lo que ofrece fundamentalmente esta carretera, en la que sus 67 kilómetros comunican fiordos y montañas.
  • Ryfylke: 260 kilómetros dan para mucho. En este caso, para comunicar un archipiélago con largos valles que, a su vez, terminan en escarpados puertos de montaña.
  • Jaeren: para terminar, una carretera de 130 kilómetros que comunica algunos de los pueblos costeros más bonitos de Noruega. El Mar del Norte en su estado más puro.
¿Qué te ha parecido?
+1
0
+1
1
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *