Urskogslingan, la principal ruta de senderismo del Parque Nacional de Hamra

Entre las muchísimas cosas que se pueden hacer en el Parque Nacional de Hamra, hay una ruta de senderismo que brilla con luz propia. Nos referimos a Urskogslingan, un itinerario que transcurre por la zona más antigua de este enorme espacio protegido. En este artículo os contamos cómo fue nuestra experiencia haciéndola y qué podéis esperar de ella.

Descubriendo la parte más antigua de Hamra en una caminata de una hora (¡o menos!)

Urskogslingan es la única ruta de Hamra que cuenta con folleto propio. Y es que cuando el Parque Nacional se estableció como tal, allá por 1909, apenas tenía 28 hectáreas de protección. Más o menos por ellas es por donde caminaréis si realizáis este itinerario.

El recorrido puede hacerse de dos maneras:

  • Ruta completa: 60 minutos de duración, se recorren 3 kilómetros. Es un pequeño círculo que tiene como inicio y final el aparcamiento de Huvudentrén.
  • Ruta abreviada: 40 minutos de duración, se ataja para hacer únicamente 2 kilómetros.

En ambos casos, la ruta está señalizada de color amarillo. Nosotros optamos por la versión completa, ya que tampoco había una gran diferencia. El primer tramo, el que va desde el aparcamiento hasta un mirador sobre el lago Svansjön, se realiza sobre pasarelas de madera. Son accesibles mediante sillas de ruedas, por lo que esta parte podrían hacerla personas con movilidad reducida.

Esa primera parte es de aproximadamente 500 metros, la cual os llevará hasta la entrada original del Parque Nacional. Si algo distingue a Hamra es que ha evolucionado mucho con el paso de los años, pero desde luego también tienen claras sus raíces.

A partir de ahí, el camino se hace por el campito. Veréis muchas bayas y muchas setas diferentes, algo que siempre es de agradecer en países en los que la recolección está permitida.

La ruta es realmente interesante. A nivel paisajístico es una pasada, ya que se trata de uno de los bosques de Suecia que más intactos han llegado hasta nuestros días. Sin duda, eso explica la presencia de especies tan poco comunes como el arrendajo siberiano, un ave que solo vive en viejos bosques. También podríais ver cárabos uralenses, uno de los emblemas de Hamra.

Por cierto, es recomendable que vayáis hablando durante todo el camino. Y es que por la zona vive una de las colonias más densas de osos pardos del país, por lo que si no «avisáis» de vuestra presencia podríais tener un encuentro tirando a peligroso.

En general se camina por el bosque, pero en las zonas encharcadas se va sobre estrechas pasarelas de madera. Es muy importante que no os salgáis de los senderos marcados, ya que si no contribuiréis al deterioro de un sitio tan maravilloso.

No se nos ocurre una manera mejor de tomarle el pulso al Parque Nacional de Hamra. Esta breve ruta es muy representativa de lo que tiene que ofrecer este espacio natural, se hace de forma muy sencilla y accederéis a paisajes increíbles. ¡Mejor imposible!

Ficha técnica: cómo llegar, distancia y otros datos

📍 Punto de inicio: el recorrido empieza en el aparcamiento de Huvudentrén, el acceso septentrional del Parque Nacional de Hamra.

📏 Distancia / desnivel: el recorrido completo es de 3 kilómetros, aunque se puede acortar y dejarlo en solo 2. En ambos casos, el desnivel es cercano a cero.

💪 Dificultad: es una ruta muy fácil. Los único inconvenientes los pondrán los mosquitos, bastante abundantes en los meses de calor.

⏲️ Duración: una hora en caso de que hagáis la ruta entera y solo 40 minutos si tomáis el atajo.

¿Qué te ha parecido?
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *