Los cinco embalses de la Sierra Norte: descubre las presas del Río Lozoya

Los Embalses de la Sierra Norte de Madrid son una forma diferente de acercarse a esta interesantísima zona de la Comunidad de Madrid. En el cauce del Río Lozoya hay hasta cinco pantanos diferentes, en los que podrás hacer turismo rural, rutas de senderismo e incluso deportes de agua como paddle surf. En este artículo os contamos qué ver y qué hacer junto a cada uno de esos embalses.

El Embalse de Pinilla

De oeste a este, el primero en la lista es el Embalse de Pinilla. Fue construido a mediados de los años 60 del siglo XX, cuando una tremenda sequía obligó a imponer restricciones en el uso de agua en la ciudad de Madrid.

En sus alrededores encontraréis dos pueblos: Pinilla del Valle, célebre (entre otras cosas) por sus yacimientos arqueológicos de la Prehistoria; y Lozoya, una especie de nexo de unión entre la Sierra Norte y la Sierra de Guadarrama.

Es el segundo embalse más grande de esta lista, por lo que no debe sorprender que sea uno de los que más posibilidades ofrecen. En sus orillas encontraréis varias empresas de turismo activo, a través de las cuales podréis montar en piragua o kayak prácticamente cualquier día del año.

El Embalse de Riosequillo

El siguiente es el Embalse de Riosequillo, una de las primeras grandes obras de la dictadura franquista. De hecho, se quería ubicar en una zona más cercana a la cabecera de la cuenca del Lozoya, pero esos terrenos eran más caros y al final eligieron una zona más barata de expropiar. Las complicaciones presupuestarias no acabaron con el emplazamiento, pues aunque el proyecto arrancó en 1947 no empezó a funcionar hasta más de una década después.

La impresionante presa que embalsa el agua es una de las más grandes de España, con un muro de cemento y hormigón de más de un kilómetro de longitud.

Pinilla de Buitrago es el municipio más cercano al embalse. Sin embargo, su destino turístico más visitado año tras año son las piscinas de Riosequillo, ubicadas en el término municipal de Buitrago de Lozoya. Hablamos de la piscina natural más grande de toda España, con 4500 metros cuadrados de superficie.

El Embalse de Puentes Viejas

Al otro lado de la A1 se encuentra el Embalse de Puentes Viejas. Tiene uno de los muros más altos de la Comunidad de Madrid y fue construido siguiendo el esquema de gravedad con planta curva, al igual que se había hecho previamente con el Embalse de El Villar (del que hablaremos en el siguiente párrafo).

El embalse comparte nombre con el municipio de Puentes Viejas, formado por los núcleos urbanos de Mangirón, Paredes de Buitrago y Serrada de la Fuente. Tres auténticas joyas en las que podréis hacer absolutamente de todo: desde ver vestigios de la Guerra Civil hasta contemplar una de las pocas iglesias románicas de la Comunidad de Madrid, pasando por increíbles rutas de senderismo o por inolvidables experiencias gastronómicas.

El Embalse de El Villar

Le toca ahora al Embalse de El Villar, el que más tiempo lleva en funcionamiento de toda la Comunidad de Madrid. Empezó a funcionar en el año 1873, siendo en su momento la presa más alta de España.

Os recomendamos encarecidamente hacer una ruta de senderismo por el Embalse de El Villar que sale desde Mangirón, pues es una de las más bonitas que hemos hecho en toda la Sierra Norte.

Por cierto, a medio camino entre el Embalse de Puentes Viejas y el Embalse de El Villar se encuentra el Azud del Tenebroso, otra de las grandes infraestructuras hidráulicas de la región.

El Embalse de El Atazar

Terminamos con el Embalse de El Atazar, el más grande de la Comunidad de Madrid. En sus más de 1000 hectáreas almacena la mitad de las reservas de agua potable de la Comunidad de Madrid. Fue la obra más emblemática del final de la dictadura franquista, transformando para siempre esta zona de la Sierra Norte.

En los alrededores de El Atazar tenéis atractivos suficientes como para pasar allí varios fines de semana. Nosotros siempre recomendamos Cervera de Buitrago en primer lugar, ya que su ambiente marinero es único en la Sierra Norte. Sin embargo, no podemos dejar de mencionar Patones de Arriba, El Berrueco o el propio pueblo de El Atazar, un municipio aislado pero lleno de vida.

Senderismo, deportes de agua, turismo cultural… todo tiene cabida a orillas del Embalse de Al Atazar. En sus inmediaciones veréis otras muchas estructuras hidráulicas destacadas, como el mítico Pontón de la Oliva o el Azud de la Parra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *