Qué ver en Sunbilla, un pueblo de cuento entre ríos y bosques

El norte de Navarra nunca decepciona. La Comunidad Foral atesora decenas de pueblos preciosos, con un patrimonio alucinante y perfectamente integrados en su maravilloso entorno natural. Es el caso de Sunbilla (Sumbilla es castellano), una pequeña localidad en la comarca del Alto Bidasoa. En ella os esperan un buen puñado de edificios interesantes, pero también servirá como punto de partida para hacer una ruta de senderismo que os llevará hasta una de las cascadas más bonitas de toda Navarra.

Lo mejor de Malerreka en un único destino

Malerreka es la comarca del Alto Bidasoa, un espacio formado por el valle de Santesteban y Basaburua Menor. En él conviven 13 bonitos pueblos, que ven pasar el tiempo entre un sinfín de ríos, regatas, robledales y hayedos. Vamos, un sitio sensacional para ir en otoño y que también os recibirá con los brazos abiertos en cualquier época del año.

La visita a Sunbilla no tiene ninguna complicación. Es un pueblo dividido en dos barrios, a ambas orillas del río Bidasoa. Os recomendamos ir directamente hasta la parroquia, ya que junto a ella podréis aparcar y emprender un recorrido a pie por las diferentes callecitas del entramado urbano. Con una o dos horas de paseo es suficiente para recorrer todos sus puntos de interés, aunque podríais echar media jornada si también decidís ir hasta las cascadas que hay en las afueras. Más adelante os hablaremos de ello.

Pese a ser una localidad de apenas 600 o 700 habitantes, en Sunbilla hay una propuesta gastronómica excelente. Al fin y al cabo, en Navarra siempre se come bien. No esperéis lugares pomposos, sino más bien fondas y tabernas en las que disfrutar de producto de calidad, auténtico y al mejor precio.

Qué ver en Sunbilla

Parroquia de San Juan Bautista

Como ya hemos dicho, os recomendamos empezar la visita en la Parroquia de San Juan Bautista. Podréis aparcar cómodamente junto a este templo del siglo XVI, al cual deberíais acercaros nada más bajaros del coche.

Es la típica iglesia rural navarra, con sillares rojizos y una sobria torre-campanario visible desde prácticamente cualquier parte del pueblo. Solo abre para servicios y para ser acicalada, así que no podemos daros un horario concreto para la visita.

Estelas discoideas

En el jardincito de la iglesia hay tres estelas discoideas, uno de los elementos más representativos de la cultura funeraria vasconavarra. Ya os hemos enseñado varios pueblos en los alrededores para ver estos elementos líticos, como Aniz (en el valle del Baztán) o Ainhoa (en el País Vasco Francés), pero es que estas estelas nos encantan. ¡Nunca dejaremos de avisaros cuando veamos una!

Plaza Ramón Latasa

Justo enfrente de la iglesia está la Plaza Ramón Latasa, la mayor del pueblo. Su nombre se debe a uno de los aizkolaris (cortadores de troncos) más populares de todos los tiempos. Allí encontraréis una estatua, aunque también aprovechad para disfrutar de las vistas de la iglesia y del río.

Arquitectura popular

Tras esa primera toma de contacto, lo que os recomendamos es que deis un buen paseo por el pueblo. No hay un trazado fijo, simplemente id de una calle a otra: os aseguramos que en Sunbilla todo tiene sentido. Tan pronto veréis enormes casonas de piedra como estructuras dedicadas a las actividades agropecuarias propias de un entorno rural como el Alto Bidasoa.

A modo de referencia, los dos edificios más destacados son el Palacio Sunbilla y el Palacio de Subizar, dos construcciones pertenecientes a sendas poderosas familias del pueblo.

Lavadero

En algún momento deberíais toparos con el lavadero de Sunbilla. Data del siglo XIX y fue rehabilitado en el año 2011, siendo uno de los más bonitos de Navarra. El edificio es de piedra, con una cubierta a cuatro aguas, mientras que en el interior tiene una pileta en forma de estrella. Muy sorprendente, merece la pena que entréis.

Puente de piedra

Sunbilla ha sido lugar de paso desde antiguo. Siendo un lugar en el que el Bidasoa baja fuerte, tiene sentido que desde el siglo XVI la localidad cuente con un estupendo puente de piedra. Ha tenido que ser reconstruido varias veces a lo largo del tiempo, pero el caso es que hoy en día luce espectacular. Haced lo posible por cruzarlo y por contemplarlo desde diferentes puntos de vista, ya que es una pasada.

Casa consistorial

Terminamos con las visitas por el casco urbano con la casa consistorial de Sunbilla. El edificio de la casa concejil o ayuntamiento data del siglo XIX, tiene un balcón precioso y a sus pies podéis encontrar los típicos soportales que sirven para refugiarse de la lluvia.

Vía Verde del Bidasoa

Si os apetece estirar las piernas y hacer un poquito de senderismo, Sunbilla está literalmente atravesado por la Vía Verde del Bidasoa. El antiguo itinerario del Tren Txikito se ha convertido en un espacio óptimo para caminar, entrando en contacto con la naturaleza y cruzando algunos de sus túneles. También os lo recomendamos al 100%.

Cascadas

Justo en el margen del a vía verde, a unos 50 minutos a pie de la parroquia, están las Cascadas de Sunbilla. Se trata de uno de los saltos de agua más bonitos de Navarra, con un estrecho pero precioso fluir de agua. Se puede llegar también en coche, así os ahorraréis el paseo.

¿Qué te ha parecido?
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *