Qué ver en Malmö en un día

Son muchos los motivos por los que visitar Malmö, la tercera ciudad más grande de Suecia. Se trata de un cruce de caminos lleno de atractivos turísticos, en el que el viajero siempre encontrará algo que ver y que hacer. Sus casi 300.000 habitantes no solo representan a más de 170 nacionalidades diferentes, sino que además tiene una de las poblaciones más jóvenes de toda Europa. ¿Quieres saber más sobre este vibrante lugar que atrae cada año a millones de viajeros? ¡Pues sigue leyendo!

Malmö, la ciudad más cosmopolita de Suecia

Malmö pertenece a Suecia desde mediados del siglo XVII, cuando fue anexionada tras la firma del Tratado de Roskilde (que ponía fina la II Guerra Sueco-Danesa). Hasta entonces, fue una ciudad más de Dinamarca, siendo uno de sus enclaves más destacados durante la Edad Media. Formó parte de la todopoderosa Liga Hanseática, algo que ayudó mucho a su desarrollo comercial.

Tras pasar a formar parte de Suecia, su importancia no menguó: más bien todo lo contrario. A finales del siglo XVIII ya era una de las urbes más destacadas e toda Escandinavia, con uno de los puertos más grandes de la región y unos enormes astilleros que atrajeron a miles de habitantes en busca de trabajo.

Su último gran hito ha sido la construcción del Puente de Øresund, que conecta por carretera y tren a Malmö con Copenhague. De hecho, mucha gente aprovecha para visitar Malmö cuando está de viaje en la capital de Dinamarca, ya que se tarda muy poquito tiempo en salvar la distancia que separa a ambas ciudades.

De todos modos, da igual si vais a pasar allí un finde, a hacer una excursión desde Copenhague o estáis de paso en una ruta más larga. En todos los casos encontraréis una ciudad espectacular, con muchísimas cosas para ver y que os dejará un recuerdo imborrable.

10+1 cosas que no te puedes perder en Malmö

Stortorget (Plaza Mayor)

Un buen punto de partida para empezar vuestra visita a Malmö puede ser la Stortorget, algo así como la Plaza Mayor de la ciudad. Está en el centro del casco antiguo o Gamla Staden, fue construida en el siglo XVI y es enorme. En la plaza podéis encontrar de todo: estatuas, edificios monumentales, fuentes, bares, tiendas… y gente. ¡Mucha gente! Es uno de los puntos de reunión de los habitantes de Malmö, da gusto el ambiente que podéis encontrar en los meses cálidos del año.

Ayuntamiento de Malmö

Aunque forma parte de la Stortorget, el Ayuntamiento de Malmö merece mención aparte. Es uno de los edificios más bonitos de la ciudad. Fue construido a los pocos años de armarse la plaza, y su estilo gótico (con bastantes modificaciones con el paso de los años) es una pasada.

Ir de compras por la Södergatan

Desde una de las esquinas de la Stortorget sale la bonita calle Södergatan, la típica arteria comercial que nunca falta en una gran ciudad europea En ella (y en las adyacentes) encontraréis todas las tiendas habidas y por haber, así que quizá sea un buen momento para tirar de tarjeta y hacer unas cuantas compras.

Pasear junto al canal en la calle Regementsgatan

No muy lejos de la Södergatan está la Regementsgatan, otra de las calles más grandes de Malmö. Aunque es enorme y recorrerla os llevaría mucho tiempo, merece la pena que vayáis a visitar el tramo que discurre en paralelo al Rörsjökanalen, uno de los canales que recorren el centro de la ciudad. Es una de las zonas más tranquilas de Malmö.

Iglesia de San Pedro

Tampoco os podéis ir de Malmö sin visitar la Iglesia de San Pedro. No solo porque es el edificio más antiguo de la ciudad, sino porque su enorme torre mide más de 100 metros de alto. Está construida en estilo gótico y la visita siempre merece la pena.

Recorrer la Östergatan

Otra de las calles que no os podéis perder en Malmö es la Östergatan. En ella están algunos de los edificios monumentales más interesantes de esta ciudad sueca. Es una de las zonas de moda de la ciudad, además es tan larga que en ella podréis encontrar todo tipo de ambientes: algunos os recordarán a un pequeño pueblo propio de los cuentos de Andersen y en otros veréis enormes edificios construidos por los ricoshombres del siglo XIX.

Lilla Torg y los alrededores de la plaza

Volviendo a tomar la Stortorget como referencia, desde otra de sus esquinas se va a la Lilla Torg, una plaza preciosa y súper cuqui. Si la Plaza Mayor era enorme, en esta veréis la cara más colorida y acogedora de Malmö. Merece la pena que recorráis no solo la plaza, sino también las callecitas que salen de ellas, en busca de las bonitas casas de mercaderes que hacen que sea un lugar lleno de color.

También os recomendamos que visitéis, en uno de los extremos de la plaza, la Granja Hedmanska. En concreto, su bonito patio, en el cual os podréis refugiar del bullicio de la Lilla Torg.

Slottsparken, el parque más bonito de Malmö

Malmö está llena de parques, así que si vais solo un día tendréis que hacer algún sacrificio. Nosotros escogimos visitar el Slottsparkeny la verdad es que no podemos estar más contentos. Decorado al gusto inglés y con un característico molino como principal seña de identidad, fue un paseo súper agradable.

Eso si, no podemos dejar de mencionar otros parques como el Kungsparken o el Slottsträdgården. En este último está el Castillo de Malmö, el cual no tuvimos tiempo de visitar.

Ir a la playa en Ribersborgsstranden

Para lo que sí sacamos un ratito fue para descansar un poquito en una de las muchas playas que tiene Malmö. Nosotros escogimos la zona de Ribersborgsstranden, no solo por ser la más conocida sino por su enorme tamaño. Pudimos caminar por su arena fina e incluso por encima del agua, gracias a los pequeños muelles que se reparten por toda la costa. Es una zona muy animada.

Turning Torso

Para terminar, si sois amantes de la arquitectura nórdica no podéis perderos el impresionante Turning Torso. Esta enorme torre residencial, construida en estilo neofuturista, está considerada el primer rascacielos retorcido del mundo. Fue diseñado por Santiago Calatrava, con lo cual las goteras y las humedades están aseguradas. Más allá de las clásicas bromas sobre los pufos que va dejando por ahí el famoso arquitecto español, lo cierto es que este edificio es el emblema de la cara más moderna de Malmö. Un excelente punto y final para un bonito día en una bonita ciudad.

Extra: el Puente de Øresund

Hemos dicho que eran 10+1 recomendaciones porque no queremos terminar sin dedicar unas líneas al impresionante Puente de Øresund. Inaugurado en el año 2000, comunica las ciudades de Copenhague y Malmö. Además de haber cambiado para siempre la geografía de la Unión Europea (hasta entonces Suecia y Finlandia estaban separados del resto de países, sin unión ni por carretera ni por tren), se trata de uno de los grandes hitos arquitectónicos de nuestro tiempo.

Nosotros estábamos haciendo una ruta en furgoneta y lo tuvimos que atravesar (pagando los 54€ de rigor), lo cual resultó fascinante. Obviamente solo es algo que hay que hacer si pilla de paso, pero de verdad que fue una experiencia que no olvidaremos en la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *